koi-nya logo
El terreno portátil para la franquicia Dragon Quest es una nueva forma de reenganchar a viejos jugadores y atraer a nuevos amantes del género RPG a sus excelente aventuras. A lo largo de los últimos años, Square Enix ha ido trayendo a la actualidad las clásicas aventuras producidas por Yuji Horii e incorporando pequeños añadidos para incentivar su lanzamiento en móviles […] 2017-12-26T17:54:39+00:00 , , , , , , , ,
Una excusa para revisitar el clásico de PlayStation 2 en Nintendo 3DS.

Dragon Quest VIII y su renovación en el terreno portátil

dragon quest viii koinya

El terreno portátil para la franquicia Dragon Quest es una nueva forma de reenganchar a viejos jugadores y atraer a nuevos amantes del género RPG a sus excelente aventuras. A lo largo de los últimos años, Square Enix ha ido trayendo a la actualidad las clásicas aventuras producidas por Yuji Horii e incorporando pequeños añadidos para incentivar su lanzamiento en móviles y las portátiles de Nintendo.

Dragon Quest VIII: El periplo del Rey Maldito es uno de los ejemplos más recientes y mejor llevados desde esta perspectiva, tras convertirse en uno de los JRPG mejor valorados de PlayStation 2. Una de las ventajas del avance tecnológico de las portátiles de hoy en día es poder disfrutar de estos clásicos atemporales del videojuego en una plataforma más cómoda y flexible que una sobremesa. Títulos como Dragon Quest VIII, más allá de los añadidos disponibles en dispositivos móviles y en Nintendo 3DS, pueden ofrecer una nueva visión de su universo gracias a las características de estas consolas.

Muchos usuarios disfrutan más de esta clase de RPG desde su cama o en el tren, gracias a la posibilidad de poner la consola en reposo y continuar la partida en cualquier momento. Puede parecer algo realmente banal o sin mucho impacto a la hora de disfrutar de la propia experiencia y, sin embargo, las empresas saben de primera mano que muchos de los usuarios actuales pasan más tiempo viajando y alejados de las consolas de sobremesa. Las nuevas generaciones viven con un móvil en sus manos y no han tenido la oportunidad de disfrutar de estos títulos "clásicos" debido a las limitaciones del sector a la hora de conservar u ofertar estos títulos de forma accesible.

El paso de Dragon Quest VIII a móviles y portátiles nos sigue ofreciendo prácticamente el mismo juego base que ya analizamos para PlayStation 2 hace unos años. Sin embargo, la versión para Nintendo 3DS añade ciertas novedades a destacar y que nos hacen la vida más fácil a la hora de disfrutar de este extenso RPG.

En primer lugar, los encuentros aleatorios del título original, prácticamente erradicados de los JRPG actuales o modificados para hacerlos más placenteros, han desaparecido y podremos ver las siluetas de los enemigos. Es un cambio especialmente agradecido si necesitamos visitar una zona con enemigos de bajo nivel o simplemente queremos llegar a otra zona rápidamente. Es curioso como el paso de las generaciones ha hecho que los RPG, en general, hayan buscado facilitar a los usuarios la exploración y dejen de lado este tipo de mecánicas que suelen entorpecer un desarrollo fluido.  Este cambio también se ve apoyado en la reciente tendencia por parte de la empresa de añadir opciones para acelerar los combates y hacer menos engorrosos los enfrentamientos contra enemigos débiles o, por simplemente, avanzar más rápido.

En cuanto a las novedades y cambios importantes en la jugabilidad, tenemos a dos personajes -Morrie y Rubí- que ofrecerán nuevas posibilidades a nuestro grupo a nivel de combate, añadiendo pequeñas variaciones a aquellos personajes ya disponibles en el juego original. Además, en el caso de Morrie, deberemos superar un gran reto para poder desbloquearlo. Al resto de personajes también se les han realizado varios ajustes para facilitar su desarrollo y hacerlos más versátiles, algo que había sido criticado en la entrega original como es el caso de Angelo, por ejemplo.

También, dentro de las novedades de contenido, tenemos dos nuevas mazmorras: una de ellas presenta una pequeña trama en torno a uno de los personajes secundarios del juego y la otra, en cambio, nos hará sufrir con renovados enfrentamientos contra los jefes finales del juego y varias sorpresas. Por último, contamos con un modo Foto y una serie de misiones para aprovechar este nuevo añadido que, a pesar de ser considerado como un apartado secundario, también muestra su potencial dentro del universo de este título.

La portabilidad, a pesar de sus mencionadas ventajas, tiene ciertos inconvenientes y, a nivel gráfico, Dragon Quest VIII sufre importantes recortes debido al hardware de Nintendo 3DS: popping, distancia de dibujado muy reducida o la falta de elementos en pantalla son los detalles más sacrificados. No obstante, su cuidado apartado artístico, unos modelados impecables y los diseños de Akira Toriyama siguen salvando la papeleta. Otra de las partes que se ve afectada por estas limitaciones es la musical*, donde la banda sonora orquestada no ha llegado a 3DS y debemos que conformarnos con su versión MIDI.

El lanzamiento de un gran JRPG en portátiles siempre es de agradecer, en especial cuando nos encontramos ante uno de los mejores títulos del género. Poder disfrutar de Dragon Quest VIII en cualquier parte y con sus todos estos añadidos a nivel de personajes, historia y mecánicas, es una buena excusa para revisitar uno de los mejores títulos de la era de los 128 bits

Artículo escrito para Nintendo

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.

(ドラゴンクエストVIII 空と海と大地と呪われし姫君)
Twittear esta página

Sobre esta franquicia

Octava entrega de la franquicia Dragon Quest lanzada originalmente para PlayStation 2 que contará con una reedición para Nintendo 3DS.

Sinopsis

El mudo protagonista del juego viaja en una carreta junto a un bandido, Yangus; un goblin de exquisitos modales, Trode; y una yegua de singular belleza, Medea. Pero nunca se debe juzgar un libro por su portada, puesto que Trode es en realidad es el rey de Trodain, y Medea es la princesa. Ambos, al igual que el resto de habitantes del castillo real, cayeron víctima de la maldición del infame bufón Dhoulmagus. Todos, salvo el protagonista.
Los cuatro, además de otros personajes que se unen al grupo posteriormente, persiguen sin descanso a Dhoulmagus para intentar deshacer la maldición sin saber que hay algo más en juego que un simple castillo y sus habitantes.

Proyectos relacionados

Por favor, avísanos si encuentras un error en esta ficha (○ゝ▽・○)ヽ




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.