Publicidad

No te mereces un Toblerone tan grande.

Análisis: Neo Yokio (Netflix)

analisis-neo-yokio

Karl Lagerfeld dijo que la vanidad es lo más saludable de la vida”, cita Kaz Kaan la primera vez que se enfrenta a un demonio en la serie. No sé si será cierto o no, pero me parece apropiado comenzar este artículo con esa frase por dos razones: la primera de ellas es que, irónicamente, si de algo no peca Neo Yokio es de orgullo o vanidad; la segunda es que la nueva apuesta original de Netflix puede interpretarse como una crítica al sistema capitalista en el que vivimos.

Pero tranquilos, porque esto y mucho más lo desarrollaré a continuación. De momento me gustaría invitaros a que os pongáis cómodos mientras os doy la bienvenida a la mejor ciudad del mundo.

Neo Yokio comienza con un vídeo propagandístico sobre lo genial que es Neo Yokio; no la serie, evidentemente, sino la ciudad que le da título. Esta breve introducción sirve para ponernos en situación y hablarnos un poco de la magistocracia, una élite de magos ricos que se dedican a eliminar demonios.

Precisamente nuestro protagonista, Kaz Kaan, es un magistócrata veinteañero sin muchas ganas de trabajar porque añora a su ex-novia. Por suerte, su tía Agatha y sus amigos se ocuparán de que Kaz vuelva a ponerse las pilas y viaje por Neo Yokio en busca de demonios, entre otras cosas sin sentido.

Gracias a este párrafo que acabáis de leer seguramente penséis que el planteamiento de Neo Yokio no es muy distinto al de cualquier anime de temporada o incluso al de un JRPG; pero la gracia de la serie reside precisamente en que es una parodia de todos los tópicos de anime habidos y por haber. Bueno, vale, no todos, pero sí muchos: Neo Yokio parodia al clásico protagonista de anime edgy y sobrado llevando ese topicazo hasta el absurdo. Para que os hagáis una idea, Kaz tiene su propia tumba e incluso va a visitarla y llevarse flores a sí mismo.

También tiene un mayordomo mecánico sospechosamente parecido a un Gundam, así que en este caso los mechas dejan de ser armas poderosas para convertirse en sirvientes de los ricos y, de paso, hacer las veces de método de transporte rápido. Tampoco podían faltar el rival listillo, que en este caso es Arcangelo, un rubio guaperas, o el uso y abuso de personajes con pelo de colores llamativos. Y, por supuesto, no están ausentes las referencias a anime concretos, como Ranma y alguna otra más que no diré para que la descubráis vosotros mismos.

Cuando empiezas a ver Neo Yokio te preguntas qué estás mirando. Luego pasas a reírte y comienzas a apreciar la serie de forma irónica. Cuando llegas a los últimos capítulos terminas aplaudiendo y reconociendo que Netflix, una vez más, ha vuelto a acertar. ¿Por qué? Habrá quien diga que Neo Yokio es un insulto al anime, pero para mí es justamente lo contrario: es un homenaje en clave de humor rebosante de imaginación. A mí me ha recordado a cuando vi Samurai Flamenco en 2014: al igual que esta, Neo Yokio es una de esas series tan malas que resultan ser geniales al final.

Porque, no nos engañemos, el argumento de Neo Yokio es simple y muchas veces los plot points no conducen a ninguna parte o los personajes averiguan cosas simplemente porque sí. Pero, al mismo tiempo, cuando en una serie un traje de color azul marino o una tableta de Toblerone se convierten en elementos necesarios para que la historia progrese, sabes que el ingenio del guionista es increíble; sobre todo porque no hay forma alguna de ver venir la mayoría de los giros de guion absurdos. Si algo no es Neo Yokio es predecible, desde luego. Tiene, en definitiva, ese je ne sais quoi que la hace irresistiblemente encantadora.

Al principio de este artículo dije que Neo Yokio no peca de vanidad y lo mantengo; creo que en ningún momento intenta ser seria y, por eso, no podéis verla esperando una obra maestra porque no lo es. Sin embargo, si la abordáis como entretenimiento para reíros un rato en una tarde aburrida, os encantará, os lo garantizo.

