Un nuevo recordatorio de las condiciones a las que se somete a los trabajadores de la industria.

Mahou Shoujo Ore: La crisis de la industria del anime

Mahou Shoujo Ore me trae de cabeza. Cada nuevo capítulo me lleva a encogerme en un rincón mientras me pregunto qué acabo de ver, qué opino de esa serie, qué opina esa serie de mí, cuál es el sentido de la vida*.

*Esto podría ser una pequeña exageración.

Pero lo cierto es que hoy no vengo a hablar del vacío existencial que me devora por dentro, sino del particular reflejo de la situación de la animación japonesa que transmite el capítulo cinco de la serie, emitido el pasado lunes. Y es que todo puede quedar en una imagen entrañable cuando son el osito y la muñeca gótica de Shirobako los que te explican los entresijos de la industria del anime, pero Mahou Shoujo Ore ha encontrado una forma un poco más… ¿perturbadora? de denunciar la crisis de la industria.

No es ningún secreto que la animación japonesa está pasando por un momento difícil, especialmente en lo que se refiere a condiciones laborales de sus trabajadores. Un buen número de voces de la industria lo denuncian constantemente (1, 2, 3), y en ocasiones el recordatorio nos llega incluso por medio de las desgraciadas muertes que acaban provocando semejantes condiciones (1).

Por supuesto, Mahou Shoujo Ore es una comedia, y ese es el tono que mantiene en esta denuncia. Todo comienza con la filtración de un plagio a Osomatsu-san que obliga a rehacer desde cero todo el capítulo 5 de la serie. Con Saki y Sakuyo de vacaciones, todo queda en manos de los hermanos Fujimoto, que mueven cielo y tierra para cumplir la fecha de entrega del capítulo.

Así, con mucha sutileza (o no), van presentando, en tono de absurdo, una historia que, en cierto sentido, es perfectamente realista: Dibujantes que (con razón) ponen pegas a todo, desde los horarios hasta los salarios, pasando por los puestos de trabajo asignados; un comité de planificación que obliga al equipo a trabajar incluso en una situación de crisis que requiere la evacuación de la zona; reclutamiento de un número absurdamente elevado de personal para un solo capítulo… Sin olvidar el monopolio, la subcontratación, la carga de trabajo relegada a países como China o Corea en los intercalados y coloreado, o la influencia estadounidense, cada vez más significativa en el mundo del anime (1, 2).

La ventaja de Mahou Shoujo Ore a la hora de presentar un tema como este es precisamente que puede entremezclar elementos completamente surrealistas con otros que forman parte del mundo de la animación japonesa real, consiguiendo que todo tenga perfecto sentido dentro de su universo. Con una facilidad que, de hecho, resulta escalofriante. Reír por no llorar.

No hay que olvidar, por otra parte, que este capítulo es puro metaanime. No cuento con datos concretos de lo que está suponiendo la producción de Mahou Shoujo Ore, pero tratándose de una adaptación de Pierrot+ y de una animación que no destaca precisamente por su calidad, no sería extraño que los mismos creadores de esta denuncia tuvieran un equipo trabajando en esas mismas condiciones.

¿Y entonces, qué? ¿Cuál es la solución? Hay opiniones para todos los gustos, incluyendo promotores de iniciativas para cambiar el sistema (1, 2) y profesionales que opinan que no se conoce una solución eficaz.

En el Salón del Manga de Barcelona de 2017, un asistente preguntó al celebérrimo Masao Maruyama sus opiniones acerca de esta crisis que atraviesa la industria. Maruyama respondió que si a alguien se le ocurría alguna solución, él estaba abierto a sugerencias. En el mismo salón estaba también invitado Yasuhiro Irie, miembro de JAniCA (Asociación de creadores de animación japonesa), un sindicato dedicado a mejorar las condiciones de los trabajadores del anime.

Desde luego, ninguna solución sería tan vistosa como destruir a la bestia y salvar el anime con el poder del amor y las magical girls (muy machos).

(魔法少女 俺)
Twittear esta página

Sobre esta franquicia

Manga de dos tomos autoconclusivos de Moukon iccyokusen con adaptación al anime en primavera de 2018 a cargo de Pierrot+.

Sinopsis

La historia se centra en Saki Uno, una fragil chica que pertenece al desconocido dúo musical de idols Magical Twin y que adora a Mohiro Mikage, uno de los integrantes del popular grupo de idol de chicos STAR☆RICE. Un buen día, su querido Mohiro va a ser secuestrado y Saki tiene la posibilidad de salvarlo, teniendo para ello que firmar el contrato de convertir en una magical girl, como hizo su madre. Saki duda pero su amor por Mohiro lo hará aceptar el contrato, convirtiéndose así en una magical girl… con cuerpo de chico.

Proyectos relacionados

Por favor, avísanos si encuentras un error en esta ficha (○ゝ▽・○)ヽ



Últimas noticias relacionadas


koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar
más nuevo más antiguo más votado
Bruno
Invitado

Vaya no me habia puesto al tanto sobre este anime, pero de la crisis si se desde hace un tiempo y espero que se pueda regularizar dicho problema, solamente queda esperar que no afecte a la producción de animé que siempre ha tenido cierto nivel en algunos casos más que otros del montón, pero las buenas y grandes series nos seguirán llegando, a mi en lo personal no me molesta que le bajen un poco la calidad de animación y la mejoren para las versiones Blu-Ray sería una alternativa, tampoco tengo ninguna objeción por el 3DG con que sea buena me conformo.
Pd: cuando escribiste Korea lo hiciste con la letra “C ” en vez de K, a cualquiera se le puede pasar.
Saludos y sigue con estos post.

Divsluck
Invitado

Realmente es correcto, se escribe como Corea en español. Es lo mismo que ocurre con la capital japonesa que en español es Tokio pero estamos acostumbrados a llamarla Tokyo por el nombre nativo.

jeancito
Invitado

para mi el anime ya paso su mejor Epoca solo hay pocas serie que merecen la pena… el 99% pasan sin pena ni gloria… ahora no metes animes LGBT… para llamar la atencion de une peque pero toxica comunidad… relamente yo deje de ver animes… por esos motivos… por lo general solo veo mangas de deporte y de vez en cuando onepiece…

Addamelech
Invitado

Quizás la solución sea disminuir la duración de los episodios a 15 minutos.

Hay un vídeo que está marginalmente relacionado a este tema
https://www.youtube.com/watch?v=GHGAgE19NFE

yalitza
Invitado

la verdad es un manga muy bueno me muero de la risa a la vez me conmueve ojala siga asi con estos tipos de anime