Publicidad

Undeads die twice.

Análisis: Dark Souls Remastered (PS4/Xbox One/ PC)

Dark Souls se ha convertido, en el ejercicio de unos pocos años, en un juego de culto, un clásico atemporal y un modelo a seguir para toda la industria del videojuego. Estamos ante uno de los juegos más influyentes de la historia, que ha sentado un nuevo estándar de calidad en los últimos años y que dispone de un cariño especial por parte de usuarios y desarrolladores por igual. Dark Souls Remastered llega para recordarnos todo esto y para descubrir a los que aún no lo han jugado por qué es tan bueno. Gracias a un lavado de cara que lo hace lucir estupendamente, una optimización que lo hace rendir como nunca y unos añadidos que mejoran la experiencia jugable, estamos ante el mejor momento para disfrutar de este viaje inolvidable.

Volver a Lordran o visitarlo por primera vez a través de una remasterización es algo que se lleva pidiendo durante mucho tiempo, y por fin nuestras peticiones han sido escuchadas -a ver cuándo le toca el turno a Demon’s Souls-. Cabe remarcar que esto es, efectivamente, un remaster, no un remake, por lo que el motor gráfico es el mismo, las físicas son las mismas, las animaciones son las mismas… bueno, ya sabéis de qué va la cosa, el mismo juego pero más bonito.

A nivel visual se ha aumentado la resolución a 4K reescalados (1800p) en Xbox One X y PlayStation 4 Pro, 4K nativos en PC y 1080p en Xbox One y PlayStation 4. La mayoría de assets son los originales, pero algunas texturas se han mejorado, ganando en nitidez, y se han añadido nuevos efectos visuales además de mejorar la iluminación. Esto hace que se genere un contraste entre lo retocado y lo que sigue como en el original, pero te acostumbras al poco tiempo. No sé si es gracias al trabajo de remasterización o porque lo recordaba peor, pero lo cierto es que el juego sigue luciendo realmente bien teniendo en cuenta los años que han pasado y que tampoco fue  un juego puntero gráficamente en su tiempo. También se ha añadido motion blur para suavizar los movimientos de cámara; desgraciadamente este efecto no puede desactivarse en consolas -sí en PC-, por lo que a quien no le guste tiene que aguantarse, aunque todo hay que decirlo, no es tan agresivo.

Pero el apartado que más a mejorado -y el que más necesitaba mejorar- es sin duda el rendimiento. Dark Souls Remastered corre a 60fps estables -hasta en Ciudad Infestada- en PC, Xbox One X y PlayStation 4 Pro, mientras que en PlayStation 4 y Xbox One se resiente un poco con algunos bajones puntuales. Es una gozada volver a visitar los impresionantes y maravillosamente bien diseñados escenarios de Dark Souls con esta fluidez, se siente como una experiencia totalmente distinta, además el sistema de combate gana muchísimos puntos gracias a la mejora en la tasa de frames. En mi opinión, solo por esto la remasterización ya tiene su razón de ser.

En este punto hay que mencionar también la versión de Switch, la cual ofrece una resolución nativa de 1080p en modo docked y 720p en modo portátil, contando con un rendimiento de 30fps. No obstante, aún nos queda un poco para poder disfrutar del juego en la consola híbrida de Nintendo.

Otro aspecto que se ha potenciado considerablemente es el online. Para empezar, contamos con servidores dedicados, lo cual garantiza una experiencia en línea más estable. Por otro lado, se ha aumentado el número máximo de jugadores de 4 a 6. El Dedo Reseco ahora puede encontrarse en el Burgo de los No Muertos, para así poder acceder desde el principio del juego a estos combates de hasta 6 jugadores. También se ha añadido el matchmaking por contraseña que vimos en Dark Souls 3. A esto se suman algunos cambios que hacen los enfrentamientos más justos e interesantes: ahora no se pueden usar objetos curativos en el PvP salvo el Frasco de Esus -el cual se reduce a la mitad-, el nivel y equipo de un jugador se ajustará al de su compañero si hay una diferencia notable, cuando derrotamos a un invasor recuperamos nuestros Frascos de Estus, etc. Hablando de PvP, se han añadido batallas en la Arena para 3 vs 3 y deathmatch para 6 jugadores.

Por último, se han incluido algunos cambios que mejoran la calidad de vida del jugador, como poder diferentes cantidades de un objeto a la vez, se pueden cambiar los Pactos en las hogueras, se pueden configurar los botones a nuestro gusto, se ha añadido una nueva hoguera en una localización que la hace bastante útil, los objetos ya no se asignan automáticamente a un hueco del acceso rápido si lo tenemos libre, se puede cambiar el tamaño del HUD -aunque que no quede centrado me saca de quicio- y al pulsar arriba o abajo en la cruceta se seleccionará automáticamente el objeto del primer acceso rápido, lo cual facilita mucho acceder a un ítem cuando necesitamos usarlo rápidamente.

Aunque a lo largo de los años la franquicia ha ido puliendo la jugabilidad y ofreciendo otros enfoques al combate -como la agresividad de Bloodborne o el dinamismo de Dark Souls III-, Dark Souls sigue manteniendo el tipo impresionantemente. Este era quizás uno de mis mayores miedos a la hora de volver a Lordran, el notar el peso de los cambios que se han introducido con el tiempo y descubrir que mi memoria había engrandecido esta primera entrega. Nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que algunos cambios de otras entregas han sido muy acertados, Dark Souls sigue siendo un título extremadamente sólido en todos sus apartados y es igual de disfrutable ahora que en 2011.

Este remaster nos ofrece la posibilidad de volver a jugar a uno de los mejores juegos de la historia con algunas mejoras muy esperadas. No obstante, quizás lo que más le pesa es su propia naturaleza como remasterización y el hecho de que sus cambios no sean suficientes para cierta parte de la comunidad, en especial para los jugadores de PC que ya contaban con algunas soluciones como DSfix. Tampoco nos vamos a engañar, un remake habría era algo mucho más esperado y hubiera tenido una mejor acogida, pero se trataría de un producto totalmente distinto. A pesar de esa “desilusión” por parte de algunos usuarios más exigentes, esta entrega cumple sobradamente con los estándares de calidad que se le piden a una remasterización, convirtiéndose así en la mejor forma de jugar a la obra maestra del aclamado genio Hidetaka Miyazaki.

Dark Souls Remastered
Dark Souls Remastered es la mejor forma de volver a visitar Lordran, gracias a una lavado de cara que lo hace verse mejor que nunca, un rendimiento mejorado y algunos cambios que lo hacen mucho más disfrutable.
Título original:Dark Souls Remastered
Compañía:From Software y Bandai NamcoPlataforma:PlayStation 4, Xbox One, PC y Nintendo Switch
Fecha de lanzamiento: 25/05/2018Género: Aventuras, Acción, RPG
Director: Hidetaka MiyazakiCompositor: Motoi Sakuraba
Duración: Cientos de horasPolítica de análisis
Nota de los lectores: 4.6 ( 3 Votos )
Dark Souls Remastered Dark Souls Remastered es la mejor forma de volver a visitar Lordran, gracias a una lavado de cara que lo hace verse mejor que nunca, un rendimiento mejorado y algunos cambios que lo hacen mucho más disfrutable. 1 5 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.



Publicidad

Publicidad


koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar
más nuevo más antiguo más votado
Jhon Kei
Invitado

Este Remastered es una tentación muy grande para mi, pero debido a su precio de $40 y el hecho de que ya tengo el original para PS3, a pesar de que TODO lo que lo estaba queriendo que sea Dark Souls después de invertirle 700 horas y no quedar satisfecho, personalmente prefiero esperar a una rebaja (únicamente espero que el PvP siga activo para cuando lo compre)

Con respecto al análisis en sí, debo decir que todo lo que haz mencionado me ha servido mucho para tomar la decisión arriba mencionada y, nada más, Praise The Sun, Sosainas.