Publicidad

Tomodachi Life & Miitopia: la vida real según Nintendo

Tomodachi Life-Miitopia

Desde el comienzo de la humanidad, el arte ha servido como vehículo para representar el día a día. En la prehistoria, los primeros seres humanos eligieron las paredes de las cuevas como soporte para plasmar escenas de caza. Varios miles de años después, los egipcios hicieron lo suyo con el papiro; los romanos con los mosaicos y frescos; y los griegos con la cerámica. Sin embargo, no es hasta el siglo XVII y el barroco, cuando este modo de representar la vida diaria empieza a ser más valorado y toma el nombre de arte costumbrista.

Gracias a las numerosas pinturas, libros y esculturas que han surgido a lo largo de estos más de cuatrocientos años y que han llegado hasta nuestros días, podemos saber cómo vivían estas gentes, sus costumbres cotidianas y también conocer cómo ha ido evolucionando nuestra sociedad.

Los videojuegos, siendo ya considerados por algunos como el “décimo arte”, no podían obviar este movimiento. Así, podemos considerarlos uno de los soportes que mejor representan el “arte costumbrista” en nuestros días. Franquicias como los Sims -más centrados en lo cotidiano- y otros como Civilizations -enfocados en la estrategia-, pueden volverse un medio más para analizar la sociedad y conocer los cambios por los que esta ha pasado a lo largo de los años.

Tomodachi Life & Miitopia son casos muy interesantes dentro de este género del videojuego. Ambos títulos de Nintendo buscan representar nuestra vida cotidiana desde dos perspectivas muy distintas. Tomodachi Life nos pone en una comunidad de vecinos llena de nuestros Miis: familiares, amigos, personajes famosos y otros, para convivir y transformar lo cotidiano en diversión.

Pronto los habitantes de esta comunidad comenzarán a conocerse, irán divirtiéndose juntos y desarrollarán todo tipo de actividades. Lejos de ser un cascarón vacío, estos Miis tendrán personalidades ajustadas a una serie de parámetros escogidos por nosotros e irán creando vínculos de todo tipo.

El caso de Tomodachi Life es especialmente curioso: no es un juego que busque representar la realidad como tal pero reúne a nuestros seres queridos -y no tan queridos- en un entorno en el que puedan relacionarse y conocer a personas que jamás se habrían encontrado en la vida real. Desde mi punto de vista, el secreto de Tomodachi Life residen en sorprender con las relaciones entre personajes y hacer que los sucesos del juego puedan transmitirse a la vida real. Tu mejor amigo y tu amiga de Alemania se han conocido y están trabando una relación amorosa en el juego, ¿por qué no contárselo a los protagonistas en la vida real?

Por otro lado, Miitopia resulta una clase de spin-off de Tomodachi Life, donde varios de nuestros Miis forman un pintoresco grupo en una aventura RPG. No deja de ser un juego muy sencillo a nivel de mecánicas, pero el humor, al igual que en Tomodachi, vuelve a tener un papel destacado. Ambos títulos no dejan de ser una especie de película interactiva para los usuarios, en la que nuestro poder de decisión no afecta especialmente a las partidas, aunque, sin duda, su valor reside en las situaciones que nos pueden ofrecer.  ¿Quién no dijo que irse de aventuras con tu padre, hermano y Mariano Rajoy no podía ser divertido?

miitopia

Muchas veces los usuarios y las propias compañías nos olvidamos del carácter social del arte y los videojuegos en general. No es necesario un multijugador con miles de niveles para desbloquear armas o skins de colores estrambóticos. El mero hecho de compartir experiencias y avances en un juego pueden ofrecer horas y horas de diversión por sí solas. Tomodachi Life y Miitopia son dos claros ejemplos de títulos que buscan llevar la vida real al juego y viceversa. ¿Cómo reaccionarían nuestros amigos si sus contrapartes en el juego comienzan a relacionarse de una forma especial? ¿Puede ser el juego un vehículo para estrechar vínculos mediante sus avatares?

La clave del éxito de esta fórmula es el sentido del humor inherente a la jugabilidad de ambas entregas. Los momentos ridículos o las situaciones imprevistas nos hacen sacar una pequeña carcajada y nos incitan a compartirlo con nuestros amigos. Muchos juego de hoy en día nos invitan a compartir nuestras experiencias en redes sociales: capturas, imágenes, vídeos, pero pocos de ellos nos motivan a hablar de las situaciones que vivimos o cómo se producen las interacciones entre ellos. La mayoría insisten en su carácter social gracias a todas las herramientas implementadas y asociadas a las distintas redes. No obstante, pocas de ellas dan valor a narrar nuestra travesía a lo largo de los juegos y a cómo nos hacen sentir.

Para muchos pueden ser detalles sin importancia, aunque muchos otros sí sabrán valorar la oportunidad de disfrutar del mero hecho de hablar de pequeños momentos o situaciones del día a día. Tomodachi Life trata de forma muy especial el día a día de las personas y juega con la expectativa del jugador. Porque, después de todo, los mejores momentos de la vida suelen presentarse sin avisar.

Artículo escrito para Nintendo



Publicidad

Publicidad


koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar la etiqueta spoiler. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ

Deja un comentario

avatar
más nuevo más antiguo más votado
Manu
Invitado

Prim muere en los juegos del hambre y en Shingeki No Kyojin resulta que la tía rubia que parece rusa tb es un titán e intenta matar a to dios.

Manu
Invitado

32

Jorge Luis Cabrera Rodriguez
Invitado
Jorge Luis Cabrera Rodriguez

a mi gustavan a mi incluzo me encantaban los jovenes titanes y las situaciones impocibles pero no en video juegos

Jorge Luis Cabrera Rodriguez
Invitado
Jorge Luis Cabrera Rodriguez

estava chido el anime de los jovenes titane verdad me encantan las situaciones dificiles y reales

Jorge Luis Cabrera Rodriguez
Invitado
Jorge Luis Cabrera Rodriguez

quisiera poder hacerme un bey soy deMEXICO

Jorge Luis Cabrera Rodriguez
Invitado
Jorge Luis Cabrera Rodriguez

Mensaje moderado por la administración por infringir nuestra política de comentarios.