Publicidad

Sigue siendo un medio nuevo e incomprendido por gran parte de la sociedad.

Para vosotros, jugadores: la OMS pone la lupa sobre la adicción a los videojuegos

Para vosotros, jugadores: la OMS pone la lupa sobre la adicción a los videojuegos

Buenas tardes, queridos lectores. Tengo una pregunta para vosotros: ¿os gustan los videojuegos? En caso afirmativo, lo cual debo presuponer por la temática de esta web, ¿le dedicáis mucho tiempo a la semana? ¿Tenéis varias consolas? ¿Dedicáis una parte destacable de vuestro dinero a comprar las últimas novedades? ¿Gran parte de vuestros pensamientos diarios giran en torno a esta afición? Si habéis respondido afirmativamente a varias o todas estas preguntas, siento deciros que gran parte de la sociedad piensa que tenéis un problema.

La Organización Mundial de la Salud ha incluido la adicción a los videojuegos en la última edición de su Clasificación Internacional de Enfermedades. Este informe, que recibe el nombre abreviado de CIE-11, lleva cocinándose durante la última década. Hay que apuntar, no obstante, que sus directrices no están grabado en piedra. La CIE-11 se presentará en la próxima Asamblea Mundial de la Salud, que se celebrará en mayo de 2019, para su adopción por parte de los países miembros de la OMS. No será hasta el 1 de enero de 2022 cuando entre en vigor.

Con lo anterior quiero deciros esto: tranquilos, el mundo no se va a acabar mañana, ni una turba enfurecida os perseguirá armados con antorchas y utensilios de labranza. La Organización Mundial de la Salud se refiere a casos en los que la adicción prevalece frente a otros intereses vitales. Es decir, que si le dedicas varias horas al día a los videojuegos pero eres capaz de compaginarlo con el resto de tu vida no deberías preocuparte. Pero si, por el contrario, descuidas aspectos fundamentales como tu salud, higiene o relaciones personales… entonces sí, tienes un problema. Como también lo tendrías si tuvieras una adicción a los juegos de azar. O a algún tipo de sustancia. Si dejas que algo ajeno a ti domine tu vida, independientemente de la causa, necesitas ayuda.

Ya lo decía Josué Yrion: “si tienes una máquina de Nintendo en tu casa eres amigo del demonio”.

El problema del anuncio de la OMS radica en que el videojuego sigue siendo un medio nuevo e incomprendido, a pesar de llevar más de cuarenta años ocupando su espacio en los hogares. También podemos citar en este sentido la renuencia de demasiados padres a informarse para educar a sus hijos de forma sensata. Yo ya tengo una edad y he vivido decenas de polémicas al respecto. Sin ir más lejos, hace un par de meses se emitió una polémica pieza informativa en el telediario de TVE. Polémica porque, según uno de los entrevistados, su testimonio fue tergiversado para crear más alarma social en torno al mundo del videojuego. En aquella pieza se puso mucho énfasis en la posibilidad de darle la espalda a la realidad y escapar a “realidades paralelas”. ¿No es eso posible con un libro, una película o una serie de televisión?

Y hablando de la televisión, no me cuesta nada imaginar que, hace 60 o 70 años gran parte de la sociedad mostrara la misma preocupación que hoy en día con los videojuegos. Tened en cuenta un dato: el consumo medio de televisión en España alcanzó en 2017 los 240 minutos al día por persona. Eso son cuatro horas pegados a la pantalla, 28 horas a la semana. ¿Soy el único al que le parece excesivo? Ah, claro, que la televisión es un medio de masas que ya está afianzado en la cultura popular.

El problema más acuciante en esta afición son las loot boxes.

Creo que la sociedad se está equivocando con este asunto, ignorando de hecho los beneficios, científicamente demostrados, de los videojuegos. Para mí el problema más acuciante en esta afición, aparte de los casos particulares en los que el individuo pueda perder el control, es otro: las loot boxes o cajas de botín. Varios párrafos atrás cité la adicción al juego. Desde mi punto de vista, las cajas de botín se parecen demasiado a una ludopatía en la que el individuo cambia máquinas tragaperras o casinos virtuales por paquetes virtuales con objetos aleatorios. No me malinterpretéis, me parece perfecto conseguir esas cajas por medio del esfuerzo o incluso pagar por algo en concreto, pero invertir dinero en pura aleatoriedad me parece un tema bastante peliagudo. En mi opinión es ahí donde las autoridades deberían centrar sus esfuerzos.

Quizá está en nuestras manos, como jugadores, acercar esta afición al resto de la sociedad. Tratar de hacer pedagogía sobre el videojuego para que no sea demonizado. Si los que nos rodean lo ven como un pasatiempo o una pasión más, como pueden ser ver partidos de fútbol o consumir series de televisión, dejen de tenerle miedo. O quizá en unos años surja una nueva forma de entretenimiento que acapare toda la preocupación. Teniendo en cuenta lo cíclica que es nuestra civilización, yo no lo descartaría.

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.



Publicidad

Publicidad


koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar
más nuevo más antiguo más votado
Den
Invitado
Que la ONU ponga la adicción a los videojuegos (ojo, la adicción, no a los videojuegos en sí), más que un retroceso, lo veo como una forma para que el mundo vea el medio como algo ya cotidiano y no como esa industria oculta que sólo los ñoños consumen. Por lo mismo no tiene sentido satanizarlo porque ya existen organismos estudiándolo seriamente y pueden enfocarse más en decidir qué provoca la adicción concretamente (como las loot boxes o los trofeos por alcanzar determinados logros de forma repetitiva) Lo que comentas que la televisión igual se consume en demasía y la OMS propone dos horas, pero la gente lo sigue consumiendo no se debe a que el medio se normalizó, sino que la OMS ya perdió la batalla para afirmar que, efectivamente, consumir mucha televisión hace daño para la salud física… Leer más »