Publicidad

Zombis, gore... ¡y colegialas!

Análisis: School Girl / Zombie Hunter (PS4)

analisis-School-Girl-Zombie-Hunter

De la mano de la distribuidora de títulos generalmente japoneses de corte anime Aksys Games en occidente y la irregular desarrolladora Tamsoft nos llega School Girl / Zombie Hunter, que se presenta como un shooter en tercera persona donde encarnaremos a un grupo de cinco colegialas que intentan sobrevivir a la inusual horda que ha atacado su instituto. Y si esto no suena ya lo suficientemente mal, agarraos que vienen curvas…

La trama se presenta en el mismo universo que la saga Onechanbara, por lo que una horda zombi en una pequeña ciudad y colegialas armadas hasta los dientes con armas de fuego para hacerles frente no es algo especialmente fuera de la lógica dentro de su universo diegético, así que no tenemos por qué cuestionarnos demasiado este hecho. Lo que sí habría que cuestionarse si el contenido del juego es suficiente como para satisfacer el precio completo que parece que va a costar finalmente.

Porque lo cierto es que aparte de misiones cooperativas online, el título solo ofrece la campaña y esta se divide en cinco capítulos con entre cinco y seis misiones por cada uno, sin contar cuatro misiones con minijuegos que se desbloquean al terminar cada capítulo. Este formato no sería un gran problema si no fuera porque cada misión, salvo las de proteger un objetivo o de supervivencia, que son de 3 minutos, tienen un límite de tiempo, generalmente de 10 minutos, rara vez de 15. Este límite de tiempo no solo nos grita constantemente que estamos jugando a un videojuego, por lo que todo atisbo de intentar adentrarnos en la trama se pierde, sino que añade un componente de ansiedad a algunas misiones, especialmente cuando hay que ir a algún lugar marcado en la pantalla pero unas… barreras… artificiales… ¿nos impiden el paso por el camino más rápido? ¿Eso es lo que se les ha ocurrido…?

En general, existe una cierta variedad en el tipo de objetivos en los que se centra cada misión, pero nunca encontraremos misiones con más de un objetivo o híbridas, que nos llevasen más tiempo. Siempre es “ve a este punto”, “mata tantos enemigos”, “protege la base”, “encuentra estos objetos”, etcétera y por tanto, una vez acabas, acabas la misión y la historia continúa. Sin necesidad de haber tenido que repetirlas, algunas misiones me he encontrado terminándolas en menos de un minuto…


Aunque la primera vez el juego nos obliga a pasarnos las misiones con un personaje determinado, una vez superada podremos repetirla en cualquier momento con cualquiera de ellas. Cada chica empieza con un tipo de arma determinada pero podremos cambiar su equipamiento por el que más nos guste antes de cada misión y esto es en parte bueno y en parte malo. Es bueno porque no tendremos que acostumbrarnos a ningún estilo de juego fuera de nuestra zona de confort una vez hayamos adaptado uno, pero es malo por todo lo demás. Al poder cambiar a gusto el equipamiento acabaremos viendo que utilizamos las mismas armas por inercia y al final los personajes dejan de ser entidades independientes con personalidad para convertirse en el avatar del jugador. Hay una historia donde interactúan entre ellas, sí. Pero el gameplay está diciéndonos que ninguna es única y que en realidad da igual a quién utilices, el resultado será el mismo y solo depende de ti. Quizás he sobreanalizado esto último. Quizás.

Cada uno de los personajes posee una habilidad especial, pero acabaremos viendo que la única realmente útil es la de Mayaya, que es una pasiva que nos marca automáticamente la ubicación de todos los objetos de interés en la misión. No hay realmente ningún aliciente para jugar con otro personaje que no sea el fanservice o que el propio juego te obligue por historia. Y realmente el fanservice tampoco porque puedes equipar a cualquier chica con cualquier atuendo que consigas durante las misiones, incluida la ropa interior.

Porque no nos olvidemos, School Girl / Zombie Hunter es un juego hecho por y para el fanservice, donde no solo las chicas ven sus ropas rasgadas por los golpes recibidos sino que además, en una mecánica adecuada para la ambientación del título, podremos quitarnos la ropa y lanzarla como cebo para atraer a los zombis a un punto. Porque, por supuesto, los zombis se ven atraídos por la ropa femenina. Y es más, a partir de cierto momento de la campaña, podremos incluso mandar a duchar a las chicas y utilizar la ropa interior usada como cebo más poderoso. Literalmente se registra el tiempo de juego con el que lleva cada chica su ropa interior sin ducharse. ¡Cuanto más tiempo haya llevado sus bragas puestas, más duración tendrá el cebo! Eso sí, con un mínimo de 10 minutos… ¡Hay que ahorrar agua! Hasta incluso podemos elegir el color de la sangre entre unos cuantos difere-… ¿esto es blanco?…


Otro de los puntos negativos de poder personalizar el equipamiento de cualquiera está relacionado con el sistema de armas del juego. Existen seis tipo de armas, pero al final solo dos son realmente útiles para cualquier situación y después de un par de veces no volveréis a sacar el rifle de francotirador, ya os lo adelanto. Luego cada arma nueva visualmente no es sino una skin de la principal, pero de distinto color dependiendo de la estadística que tenga superior. Es decir, puedes conseguir una SMG con más daño, un rifle de asalto con más capacidad del cargador, etcétera, o un arma con dos de estas estadísticas engordadas. El problema viene cuando la forma de conseguirlas es aleatoria. Los enemigos las van soltando de vez en cuando y nunca sabes qué te va a tocar hasta que termina la misión y recoges el botín.

Y puedes tener suerte. O puedes tener mucha suerte. Puede ser que te salga una escopeta con más daño y auto apuntado. Y os puedo asegurar que es el arma más poderosa del juego hasta puntos tan exagerados que no vas a necesitar otro arma en todo lo que te dure el juego, si no quieres. Bajo ninguna circunstancia.

Sobre los distintos enemigos, pues no hay mucho que decir. Existe una variedad aceptable de ellos, desde zombis básicos que apenas se mueven hasta gordos con machete pasando por bichos con doble torso que van por el suelo y señores que recorren los techos, dispuestos a zarandearnos con sus lenguas. El diseño de cada uno es bastante decente y en ocasiones aparecerán variantes de los mismos, que según el color de su aura, pueden explotar al morir o perseguirnos a toda velocidad. Algunos hasta nos dispararán. Su inteligencia artificial es muy pobre, su pathfinding, nefasto, a veces se quedan trabados en puertas o paredes, y muchas veces nos aparecerán en la cara y apenas nos darán tiempo a reaccionar para esquivar el primer golpe. También hay otros tipos de enemigos que intentarán cogernos por sorpresa: una especie de huevos por eclosionar que si nos acercamos mucho estallarán y nos harán bastante daño, pero si los vemos de lejos, son tremendamente vulnerables a un solo disparo.

Y hablando de la dificultad, se nos presentan dos modos, normal y difícil. Pero no es que podamos cambiar la dificultad en cualquier momento, son como dos campañas diferentes en el sentido de que aunque nos hayamos pasado la historia en un modo de dificultad, tendremos que empezar de cero si queremos jugar en el otro. Lo cual es una forma de doblar el tiempo de vida del título. En cuanto al gameplay, los controles son muy torpes, las animaciones no encajan bien entre una acción y otra y las hitboxes de los enemigos a veces no responden correctamente y aunque estemos disparándoles directamente no se registra y otros problemas no especialmente frecuentes pero que pueden ocasionarnos más de un disgusto o mala pasada inesperada cuando creíamos que estaba todo controlado.

La música no acompaña en absoluto y, especialmente en las cinemáticas, está completamente fuera de tono. Cinemáticas que se mueven en tiempo real, utilizando cámaras muy sosas y repetitivas y da la sensación de que cada plano está scriptado de forma independiente a pesar de formar la cinemática en su conjunto, por los cortes de cámara con fundido en negro constantes y las irregularidades de las físicas en cada uno. El juego, a pesar de ser gráficamente pobre, salvo por la iluminación en los modelados principales, corre a unos completamente inestables 60 fps, llegando a menos de 30 en momentos de mucha acción y en otras ocasiones hasta sufriendo cortes intermitentes sin motivo en ciertas habitaciones. Todo un espectáculo.

Honestamente, School Girl / Zombie Hunter peca de mucha falta de contenido, de personajes sin personalidad, demasiado estereotípicos y planos. De demasiado fácil o demasiado injusto en ocasiones, con picos de dificultad que dan la impresión de ser aleatorios. Con un gameplay que en algunas misiones llega a ser divertido pero que en general no es un viaje especialmente entretenido. Un sistema de armas completamente roto y esa sensación de película japonesa de Serie-Z que no sabe del todo si quiere ser graciosa o dramática y termina en una mezcla inconsistente de ambas cosas, donde al final ni te ríes ni te importa lo que le pase a nadie.

School Girl / Zombie Hunter
El fanservice no termina de salvar del suspenso a un título genérico de disparos con zombis que, aunque divertido en ocasiones, no consigue destacar en ninguno de sus apartados.
Título original: スクールガールゾンビハンター
Compañía: Tamsoft, Aksys Games, D3 PublisherPlataforma:PlayStation 4
Fecha de lanzamiento: 12/1/2017 (JP) 17/11/2017 (NA & EU)Género: Shooter en tercera persona
Director: -Compositor: -
Duración: 5-6 horasPolítica de análisis
Nota de los lectores: 3.3 ( 7 Votos )
School Girl / Zombie Hunter El fanservice no termina de salvar del suspenso a un título genérico de disparos con zombis que, aunque divertido en ocasiones, no consigue destacar en ninguno de sus apartados. 1 2 5



koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar las etiquetas <spoiler></spoiler>. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ
  • Juegazo.

  • Arch Farm

    Ahora mismo lo compro, cualquier titulo que haga arder a un normie ‘progre’, merece mi atención.

  • Sandy Raymond Batista Tavarez

    Muy interesante el análisis. Un juego que parece que es mejor mantener las distancias.

  • IMMACULATE CRYSTAL

    Una verdadera lastima, en los anuncios se veía un juego competente y divertido (no excelente pero cumplidor) pero ya se ve que la realidad ha sido otra así que mejor no malgastar el dinero.