Otra cosa que caracteriza a Neo Yokio es la cantidad de lecturas posibles que no escaparán a los espectadores con ojo atento; por ejemplo, algo que me ha sorprendido gratamente es ver que la serie trata temas LGTB+ y de género mucho mejor que el grueso de las obras de ficción modernas. No es ninguna broma: hay una escena genial en la que Lexy, uno de los amigos de Kaz, le explica al protagonista (que se está comportando como un auténtico cretino) que el género no es algo binario, sino un espectro. Sólo dura un minuto escaso, pero admito que Neo Yokio es el último sitio en el que me esperaba ver un tema así de delicado tan bien explicado.

Y, como ya anticipé en la introducción, también hay una crítica muy evidente al capitalismo, porque no todo en Neo Yokio son memes de Toblerone, aunque lo parezca. Al principio veremos la ciudad a través de los ojos del protagonista que, como ya sabemos, es un aristócrata cuya única preocupación es estar el primero en el ranking de solteros (sí, hay una pantalla encima de un rascacielos con un ranking de solteros neoyokiotas). La suya es una vida acomodada, llena de lujos y ropa carísima de firmas famosas.

Kaz pasa sus días viendo partidos de tenis, jugando al hockey con sus amigos, posando para sesiones de fotos para el Martini Caprese, asistiendo a cenas de gala y cazando algún que otro demonio ocasionalmente. Pero la crítica contra ese estilo de vida no tardará en aparecer encarnada en el personaje de Helena Saint Tesoro, una bloguera de moda que, tras un percance con un demonio, pasa de vestir trajes de Chanel a transformarse en una hikikomori dejada que sólo lleva una bata de hospital y vendas. Helena deja atrás el mundo en el que se mueve Kaz y lanza constantemente frases lapidarias contra ese frívolo e hipócrita universo en el que el dinero y ser el más guay y mejor vestido lo son todo.

Pero la crítica no acaba ahí, pues Helena cuenta con un grupo de seguidoras que se hacen llamar helenistas que, tras su radical cambio de look, adoptan el mismo aspecto dejado con bata de hospital incluida que lleva ella. Creo que es importante ver eso como una crítica a lo frío y superficial que es en realidad el mundo de la moda. La ropa y nuestro estilo de vestir, que deberían formar parte de nuestra personalidad y ser únicos, terminan haciéndonos iguales porque al final copiamos al bloguero o la youtuber de turno que dicta qué es lo que se lleva o deja de llevar. En este sentido, desde luego, Neo Yokio me parece una obra brillante, pues ataca ese mundo desde dentro, ya que no paran de mencionarse marcas y nombres de diseñadores.

Además, una nueva crítica al capitalismo aparece al final, cuando los habitantes de los barrios humildes de Neo Yokio les tiran cosas a los ricos durante el Grand Prix. Y es que quizás Neo Yokio no es una ciudad tan perfecta como nos la pintaron en el anuncio.

He hecho varias lecturas interesantes de la serie y ahora me gustaría hablar un poco de algunos personajes secundarios que me han llamado la atención; el elenco de Neo Yokio en general es francamente tronchante, pues hasta los personajes menos relevantes resultan divertidísimos. Hay un grupo de colegas pelotas que siempre acompañan a Arcangelo y que van vestidos con chaqueta de traje y con pantalón corto; están a medias entre asistir a algo formal o pasar un día en la playa.

Y también tenemos el peculiar personaje del Recordador, que aparece en dos capítulos y que realmente no se sabe muy bien cuál es su función. Es una especie de juez que actúa como brazo de la ley cuando alguien perturba la paz de la ciudad, dedicándose a la busca y captura de terroristas y demás.

Por otro lado, la banda sonora está formada principalmente por piezas de música clásica o de inspiración clásica. Es curioso porque Neo Yokio inventa incluso un nuevo género musical llamado house gregoriano, mezcla de música house y cantos gregorianos, en otra de mis escenas favoritas de la serie.

Antes de escribir la conclusión y despedirme me gustaría mencionar también que la duración de Neo Yokio me parece totalmente acertada. Son sólo seis capítulos de unos 20 y pocos minutos pero en ese breve espacio le da tiempo a contar muchísimas cosas, como creo que ya se ha hecho patente en este análisis.

Es curioso cómo, antes de enfrentarme al papel en blanco, no sabía muy bien qué decir sobre Neo Yokio, aunque tenía algunas ideas. No obstante, fue sentarme frente al documento de Word y las palabras comenzaron a fluir de mis dedos como por arte de magia, mi teclado casi echaba humo; creo que eso forma parte de la maravilla que es escribir y que, ciertamente, viene dado también por la necesidad de explayarse sobre algo cuando no te ha dejado para nada indiferente.

