koi-nya logo
Tras haber pasado por PlayStation 4 y PlayStation Vita con dos juegos separados, Fallen Legion regresa a Nintendo Switch con el nombre de Fallen Legion: Rise to Glory, una versión que incluye las dos ediciones originales y añade un buen puñado de contenido nuevo. Su peculiar sistema de juego, tan dinámico como adictivo, le queda como anillo al dedo a […] 2018-07-24T08:16:14+00:00 , , , , ,
Dos en uno

Análisis: Fallen Legion: Rise To Glory (Nintendo Switch)

Tras haber pasado por PlayStation 4 y PlayStation Vita con dos juegos separados, Fallen Legion regresa a Nintendo Switch con el nombre de Fallen Legion: Rise to Glory, una versión que incluye las dos ediciones originales y añade un buen puñado de contenido nuevo. Su peculiar sistema de juego, tan dinámico como adictivo, le queda como anillo al dedo a la consola híbrida de Nintendo, ya que es uno de estos títulos que siempre invitan a echar una partidilla, ya sea en casa o en la calle. ¿Conseguirá esta nueva compilación potenciar los puntos positivos del juego así como subsanar sus aspectos más mejorables?

Podremos vivir la historia desde la perspectiva de cada uno de sus dos protagonistas. Por un lado tenemos a la princesa Cecille, que tras la muerte de su padre tendrá que tomar las riendas del reino de Fenumia, un imperio construido bajo la conquista de numerosos territorios, ayudándose de un libro mágico llamado Grimoire. Por otro lado tenemos a Legatus Laendur, un general de Fenumia que se rebela contra el imperio que una vez conquistó su tierra natal, y que pretenderá derrocar a Cecille como gobernadora, usurpando así el trono.

Estamos ante la típica trama política que pone en bandeja disputas entre reinos, guerras, traiciones y alianzas. Sinceramente, nada que no hayamos visto ya. No obstante, Fallen Legion tiene la virtud de saber contar una historia con un estilo narrativo muy cuidado, en un tono adulto y maduro, usando un lenguaje relativamente complejo y con un muchas de capas de profundidad discursiva. Esto choca con el típico tono pueril y pasado por agua al que nos tiene acostumbrado el JRPG de temática similar.

La historia se cuenta a través de diálogos entre personajes à la visual novel que se intercalan antes, durante o después de las misiones, haciendo que el avance de la trama encaje con la jugabilidad de una forma fluida y sin cortar el ritmo del juego. A esto se le suma una enciclopedia con entradas sobre elementos del mundo de Fallen Legion, como lugares, personajes o mitología, ayudando a potenciar el trasfondo sobre el que se teje el argumento.

Fallen Legion se juega a través de un mapa compuesto por nodos, donde cada nodo corresponde a un combate de duración relativamente corta. Esta estructura es lo que hace que este título funcione también en una consola portátil, ya que siempre se presta a ser jugado en cualquier momento.

Gracias al poder de Grimoire, los dos protagonistas podrán invocar Exemplars, algo así como una manifestación física de un arma legendaria, cuyo ideal platónico reside en una dimensión diferente a la nuestra. Como materializar la idea perfecta de un arma mitológica es difícil, los Soulmancers -así se les llama a quienes practican este tipo de magia- intentan imaginar guerreros que las blanden, dando así forma a las arma y, con ello, nacen los Exemplars.

El sistema de combate recuerda mucho a Valkyrie Profile. Se desarrolla en scroll lateral, y a cada uno de nuestros tres aliados se les asigna un botón que, al pulsarlo, hará que estos ataquen. Los combates encierran más de lo que parece a primera vista y están rodeados de matices llenos de profundidad que los convierten en un reto.

Para empezar, no podemos aporrear los botones y que nuestros guerreros ataquen eternamente. Cada uno de ellos tiene un indicador de AP que marcará la cantidad de ataques que puede realizar, hasta tres, y no podrán atacar de nuevo hasta que se llene al menos una de las tres secciones del indicador.

Debajo encontramos la barra de combo, compuesta por varios huecos; cada uno de ellos se llena cuando encajamos un ataque, y el último ataque en completar la barra, se convertirá en un movimiento especial. Esta barra de combo cambiará a lo largo de nuestra aventura, añadiendo efectos a huecos concretos como potenciadores, y el ataque que caiga en ese hueco, se verá potenciado por dicho efecto. Mantener el combo es muy importante, porque cualquier ataque enemigo que nos impacte reiniciará la secuencia. Para ello, es muy importante defenderse. Con L, todos nuestros Exemplars se pondrán en posición de defensa, y los daños que recibimos se verán reducidos, aunque esto no mantendrá nuestro combo; para ello, tendremos que pulsar el botón justo cuando nos vaya a impactar el golpe del rival, creando así una defensa perfecta que no solo anulará todo el daño recibido y mantendrá nuestro combo, sino que reflejará sobre los enemigos los proyectiles bloqueados y activará diversos buffs y debuffs.

En serio, la defensa en Fallen Legion es prácticamente la protagonista del combate, y si no sabemos hacer bloqueos perfectos no avanzaremos mucho en el juego. Contamos también con otros ases en la manga, como unos ataques especiales que gastan toda la barra de AP, y hechizos que podrá lanzar nuestro protagonista, que se irán recargando conforme ataquemos. También contamos con gemas que nos aportarán distintas mejoras, pudiendo equipar hasta tres simultáneamente.

Al derrotar a un grupo de enemigos avanzaremos por el escenario, pudiendo encontrarnos un diálogo de la historia, otro grupo de enemigos o una situación conflictiva en la que se nos pedirá actuar eligiendo tres opciones posibles. Cada una de estas opciones te otorgará algo diferente, como un tributo a un Exemplar, una modificación de la barra de combo o una reliquia, objetos que solo podremos usar dentro del escenario en el que lo recibimos y que serán de mucha ayuda.

Los tributos, por cierto, también pueden conseguirse como recompensa al final del nivel, y son mejoras que reciben nuestros héroes y que fundamentalmente consisten en la forma de progresar con ellos, ya que no hay un sistema de niveles. Según las respuestas que demos en estas situaciones, se cambiará el curso de numerosas subtramas que van surgiendo acompañando al hilo principal, lo cual transformará el escenario de nuestra aventura poco a poco a medida que avanzamos. Nuestras elecciones, dependiendo de si son populares o no, también aumentarán o disminuirán la moral de nuestro ejército, la cual dictará la cantidad de salud que recibimos tras resolver una de estas secciones.

En Fallen Legion es muy importante gestionar tanto nuestros recursos de combate como el ritmo de las batallas. Hay que saber cómo mantener el ritmo de los ataques, ya sea para no dejar al descubierto el héroe de la línea frontal y crear así un hueco en el que el enemigo pueda rompernos el combo con un ataque; ya sea para cuadrar como ataque final del combo el especial que queremos usar de un héroe concreto; ya sea para no quedarnos sin AP en un Exemplar cuyo Link Attack queremos usar, etc.

Es muy importante saber cuándo atacar, con quién, y con qué. Y por supuesto, saber utilizar la defensa perfecta, no solo ejecutarla que ya puede ser complicado de por sí, sino también en qué momento hacerlo para aprovechar al máximo las ventajas asociadas a dicho recurso. En definitiva, tenemos que tener los ojos en todos lados, en nuestro indicador de AP para no quedarnos sin ataques con todos los personajes, en la barra de combo, en las animaciones y los patrones de ataque de nuestros enemigos para saber a quiénes van dirigidos y cuándo bloquearlos, en el indicador de magia de los hechizos del protagonista para saber si tienes cargado algún conjuro que necesites usar… lo cierto es que Fallen Legion exige al jugador una concentración por encima de la media, y puede castigarnos severamente si no estamos pendiente de todo.

Esto es, en parte, una de las mejores bazas del título, y por otra parte, un desencadenante de desesperación en algunas ocasiones. Esto se debe a que, muchas veces, cuesta un montón seguir la acción de la batalla, en concreto cuando nos enfrentamos a un grupo numeroso de enemigos y estos se tapan unos a otros, sobre todo cuando atacan varios a la vez. Donde mejor dan la talla las mecánicas de combate es en enfrentamientos contra uno, dos o tres rivales; cuando hay más se vuelve algo caótico, y como ya dije, este juego no perdona los errores.

Los enfrentamientos contra los jefes finales son sin duda lo mejor y donde normalmente se explota más el sistema de combate. Son momentos que elevan la tensión jugable al máximo, y si bien no nos exigen tanta atención como los enfrentamientos con varios enemigos, los jefes tienen a disposición ataques muy peligrosos y hay que ajustar con precisión todo lo que hacemos. Además, al hacer bloqueos perfectos podremos disminuir un indicador que tiene el jefe y que, una vez agotado, nos dará un breve espacio de tiempo para atacar a tope con nuestros Exemplars sin gastar AP.

Por suerte, si se nos atasca un enfrentamiento, siempre podremos repetir niveles para conseguir más tributos para nuestros guerreros. Respecto a las decisiones ya tomadas, si repetimos un escenario se nos presentarán tres mejoras aleatorias.

Con un sistema de batalla tan divertido y desafiante, es una verdadera pena que Fallen Legio no consiga aprobar en el sistema de progresión y desarrollo. El juego peca de simplificar hasta lo escandaloso todo lo relacionado con la mejora de los personajes, hasta el punto de literalmente no tener ni idea de qué está pasando. Como ya comenté, los tributos que consigues en los niveles mejoran a nuestros Exemplars, pero ni siquiera podemos ver el efecto de dichas mejoras porque no contamos con estadísticas numeradas de ningún tipo. Además, los tributos se acumulan en un apartado donde se agrupan todas las mejoras de todos los personajes en una lista donde también aparecen explicaciones sobre mejoras temporales que obtenemos en la barra de combo o reliquias, por lo que resulta muy difícil seguir la progresión de nuestros aliados.

Algunos tributos, por ejemplo, pueden cambiar la clase de los Exemplars, y no hay forma de saber qué clase tiene cada uno o qué efectos otorga cada clase. Tampoco hay forma de saber cuándo y cómo pueden nuestros aliados aprender un nuevo ataque especial, o cuándo evolucionar a su segunda forma, es algo que simplemente pasa pero no sabes porqué. Ya no es solo que las mecánicas de progresión sean pobres, es que el juego tampoco hace nada por ayudarte a comprenderlas, no ofreciendo información vital y obligándote a vagar por menús poco explicativos.

A esto hay que añadirle el modo One Life, solo apto para los que buscan un desafío de grandes proporciones, y el ya archiconocido New Game +.

A nivel visual personalmente me ha parecido una maravilla. Los sprites 2D son preciosos y están muy currados, las animaciones y efectos están muy conseguidos, y el diseño artístico general es muy bueno. Evoca un poco el trabajo de Vanillaware, con obvias diferencias. El juego luce espectacular en Switch, tanto en modo docked como en modo portátil. A nivel de rendimiento, el juego ha mejorado respecto a sus versiones de PlayStation 4 y PlayStation Vita, ofreciendo 60fps casi en toda la aventura, al menos a día de hoy con el parche 1.0.3. Solo hay una excepción, y es cierto enfrentamiento en el que el rendimiento cae a niveles vergonzosos, haciendo que dicho combate en concreto sea una ordalía, porque ya sabemos lo importante que es el ritmo en este juego dado que es condición sine qua non hacer bloqueos perfectos para salir victoriosos. Este punto de la aventura puede hacerse muy tedioso, y es un problema que hereda de sus versiones originales.

La música tampoco se queda atrás, y es uno de los apartados en los que más brilla el título. Tiene piezas realmente buenas y en general las composiciones alcanzan una calidad bastante alta. De lo mejorcito que vas a escuchar este año, si es que no lo hiciste ya con las versiones originales.

Esta nueva edición de Switch, aparte de incluir dos juegos en uno, añade nuevos Exemplars, nuevos jefes, nuevos niveles, más subtramas, nuevos enfrentamientos en el modo One Life y New Game +, y selector de voces en inglés o japonés (acompañando los textos en inglés).

A Fallen Legion: Rise to Glory le falta muy pero que muy poco para ser un título realmente notable. Consigue poner en bandeja un sistema de juego tremendamente divertido, fresco, dinámico y desafiante. Su simple fórmula, que consiste únicamente en avanzar por una serie de combates entre los que se intercala una historia, funciona de maravilla y engancha al jugador, y es que una vez te has metido en el juego, siempre apetece echar una partida en cualquier situación.

Desafortunadamente, Fallen Legion erra de manera incomprensible en cosas básicas como la falta de un sistema de progresión efectivo o el no ofrecer explicaciones al jugador sobre cómo funcionan los pocos elementos de desarrollo que existen. A eso hay que sumarle el factor caos que se genera en algunos combates y que merman las a priori bien pensadas mecánicas jugables. Es una pena, porque esta era la ocasión idónea para mejorar estos apartados y hacer de Fallen Legion un RPG sólido. No por ello desmerece las interesantes novedades y el hecho de recopilar dos juegos, pero al final nos seguimos quedando con ese sabor agridulce en el paladar.

Fallen Legion: Rise to Glory
A Fallen Legion: Rise to Glory le falta muy poco pare ser notable. Consigue poner en bandeja un sistema de juego divertido, fresco, dinámico y desafiante. Desafortunadamente, erra de manera incomprensible en cosas básicas como la falta de un sistema de progresión efectivo o el no ofrecer explicaciones al jugador sobre cómo funcionan los pocos elementos de desarrollo que existen.
Título original: Fallen Legion: Rise to Glory
Compañía:YummyYummyTummyPlataforma: Nintendo Switch
Fecha de lanzamiento: 01/06/2018Género: JRPG
Director: Spencer YipCompositor: Rika Muranaka
Duración:Sobre 15 horas cada una de las dos aventuras principales, sin contar extrasPolítica de análisis
Nota de los lectores: 0 ( 0 Votos )
0 0 1 3 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.




koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar