koi-nya logo
Hace dos años llegó a nuestras tierras I am Setsuna para PlayStation 4 y PC, el primer juego de Tokyo RPG Factory, nueva desarrolladora que nacía para crear juegos con sabor a antaño. Un año más tarde, el juego contó con una versión para Nintendo Switch que yo misma me encargué de analizar en esta casa, y aunque el juego ofrecía […] 2018-08-09T19:16:21+00:00 , , , , , ,
¿Será Lost Sphear la redención de Tokyo RPG Factory tras I am Setsuna?

Análisis: Lost Sphear (Nintendo Switch/PS4/PC)

Hace dos años llegó a nuestras tierras I am Setsuna para PlayStation 4 y PC, el primer juego de Tokyo RPG Factory, nueva desarrolladora que nacía para crear juegos con sabor a antaño. Un año más tarde, el juego contó con una versión para Nintendo Switch que yo misma me encargué de analizar en esta casa, y aunque el juego ofrecía buenas ideas, su historia y personajes no se sostenían y su jugabilidad estaba tremendamente desaprovechada.

La compañía tomó nota de todos sus errores de cara a su siguiente juego, Lost Sphear, que aunque comparte ciertas similitudes con I am Setsuna, nos ofrece una historia y personaje nuevos, y una jugabilidad ligeramente depurada. Puede que Tokyo RPG Factory todavía tenga asperezas que limar, pero esta vez sí han conseguido ofrecer lo que buscaban. Porque por lo menos yo he acabado viajando a mi infancia.

Lost Sphear puede considerarse el sucesor espiritual de I am Setsuna porque pese a que no comparten ni mundo, ni personajes, ni historia, tiene exactamente la misma base que el primer título de Tokyo RPG Factory. De hecho, los que hayan jugado a Setsuna encontrarán muchas similitudes, desde los menús hasta el diseño de los escenarios, pasando por la existencia de spritnites, unos peculiares objetos que sirven para mejorar las características de los protagonistas. Por eso nada más empezar a jugar no podía evitar acordarme de los grandes errores que arrastraba I am Setsuna y que me habían dejado tan mal sabor de boca, sensación que se fue diluyendo a medida que pasaban las horas. Porque si algo hay que agradecerle a Tokyo RPG Factory es que haya sido capaz de solucionar los problemas que empañaban la experiencia de juego de su primer título.

Lost Sphear es un RPG al uso, con una historia centrada en salvar al mundo, personajes de distintas razas o clanes que se juntan para formar un equipo de lo más variopinto, y los típicos giros de guion que a estas alturas no pillarán desprevenidos a los amantes del género. Pese a no tener nada que destaque especialmente, en su conjunto es capaz de brillar y ofrecernos una nueva historia en la que nos perderemos durante horas. El título ofrece una sólida base sobre la que se van asentando las distintas piezas del juego. Sus personajes tienen personalidad y se mantienen fieles a sí mismos a lo largo de toda la trama, algo que puede parecer baladí pero que la compañía no consiguió plasmar en su anterior título, donde todos los personajes traicionaban sus propias creencias para adaptarse al devenir la historia.

El protagonista de esta aventura, Kanata, tiene el poder de recuperar los recuerdos de las personas y objetos que se han perdido -algo así como si su alma hubiera desaparecido y solo quedara el contenedor físico- y traerlos de vuelta a la vida, por lo que el deber de salvar el mundo de la perdición recaerá sobre los hombros de este chico que solo quiere encontrar a su madre desaparecida. Así, los recuerdos y la razón de su desaparición será no solo la piedra angular de la historia, sino también de la jugabilidad y, en definitiva, de la esencia del juego.

El sistema de combate que encontramos en Lost Sphear es bastante similar al ya visto en I am Setsuna pero con pequeñas mejoras y sobre todo mucho mejor aprovechado. El primer título de la compañía ya nos ofrecía el sistema Active Time Battle tan conocido por Chrono Trigger, donde cada personaje tiene que esperar a que se llene un contenedor para poder atacar, siendo estos ataques físicos, de magia, o combos. Además de este, también había otro contenedor que, al igual que el primero, se llenaba poco a poco durante cada turno y que nos permitía realizar ataques más poderosos.

En este nuevo título todos estos elementos vuelven a hacer acto de presencia pero de una manera mucho más pulida. Haciendo uso de unas piedras conocidas como spritnites, el jugador podrá mejorar las habilidades y armas de los personajes, y usándolas junto al segundo contenedor podremos potenciar dichos ataques consiguiendo, por ejemplo, curar parte de los puntos de vida del grupo después de realizar una acometida concreta. Mientras que en I am Setsuna el uso de spritnites no cambiaba en exceso el devenir de nuestra aventura, en Lost Sphear es imprescindible darle un buen uso para que nuestra epopeya sea lo más liviana posible.

Otra parte importante de los combates son los Vulcosuits, una especie de mechas a los que nos podremos subir y con los que realizaremos ataques y combos más poderosos y que serán de mucha utilidad en los combates más complicados. Cuando los llevemos puestos -se podrán equipar tanto en el mapa como en combate- cambiarán un poco las reglas del juego (todos los ataques consumirán una única barra de puntos) y aunque durante la mayor parte de nuestra partida utilizarlos será más cuestión de placer que de necesidad, en algún momento puntual sí nos ayudarán a salir del apuro.

En general, los combates son fáciles y sacando un pequeño pico de dificultad en la última mazmorra, estamos ante un juego fácil en el que los combates no darán mucho juego -excepto en los jefes- pero que es muy disfrutable, adictivo y divertido de jugar. Sin embargo, tengo que ponerle un pero a la jugabilidad del título y es, sin duda, a la escasez de puzles en las mazmorras y la sencillez de estos.

Es muy típico de los RPGs de antaño incluir puzles mínimamente trabajados en todos los lugares en los que se adentran el grupo de protagonistas. Aunque estos nunca fueron excesivamente complicados, sí contaban con un mínimo de dificultad que nos obligaba a pensar o a dar un par de vueltas por la mazmorra en cuestión. Por eso es una pena que Lost Sphear haya optado por casi no incluir puzles y que los pocos que haya sean excesivamente fáciles. Tampoco ayuda que el tamaño de las mazmorras sea tan pequeño y que por lo tanto completarlas sea un auténtico paseo.

Una de las novedades que nos ofrece Lost Sphear es la creación de unas torres llamadas artefactos en el mapa del mundo. Gracias a los recuerdos que vayamos obteniendo al abrir cofres o al derrotar enemigos, podremos crear torres en puntos concretos del mapa que nos darán una serie de mejoras que afectarán a una zona concreta o a todo el mundo. Por poner un ejemplo, uno de estos artefactos nos permitirá ver un minimapa en la esquina superior derecha de la pantalla para que así nos ubiquemos mejor, con otro podremos ver la vida de los enemigos durante los combates, otro recuperará parte de nuestros puntos de vida al terminar un combate, etc. A medida que vayamos avanzando en el juego se irán desbloqueando más torres que aportarán una gran variedad de mejoras, por lo que el jugador podrá configurarlas a su gusto y así crear la estrategia que prefiera.

Si hay algo que me ha enamorado de Lost Sphear es el cuidado en los pequeños detalles. Se nota que Tokyo RPG Factory ha puesto toda su ilusión y mimo en el desarrollo de este título, centrándose en cuidar hasta el más mínimo gesto. La pantalla de título, que es un apartado que suele pasar más desapercibido, no es estática y se actualiza regularmente dependiendo de la parte del juego en la que estemos, los artefactos que hayamos construido o los personajes que estén en nuestro grupo, por lo que cada vez que carguemos la partida veremos una pantalla de título distinta.

El apartado visual de Lost Sphear es simplemente precioso y pese a seguir la estela de I am Setsuna, es muchísimo más llamativo y entra todavía más por los ojos. Nos encontramos escenarios de todo tipo con gran cantidad de luces y reflejos que ayudan a resaltar el gran trabajo que ha hecho la compañía en este campo. Las puestas de sol y el cielo estrellado son impresionantes, y lucen genial en Nintendo Switch. El diseño de personajes, pese a ser bastante típico de RPG, es bonito y bastante resultón, y aunque no contamos con un abanico demasiado amplio de enemigos -donde priman las distintas versiones del mismo bicho- los jefes de mazmorra cuentan con diseños bastante llamativos.

Tampoco puedo pasar por alto el apartado sonoro, con temas pegadizos muy típicos del género y que casan perfectamente con el juego. Es fácil que algunas canciones del título nos recuerden a aventuras de antaño ya que la compañía ha hecho un gran trabajo intentando trasladarnos al pasado mientras jugamos. La maravillosa Hope Journey (la canción que suena mientras viajamos por el mundo) o Awe of Glory son algunos de los temas que más me han gustado, pero en general su banda sonora es muy destacable.

Tokyo RPG Factory ha aprendido de los errores cometidos en I am Setsuna para ofrecernos una secuela espiritual mucho más cuidada, depurada, y añadiendo todos esos detalles imprescindibles que hacían que las sombras de su primer título destacaran más que sus luces. Lost Sphear nos brinda una aventura ágil, asequible, cómoda de jugar y que entra por los ojos. No estamos ante el RPG del año porque sigue contando con aspectos que mejorar, pero en su conjunto es capaz de ofrecer una experiencia única con la que es imposible no viajar al pasado, a esa época en la que jugábamos despreocupados y nos maravillábamos por lo que un pequeño título como este era capaz de regalarnos.

A la compañía ya solo le queda seguir subiendo peldaños para pulir una fórmula que, simplemente, funciona. Si siguen por ese camino, es probable que su línea de juegos pueda hacerse un hueco entre las franquicias más destacables del rol japonés. Ojalá lo consigan.

Lost Sphear
Lost Sphear consigue solucionar la mayor parte de problemas de I am Setsuna y ofrecernos una gran aventura que nos mantendrá pegados al mando durante horas.
Título original: ロストスフィア
Compañía:Tokyo RPG FactoryPlataforma:PlayStation 4, Nintendo Switch, PC
Fecha de lanzamiento: 23/01/2018 (EU)Género: RPG
Director:Atsushi HashimotoCompositor:-
Duración:35 horasPolítica de análisis
Nota de los lectores: 3 ( 5 Votos )
3 5 1 4 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.




koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar