koi-nya logo
Hace exactamente un año publicaba el artículo Manga y anime con buena representación LGTB+, un pequeño intento de atraer la atención sobre obras protagonizadas por personajes del colectivo arco iris, creadas desde el respeto y con un buen tratamiento de los personajes y sus identidades. La fecha escogida para publicarlo fue precisamente el Día Internacional del Orgullo LGTB+, y dado que se […] 2018-06-28T16:48:08+00:00 , , , , , , , , , , , , , , ,
Un nuevo recopilatorio de obras que tratan con respeto al colectivo, y un análisis del panorama general.

Manga y anime con buena representación LGTB+: Edición 2018

Hace exactamente un año publicaba el artículo Manga y anime con buena representación LGTB+, un pequeño intento de atraer la atención sobre obras protagonizadas por personajes del colectivo arco iris, creadas desde el respeto y con un buen tratamiento de los personajes y sus identidades. La fecha escogida para publicarlo fue precisamente el Día Internacional del Orgullo LGTB+, y dado que se trata de una reivindicación anual, he querido volver un año después con nuevas recomendaciones y una perspectiva ligeramente diferente. Pero antes de empezar, quiero citar el artículo del año pasado para recordar el objetivo de estas publicaciones:

Cabe decir que esto no es una selección de yaoiyuri o gender bender, ni tampoco de historias homorrománticas, aunque estos elementos puedan aparecer en cierta medida en esta relación. Lo que he intentado recoger es una serie de obras que cuenten con protagonistas pertenecientes al colectivo, sin que, necesariamente, sea este hecho el que marque su identidad por encima de cualquier otro aspecto y sin que, necesariamente, este sea el tema principal que se trata en la historia. La característica más básica que he buscado en las obras que componen este artículo es que no caigan en la deshumanización de estos personajes. No pretendo decir que la representación en estas obras sea perfecta, ni que sean las únicas obras en las que se ha conseguido una buena representación del colectivo, sino, simplemente, que considero que el acercamiento que tienen al colectivo es más próximo a la realidad y prescinde de tópicos dañinos o implicaciones tóxicas o, si los incluye, no los romantiza ni promueve. Cabe señalar, además, que he tratado de seleccionar obras más o menos recientes, lo cual implica que algunas de ellas no son historias terminadas. Por lo tanto, es difícil predecir si dichas obras serán capaces de mantener esta buena representación hasta el final. Además, el colectivo LGTB+ es un grupo muy amplio y diverso, y aunque he intentado reunir una representación tan variada como he podido, no es fácil encontrar obras que lo representen todo.

¿Qué ha pasado este año?

Aunque ya lo he enlazado más arriba, aprovecho para recomendar, para quienes acabéis de llegar, que le echéis un ojo al artículo del año pasado, que recoge obras que siguen siendo perfectamente válidas y que además no me canso de recomendar. Y, aprovechando esa relación con el artículo anterior, y antes de proceder con las propuestas de este año, quiero hacer un repaso a las novedades relacionadas con esas obras que han ido apareciendo después de la publicación del primer artículo.

Otouto no Otto cuenta ya con una adaptación a miniserie live-action de tres episodios, que se estrenó en marzo. Dado el éxito rotundo del manga, su autor, Gengoroh Tagame, ha comenzado una nueva publicación de carácter similar, pensada para acercar a todos los públicos y visibilizar el colectivo LGTB+, y en particular el gay. La obra en cuestión, Bokura no Shikisai, empezó a publicarse también en marzo de este año.

Shimanami Tasogare terminó su publicación en Japón en mayo de este mismo año con un total de cuatro tomos. Para mi más profunda alegría, la editorial Tomodomo anunció el pasado noviembre que se había hecho con la licencia de la obra, y ya ha publicado en España el primer tomo bajo el título Sombras sobre Shimanami.

Yagate Kimi ni Naru, que continúa en publicación, tendrá una adaptación al anime. Se estrenará el próximo octubre y ya cuenta con un vídeo promocional.

Sabishisugite Lesbian Fuuzoku ni Ikimashita Report también ha llegado a nuestro país, en este caso de mano de la editorial Fandogamia. Se publicó bajo el título Mi experiencia lesbiana con la soledad, y en koi-nya le dedicamos una reseña. Fandogamia ya ha adelantado que su secuela, Hitori Koukan Nikki, también se publicará en España.

Procedo, a continuación, a centrarme en las nuevas recomendaciones de este año.

Doukyuusei (manga 2006, anime 2016)

Hikaru Kusakabe y Rihito Sajou son compañeros de clase. Cuando su profesor de música intenta preparar a la clase para participar en un recital de coros, a Kusakabe le llama la atención descubrir que Sajou, un alumno llamativamente aplicado, tiene problemas con la música. Aprovechando su propio talento musical, se acerca a su compañero con intención de ayudarle.

Probablemente esta obra de Asumiko Nakamura no sea una recomendación desconocida en España. Tomodomo publicó este tomo único en nuestro país en 2014 en conjunto con su secuela Sotsugyousei como una única colección, bajo el título En la misma clase. La editorial ha seguido publicando obras relacionadas (Sora y Hara y Antiguos Alumnos), y Nakamura ha continuado la historia en la secuela blanc. La productora A-1 Pictures adaptó la obra original, Doukyuusei, a película animada en 2016, una adaptación fiel con una animación muy agradable.

La particularidad de Doukyuusei radica, en mi opinión, en la naturalidad con la que evolucionan los protagonistas y su relación romántica. Sin hacer un mundo de grandes dramas, sin romantizar actitudes tóxicas, va narrando las vidas de Sajou y Kusakabe, que son, de hecho, bastante comunes. La obra no hace tanto hincapié en la experiencia social como en las relaciones de los personajes con su entorno más cercano: amigos, compañeros de clase, familia... En definitiva, un enfoque en la vida cotidiana de lo que supone la identidad homosexual masculina y la relación de pareja de dos chicos que tienen que empezar a enfrentarse al mundo adulto.

Koimonogatari (2013-)

Yuiji Hasegawa descubre por casualidad que a su compañero de clase Yamato Yoshinaga le gusta un amigo de ambos. A raíz de este descubrimiento, Hasegawa se va acercando a su compañero, con quien empieza a entablar amistad.

Uno de los aspectos que a primera vista más me llama la atención de este manga de Tohru Tagura es que, aunque el título literal de la obra es "Historias de amor", el enfoque del manga, de base, no parece este en absoluto. A menudo, cuando se nos presenta un personaje homosexual en un manga la atención está puesta en un interés romántico, correspondido o no. En este caso, se trata más bien de cómo un chico sin relación previa con el colectivo va descubriendo, por cercanía con su compañero, aspectos que para una persona LGTB+ son vivencias perfectamente conocidas. Así, el manga presenta, entre otros temas, el concepto de los espacios seguros, el peligro de sacar a alguien del armario sin su permiso o las dificultades para encontrar aceptación en la propia familia, incluso cuando esta pretende convencernos de que nuestra identidad queda perfectamente comprendida y respetada.

Otro aspecto curioso de la obra es que, en un ámbito en el que la mayoría de personajes se nos presentan como cisheterosexuales, nos encontramos con dos chicos homosexuales que, sencillamente, son amigos, sin que exista ningún indicio de que la obra pretenda desarrollar entre ellos ningún tipo de relación romántico-sexual. Se trata de un detalle curioso porque, si bien para miembros del colectivo es perfectamente habitual conocer y tener amistad con personas de nuestra misma orientación sexual, cuando se representan estos personajes en obras de ficción, la escasez de representación suele suponer que sus relaciones acaben teniendo componentes romántico-sexuales. Algo tan sencillo como que dos chavales gays en un manga sean simplemente amigos resulta francamente refrescante.

After Hours (2015-2018)

Emi Asahina no es muy amiga de las fiestas nocturnas. Una noche, por insistencia de una amiga, accede a salir de fiesta. Cuando su compañera acaba por dejarla tirada, conoce a Kei, quien la introducirá en el mundo del VJ.

Una de las cosas que más me gusta de After Hours, de Yuta Nishio, es el desarrollo orgánico de la relación entre Emi y Kei... Al menos, después de la primera noche. Debo adelantar que no he leído la obra entera, así que no puedo comentar su desarrollo completo, pero el planteamiento en la primera mitad me parece muy interesante. Destaca que no se trata de una relación de adolescentes, sino de mujeres adultas que están buscando qué hacer con sus vidas. Queda descartado, así, el habitual cliché de "chicas que, por su edad, están en esa etapa de idealización de sus amigas". Tampoco cae en la sexualización descarada, sino que se limita a desarrollar una relación que ensambla una faceta de atracción con el desarrollo de una amistad y la aventura de un proyecto común. Similar al caso de Doukyuusei, se trata de una obra de carácter ligero, más bien tierna y de naturaleza positiva, en la que no hay cabida para grandes dramas, pero que tiene un enfoque más bien adulto.

Kiryuu-Sensei wa Renai ga Wakaranai. (2015-2017)

Futaba Kiryu es una mangaka de 32 años que, pese a no tener el menor interés en las historias de corte harem, acaba publicando una obra de gran éxito de esta temática, que incluso va a ser adaptada al anime. Kiryu, que nunca ha sentido atracción por nadie ni tiene experiencia ni interés alguno en el romance, se ve obligada a investigar el tema por puro interés profesional. De la nada, se encuentra envuelta en un extraño triángulo amoroso...

De nuevo, tengo que advertir que, pese a que se trata de una obra cerrada de cinco tomos, no he tenido acceso (todavía) a la obra completa. Me permito, pese a ello, recomendar encarecidamente esta joya de Haruka Ono como una de las más destacadas de esta pequeña lista. Se trata de un manga en el que quizás tiene más peso la expresión de las ideas de la protagonista que la historia en sí misma.

Futaba Kiryu no se atreve a definirse con seguridad con ninguna alienación dentro del colectivo (entraría en esa categoría comunmente denominada questioning), aunque sí cree encontrarse en algún punto del espectro asexual, algo muy difícil de encontrar, al menos tratado de forma seria, en el manga-anime. Kiryu denuncia de forma directa cómo la sociedad pretende convencer a las mujeres de que sus vidas no tienen sentido sin un interés romántico, cómo la cisheteronorma impide que una gran parte de la población conozca y comprenda al colectivo LGTB+, o la importancia de entender y respetar la identidad trans, algo completamente diferente del travestismo, en una crítica feroz al manga harem. Para añadir a la representación que el manga ofrece, una de las dos mejores amigas de Kiryu se presenta desde el primer momento como bisexual, una identidad que también suele pasar desapercibida o acabar menospreciada en este tipo de historias.

Kiryuu-Sensei wa Renai ga Wakaranai., un meta-manga en tono de comedia, nos presenta así, precisamente, la importancia de la buena representación para visibilizar ante el público generalista los colectivos oprimidos por la sociedad. Quiero advertir, si os animáis con esta obra, de que no os dejéis engañar por las primeras páginas a color del manga, que no se corresponden en absoluto con el contenido principal ni el mensaje de la obra. Os prometo que tras esa introducción se esconde una auténtica maravilla.

Hitori Koukan Nikki (2017-2018)

Tras la publicación del gran éxito Sabishisugite Lesbian Fuuzoku ni Ikimashita Report (Mi experiencia lesbiana con la soledad), Kabi Nagata continúa en esta secuela de su autobiografía la historia de su lucha interna con sus propios demonios al tiempo que se enfrenta a la fama que supone el éxito de su debut como mangaka. Todo ello mientras sigue esforzándose por llevar una vida funcional con la que sentirse satisfecha.

Dado que ya la he mencionado más arriba, supongo que esta nueva obra de Kabi Nagata ya se daba un poco por hecho como recomendación, pero de todas formas he querido adelantarme a su publicación en España para ver qué cabe esperar de la continuación de Mi experiencia lesbiana con la soledad. Puedo confirmaros que si la primera os pareció interesante, esta no os va a decepcionar. Nagata presenta en esta continuación aspectos de su vida centrados en sus problemas psicológicos y personales, como en la primera parte, pero añade en esta secuela nuevas facetas de su vida, consecuencia de unos intentos cada vez mayores por crearse un entorno social estable y volverse una adulta independiente. Esperad con ganas su llegada a España.

Sorairo Flutter (2017-)

Dai Noshiro es un estudiante de instituto que nunca se ha interesado por las cuestiones amorosas. Cuando se cambia de colegio, se encuentra con que en su nueva clase hay un chico, Kou Sanada, al que sus compañeros le hacen el vacío porque corre el rumor de que es gay. Poco dispuesto a participar en el acoso colectivo, decide acercarse a él, con lo que descubre que los rumores son ciertos.

Esta historia, basada en un webcómic de Okura y redibujada por Koma Hashii, llama la atención por su estilo y público objetivo. Y es que no es lo más habitual encontrarte una historia que trate la temática homosexual y se publique en una revista shonen. Dado que el protagonista es Noshiro, que poco entiende de estos temas, la relación que se establece entre él y Sanada da lugar a una historia con cierto tono educativo, un poco en la línea de Otouto no Otto (salvando las distancias).

Sorairo Flutter parte de un protagonista que es un absoluto buenazo, pero que por pura educación y convención social, siente un rechazo interiorizado y casi instintivo hacia el colectivo LGTB+. De la mano del siempre paciente y sereno Sanada, el protagonista va entendiendo poco a poco cuestiones tan presentes para el colectivo como la presunción de heterosexualidad, la importancia de los espacios seguros o cómo alguien se ve en la obligación de fingir ser quien no es para amoldarse a un grupo que no acepta su auténtico yo. Además, por supuesto, de denunciar el acoso escolar. Resulta curioso cómo se puede establecer un paralelismo entre la historia y los temas que tratan Koimonogatari y Sorairo Flutter, a pesar de que el estilo y el público objetivo de las dos obras son completamente diferentes, y de que Sorairo Flutter tiene un tono un poco más infantil. Creo que esta comparación es la prueba de que cualquier tema es apto para cualquier tipo de público, siempre y cuando se encuentre el tono adecuado y la forma de captar su atención.

Y entonces, ¿cuál es el panorama?

En el artículo del año pasado me limité a presentar las obras y los aspectos de las mismas que me parecían más interesantes en relación con el colectivo arco iris. En esta segunda edición, quiero ir un poco más allá y explicar cuál es mi sensación después de documentarme dos años consecutivos para producir estos artículos.

Vuelvo la vista atrás, al año pasado, y veo mucha inocencia. Cuando no has publicado nada, resulta más o menos sencillo crear una lista de obras interesantes, y cualquier descubrimiento es novedad. Este año, que ya contaba con una lista de obras recomendadas y tenía que buscar algo nuevo, me he dado cuenta de forma más explícita y dolorosa de una sencilla realidad: Hay obras con muy buena representación, pero son muy pocas.

Y matizo. Hay, por ejemplo, muchos mangas (publicados en España o no) con representación gay muy positiva, pero hacer una relación de obras sobre homosexualidad masculina no tiene sentido cuando lo que busco aquí es dar a conocer un abanico de diversidad. Y quizá en la temática lésbica (la siguiente tras la gay, considero, con mayor número de obras) todavía se puedan encontrar un buen número de obras. Pero cuando empiezo a buscar mangas de temática bisexual, trans, intersexual, asexual, queer... que representen al colectivo de forma humana, se me cae el alma a los pies al ver la falta de opciones. Existen obras que tratan esos temas, por supuesto. Y entiendo que soy relativamente exigente y que no conozco todo lo que existe. Pero para hacer una selección tan breve como esta, he tenido que descartar muchas obras por el camino que, de una forma o de otra, acababan por ser más perjudiciales que positivas, y la diferencia entre el número de obras rechazadas y validadas es significativa.

Otro problema añadido es el de la representación en anime. Las publicaciones de manga dependen de un menor número de personas y suelen partir de un presupuesto más bajo. Hay más cabida en el mercado para la experimentación y para las obras de carácter independiente, o incluso para la autopublicación. De hecho, se puede ver en los webcómics una fuente importante de material, autobiográfico o no, muy interesante para la representación del colectivo. El anime tiende a ser un proyecto más ambicioso en términos económicos y de público, y probablemente por ello acaba siendo, en la mayoría de los casos, más conservador. Se esconde en el subtexto o se vende al queerbait, limitando la "representación", en muchos casos, a personajes secundarios, simbolismos, o a lo que cada uno quiera ver. Y en lo poco que queda todavía hace falta diferenciar, insisto, lo que es positivo de lo que no.

Por último, existe un problema de accesibilidad al contenido japonés. Cuanto más independientes o especializadas sean las obras, menos probabilidades hay de que se traduzcan, por medios legales o siquiera ilegales, y lleguen al público hispanohablante. En ocasiones, de hecho, las obras ni siquiera llegan al público angloparlante, que en diversidad de contenidos suele llevarnos la delantera. Podéis comprobarlo también comparando la accesibilidad de las obras que recomendaba el año pasado con la de las que he recomendado este.

Por supuesto, con insistencia, todo llega. Como he señalado, en este año se han licenciado en España dos de las obras que había recomendado, y lo mismo podría pasar esta vez. Por eso, insisto en la necesidad de apoyar el contenido y a quienes lo crean y acercan al público, por los medios que cada quien tenga disponibles. Para conseguir más obras con buena representación LGTB+, lo esencial es demostrar que hay un público interesado en ellas.

Por último, como el año pasado, os animo a añadir vuestras propias recomendaciones en los comentarios.

Fuente: Imágenes: MAL 1, 2, 3, 4

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.




koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar
más nuevo más antiguo más votado
Un fulano
Invitado
¡Amo esta sección, muchas gracias por tu trabajo! Quería recomendar una serie llamada Hitorijime My Hero, spin off del manga Hitorijime Boyfriend. Si bien es un Shonen-Ai algo normal, tiene algo que me hizo sentir muy bien y a la vez es raro de ver, que es lo normalizado de la homosexualidad en esa serie, no me tomen a mal, pero muchas series que he visto giran en torno a que toman como problema a la homosexualidad, pero sin embargo conforme vas viendo los capítulos de esta serie, por ejemplo, se desarrolla una relación amorosa entre dos chicos, y al otro día puedes ver que están en pareja y juntos frente a su familia y amigos, siendo completamente normal para todos en su entorno (e incluso lo defienden en un capítulo), y en mi caso, donde todavía no puedo salir… Leer más »
jaack
Invitado

Muy buen trabajo, muchas gracias!!!!

Sogaisan
Invitado

SJW Anime Edition 2018, come @ me

Den
Invitado

Me encanta cuando dicen SJW en tono despectivo cuando no tiene nada de malo exigir justicia social. Pero bueno, qué se puede esperar de nerds que apenas salen de su habitación.

Majime
Invitado

Adoré tu articulo anterior sobre esto, gracias a él descubrí obras que desconocía. En este caso también me encanto, pero quería hacer una pequeña pregunta... Estoy interesado en Sorairo Flutter, ¿pero dónde puedo leerla? No encuentro la obra por ningún sitio, ni en inglés ni nada. Espero alguien sepa decirme. Desde ya, saludos :)