Y, aun así, seguro que me habré dejado alguna que otra cosa en el tintero, como me pasa siempre. Es muy obvio a estas alturas, pero siento la necesidad de remarcarlo: Neo Yokio me ha gustado muchísimo, con sus pros y sus contras, mucho más que la mayoría de anime que he visto últimamente. Y por eso precisamente la recomiendo. No creo que sea brutalmente innovadora ni una joya, pero destaca lo suficiente como para tenerla muy en cuenta.

Quizás haya llegado la hora de desearos que la disfrutéis mientras saboreáis un delicioso Toblerone y escucháis un poco de house gregoriano. Yo, desde luego, ya lo tengo claro: Neo Yokio es la mejor ciudad del mundo. ¿O no lo es? Quién sabe.

Neo Yokio
Sátira del anime que se merece un Toblerone gigante y más, sobre todo si decidís verla sin tomárosla en serio.
Título original: Neo Yokio
Estudio de animación: Production I.G/ Studio DEEN/ Friends NightNúmero de episodios: 6
Fecha de emisión: 22/09/2017Género: Comedia, fantasía, sátira
Director: Ezra Koenig, Kazuhiro Furuhashi, Junji NishimuraCompositor: Jesse Novac
Política de análisis
Nota de los lectores: 1.4 ( 44 Votos )
Neo Yokio Sátira del anime que se merece un Toblerone gigante y más, sobre todo si decidís verla sin tomárosla en serio. 1 4 5



koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar las etiquetas <spoiler></spoiler>. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ
  • Lelouch93

    Creo que es la primera critica positiva que veo de esta serie xd.

    • Johan Liebhart

      Los hispanos por lo general al no ver este tipo de obras tendemos a tirarle mierda a todo lo diferente, en Youtube varios angloparlantes la han alabado bastante pero es por la sobrelectura que le dan como en este analisis ciertamente la serie aporta más por lo que genera fuera del ramo del anime en si, más que por la propia calidad de la obra, la cual es bastante discutible

      • Leonel Argueta

        Asquerosamente cierto! Y lo digo de esa forma porque los latinoamericanos no estamos acostumbrados a pensar en lo que hay detrás de la obra que estamos presenciando/espectando. Sus motivos, razones. Sino que lo queremos todo digerido, masticada, para que no tengamos que pensar nada. Y si hay que pensar o no viene de la forma que comenté, nos parece mala. De lo peor. Me recuerda mucho a evangelion, pero desde el otro punto de vista… Al final resulta que a todo el mundo le gustó, pero no tienen ni idea de la filosofía involucrada (o pseudo). Creen que se trató de una serie de mechas y ecchi más XD

        Esta review me parece muy acertada y sobria. Estoy muy de acuerdo.

        • SundaySummer

          La serie es mala, no solo lo dicen los usuarios de cualquier habla y país. En todas las páginas de critica (españolas, inglesas, americanas) le dan de 6 para abajo, de mediocre a suspenso. No hace falta hacer una sobrelectura de las obras que se sacan, y la propia obra es la que tiene que darte la necesidad de pensar si es lo que se quiere hacer. Esta serie es mala, y ya está. Se hace una sobrelectura a obras profundas que de verdad la merezcan; como tu bien dices y no erras, “Creen que se trató de una serie de ecchi y mecha más” y es así, y encima en una mala xD.

        • Leonel Argueta

          Mala sátira? No lo creo. Mejorable? Absolutamente. La viste esperando que fuera un Hamlet, pero es más una Comedia de los Errores. Si no comprendes eso, no tengo más que decir :)

        • SundaySummer

          “La viste esperando que fuera un Hamlet”, dejando de lado que estás prediciendo mis pretensiones al verla, un error garrafal, pues me metí en netflix y allí estaba y me puse a verla, no había visto ni su sinopsis ni que iba a salir, ni tenía más información que el nombre, así que no me esperaba nada, y eso es lo que me dio la serie, nada. La verdad no sé porque tantas vueltas. ¿La serie es mala? Sí. ¿Habrá gente a la que le guste? También. Pero como hay más personas que dicen que es mala y mediocre, que personas que dicen gustarle, la realidad es que es mala.

          Hay gente que dice en metacritic y imdb que es la mejor serie que vieron jamás. Para gustos, colores, al final lo que queda es la sensación general que es que la serie es mediocre, intente emitir el mensaje que sea, y de la forma que sea ( una sátira, una parodia, una ironía…)

          Saludos!

        • Leonel Argueta

          Espera… No la habías visto? Pues… Qué te puedo decir… Prestando tus palabras, creo que fue un error garrafal emitir un juicio sin haberla visto antes. Vamos, que la última vez que revisé, se criticaba algo después de verlo. Al menos acertaste en tus predicciones. Como consejo y para despedirme, no te quedes con lo que dice X o Y, para gustos, colores, como bien dices. Juzga por tu cuenta, que así te formarás un criterio. Si te quedas en los perjuicios, te perderás grandes cosas.
          Cuídate, saludos!

        • SundaySummer

          Perdona compañero, pero o yo no me he explicado bien, o tu has entendido lo que te ha dado la gana xD. Lo que decía, y creo que esta claro, es que cuando la vi (es decir que si la he visto), no esperaba nada de ella porque no sabía ni que se iba a emitir, entonces no tenía la expectativa de que fuera nada como tu me achacaste (dijiste que esperaba que fuera Hamlet). Después de verla opiné, que es mala. Después leí la critica, y el tono general es que es mediocre. Entonces no la recomiendo. Teniendo tantas series por ver ahí fuera, no recomiendo verse esta.

          Lo que no entiendo es lo que me intentas transmitir. Con mi primera respuesta intentaba opinar que al contrario de lo que tu piensas, la serie no tiene una sobre lectura que hace que se pueda recomendar, al menos no para mi. Y dijiste que los latinoamericanos en general siempre se quedan en la superficie y por eso la están criticando (cosa que tampoco comparto) porque no entiende su trasfondo satírico, tampoco estoy de acuerdo.

          Mi opinión es, sencillamente que esta obra es mediocre y aunque tenga cierto trasfondo se pierde el interés en conocerlo porque es mala y por ello pierde sentido que lo tenga, ya que la obra no invita a rascar más. Es más cuesta hasta acabarla. Por lo tanto:

          1. Sí la he visto, no opino por opinar.
          2. No estoy de acuerdo que cualquier obra con mensaje tenga que tener eso a su favor, todas tienen un mensaje, pero muchas no invitan a verlo.
          3. La obra, es mala, en eso estamos de acuerdo.

          Esta es mi opinión. Dejé de lado tu tono condescendiente de mi opinión porque en lo personal, no me importa, no te conozco, busco una buena discusión, no alguien que me de consejos sin conocerme o que me achaque tener perjuicios, con dos mensajes que hemos intercambiado…

        • Leonel Argueta

          Ahhh ya veo! Gracias por aclarar, estamos de acuerdo en algo al menos. Igual te dejo el consejo, que como dice el dicho, el que no toma consejos…

          Cuídate, adiós. :)

  • Regi Makise

    Usted merece un Toblerone gigante y un pase a la discoteca de House gregoriano

  • Adalid Jorge Callisaya Ramirez

    Me sorprendió que no hayas tocado el tema de la animación…..que creo es su principal punto flaco la paleta de colores pastel es mala, las expresiones faciales de los personajes son casi nulas, los fondos son sobrios y sin mucho esfuerzo.
    El otro punto flaco es que la serie al final no llega a ser nada ni una serie de acción ni una buena comedia….aunque eso es algo que varia dependiendo de la percepción de cada uno.
    El personaje de Kaz Kan no me genera ningún sentimiento en ningún momento llego a sentir amor/odio por el personaje es mas el único detalle que me agrada es el echo de que tenga su tumba…..durante 6 caps espere la aparicion de algun antagonista.

    • Clara [Toblerone] 🍫

      Hola, aquí la autora del artículo :). Sí, podría haber hablado de la animación, pero creo que eso lo hace cualquiera en un análisis de anime/series animadas en general. A mí me interesaba más centrarme en otros aspectos que suelen tratarse menos, como las posibles lecturas que tiene la serie, y eso es lo que he hecho. No quería explayarme demasiado y dar lugar a un análisis muy extenso y por eso he dado prioridad a otros temas que me parecían más interesantes que la animación, la verdad.
      A mí sí que me gusta Kaz, pero porque lo veo como parodia/sátira del típico prota de anime. No empatizo con él, pero me gusta en ese sentido.

    • Den

      Neo Yokio no necesita un antagonista, porque ese rol lo refleja los demonios internos que sufre Kaz como magistócrata. Por eso es que la serie no es de acción, porque si bien hay escenas de batallas, el foco principal es quién Kaz y si sigue siéndolo cuando todo lo frívolo de la ciudad (reflejado en el capitalismo) se desvanezca. Igual no dejo de pensar que, medio a propósito y medio en broma, la serie es la autobiografía de Jaden Smith, ya que como Kaz ambos tienen roles de peso en sus respectivas realidades (el primero como actor y el segundo como mago), vienen de familias prestigiosas (Jaden es hijo de Will Smith, mientras que Kaz viene de un linaje de magos) y son chicos que vienen moldeados bajo las frivolidades del capitalismo y la posmodernidad, por lo que nunca encontrarán su espacio deseado sin que medios externos lo acorralen y limiten sus sueños.

      En cuanto a la animación va de la mano de lo que comento. Una serie como Neo Yokio no necesita contar con gráficos de punta cuando su foco principal es la psiquis de Kaz (y de la sociedad de Neo Yokio en general) y lo absurdo de su humor. Toma por ejemplo Bojack Horseman (también de Netflix) que teniendo una animación regular logra contar una gran historia.

      • Adalid Jorge Callisaya Ramirez

        Todo lo contrario, al ser una serie con carga “filosofica/critica social” es por lo que su animacion debio destacar….peliculas como Akira, Gosth in the Shell, Paprika el mismo Bojack Horseman juegan mucho con la paleta de colores, los fondos y los rostros……el no mostrar nada no transmite nada….su historia no es lo suficientemente fuerte para que se sostenga sola eso se ve cuando hacen que uno tenga imaginarse un monton de situaciones que la justifiquen.

  • José Castillo

    Ni aun si la voy a ver.

  • Johan Liebhart

    Buen análisis, aunque hagas una sobrelectura a una obra que por lo menos YO, no veo necesaria hacer, es bueno ver un análisis centrado en aspectos diferentes a los habituales y se agradece.
    Yo vi la serie en dos dias, mi idea original era hacerlo en una noche pero juro que no lo soporte, me aburrió mucho y no solo eso, no podía dejar de pensar en que agarraron todos los clichés del animes nipones y la comedia más tonta de los animes americanos combinado con un poco de critica o intento de critica social a la sociedad capitalista no muy bien lograda y salió Neo Yokio. Si bien, considero a la serie como mala de lleno, la veo como la primera de muchas colaboraciones entre Japón y EEUU, hay mucho por mejorar sobre todo en la animación que la note DEMASIADO limitada, aunque no se porque me sorprende si la animo DEEN (y sabemos todo lo que eso conlleva), sinceramente en muchas escenas de comedia añoraba un poco más de expresión en los personajes, y no sé si esto ya es gusto personal pero la banda sonora sentí que no acompaño en absoluto.
    Para mi este nuevo anime lo considero un 4/10, potencial desperdiciado pero que abre una puerta a una concepción y creación de nuevos animes con un estilo diferente al que estamos acostumbrados.

  • SundaySummer

    Cuando vi el primer episodio, pensé “caca de serie”, creo que hacer este sobre-análisis (muy bien hecho), es una perdida de tiempo, al final lo que importa es si es artística, trasmite algo y entretiene, y Neo Yokio no lo hace. Nota: SUSPENSO. No recomendada.

    • Anime Was a Mistake

      A mi me entretuvo y tiene un gran mensaje nihilista y critica hacia la clase alta y consumista. No es mi culpa si no te gusta o si no la entendiste. Claro que no es recomendable para todo el mundo, porque como tu muchos no la entenderán ni sabrán apreciar. Ve a ver nenas moe o tu mierda shonen a otra parte.

  • Le das demasiado crédito a esa basura. Como parodia no es graciosa, sus problemas técnicos son tan altos que llegan al cielo, empezando porque las voces parecen montadas a lo bestia sobre las imágenes.

  • Anime Was a Mistake

    Netflix saca demasiado buen anime, pasa que las viudas de crunchyroll o tu típico otaku con mentalidad mediocre no las aprecia. Prefieren ver nenas moe bailando o culos y tetas.
    Neo yokio es genial lastima que no la puedan apreciar los típicos otakus.