Splatoon con cierto exceso diametral.

Análisis: Senran Kagura: Peach Beach Splash (PS4)

analisis-Senran Kagura Peach Beach Splash

Tras los eventos acaecidos en Estival Versus, nuestras chicas shinobi favoritas se encuentran en una situación extraña para ellas, no hay ningún enemigo al que enfrentarse. Lo agradecen, pero al mismo tiempo, Yomi se muestra contrariada. Jugar y pasarlo bien es genial pero ¿no lo pasan mejor con un poco de acción? Es entonces cuando tanto ella y sus compañeras como el resto de grupos de chicas de las diferentes escuelas y organizaciones shinobi reciben una invitación a través de una carta atada a una flecha. Una invitación que no pueden negarse a aceptar porque irremediablemente son transportadas a una isla, previo cambio de ropa a unos trajes de baño genéricos. Aquí se encuentran con que deben jugar al torneo Peach Beach Splash. Una competición para todas las shinobi a través de unos play-offs mediante partidas de pistolas de agua, rociando a sus enemigos hasta… mojarlos y… bueno, mojarlos. Así comienza la trama de este título.

Desarrollado nuevamente por Tamsoft, esta vez nos encontramos ante un Senran Kagura peculiar, puesto que no se trata de un beat-em-up sino de un shooter en tercera persona pero aunque la mona se vista de seda, pues mona se queda. Y en este caso aunque el cambio de género sea suficiente para diferenciarle del resto de títulos de la saga en la forma de jugar, no lo consigue así su estructura. Puesto que, salvo un par de modos de juego, el resto del contenido está plagado de misiones cuyo único objetivo es “derrota a todos los enemigos”, y nos invaden hordas de tipos de enemigos diferentes que tenemos que eliminar rociándolos con agua. Con respecto a los otros dos títulos de la misma línea temporal alternativa de spin-offs de Senran Kagura, es decir, Shinovi Versus y Estival Versus, cambia la forma de derrotarlos, pero no así los objetivos propuestos.

Y esto se repite incansablemente durante la mayoría de los 55 escenarios que nos ofrece la trama principal y también en las múltiples subtramas de otro de los modos de juego. Otras misiones sí consisten en derrotar a un equipo rival del mismo número de integrantes y el resto, van de apagar fuegos. Tal cual suena. Los otros dos modos de juego donde ofrecen algo diferente son el V-Road Challenge y el modo multijugador. El V-Road Challenge presenta partidas de 5v5 contra la IA divididas en 4 torneos diferentes a cada cual más difícil que consisten en realizar el mayor número de eliminaciones antes de que se acabe el tiempo. Es como el modo que nos introduce al multijugador, cuya esencia es la misma, aunque este último dispone de variantes a lo capturar la bandera, o la ropa interior, en este caso.

La trama es sencilla, simplona y cumple para lo que viene a ser la premisa del videojuego. Nunca se toma a sí misma en serio, como es habitual, y mantiene un humor constante que a veces funciona y otras veces no, probablemente por diferencias culturales. Peca de sufrir disonancia ludonarrativa imposible de obviar en ciertas partes de la historia, donde en esta nos cuenta que está ocurriendo algo mientras que al tomar los mandos seguimos teniendo como objetivo derrotar a todos los enemigos y ya. Incluso a veces simplemente no hay ningún tipo de excusa para el gameplay, simplemente hay que continuar con el torneo pase lo que pase. Parece que la historia está sacada con pinzas y pegada de cualquier manera, al menos hasta llegar a la parte final, donde hay algo más de cohesión.


Pero ¿quién va a jugar a un Senran Kagura por su trama? Las opciones que nos presenta Peach Beach Splash respecto a la personalización de sus personajes es tan abierta y tremenda como en Estival Versus, existiendo una “Dressing Room” donde puedes cambiar de ropa, lencería, añadir accesorios, cambiar el pelo, colores, etcétera, a todas las chicas jugables sin ningún tipo de pega o restricción. Regresa el modo “Diorama”, para hacer fotos con las poses y situaciones que nos apetezcan y la opción “Intimacy”, donde podemos mojar la ropa a la chica que queramos, toquetearla e incluso besarla. Todo un avance tecnológico en el sector. También vuelve la tienda de Ayame, donde ahora podremos cambiarla por cualquiera de las demás, comprar ropa, accesorios, pelos, cartas, etcétera.

Ahora vamos a lo de las cartas, pero primero hablemos un poco de cómo se siente jugar. De si es divertido o no. De si merece la pena realmente comprarlo más allá de por tener un, como dicen en inglés, “eye candy” con tantas chicas diferentes en bikini mojándose entre ellas. Y sí, el juego es divertido. Disparar y ver cómo los enemigos caen poco a poco es satisfactorio. Movernos rápidamente por el escenario utilizando el jetpack acuático o el propulsor es satisfactorio. Además, para aquellos cuyo apuntado con un stick se asemeja al de una ameba reptando, como yo, no os preocupéis, disponemos de un botón para activar el apuntado automático o desactivarlo a placer, que, sinceramente, hasta pareciera que está pensado para jugar siempre con autoaim activado.

Ahora bien, el resto de mecánicas… Recargar el arma de agua se siente vacío y hay armas que incluso subidas de nivel se tienen que recargar demasiado a menudo y el segundo que pasa entre que dejas de disparar y el personaje empieza a recargar a pesar de que ya le has dado al botón se siente torpe. Aunque para torpe, el ataque a melee. Todas las chicas tienen un ataque a melee, característico según sus poderes de shinobi. Pero es muy difícil dar con él, no ganas nada extra por utilizarlo y la animación parece que tarda demasiado tiempo. Igual que cuando te dan un golpe que te desestabiliza. La animación dura demasiado. También, cuando tumbas a un enemigo, puedes entrar en el modo “Squirmy Finish” y acabar con ella humillándola lanzándole agua hasta sacarle una pieza del bikini, lo cual tampoco aporta nada salvo la visión de ello. Tremendo.

Además, puedes entrar en un modo donde no necesitas recargar si tus compañeras te mojan lo suficiente, pero la IA aliada no suele hacerlo y en el modo para un jugador queda como un invitado poco común. Añado que, en líneas generales, especialmente al principio, en ocasiones podremos llegar a no entender bien qué está ocurriendo con tantos efectos y partículas en pantalla, y las caídas de frames durante esos momentos, si bien nos llegamos a acostumbrar rápidamente, no ayudan a clarificar la situación.


El título presenta un sistema de cartas semejante a algunos juegos de móvil, con diferentes rarezas, desde Normales hasta Ultra Raras y cada vez que completemos una misión nos darán un sobre conteniendo un cierto número de ellas. Si no nos salen repetidas, se nos añadirán al inventario global y podremos crear mazos que equiparemos a las diferentes chicas. Estas cartas se traducen en el gameplay como diferentes habilidades especiales. Según la chica de la que sea la carta, la habilidad será de un tipo o de otro y cuanta mayor sea la rareza de la carta, más poderosa será la habilidad. Si nos salen cartas repetidas, se nos añadirán al contador de cartas desechables, que utilizaremos única y exclusivamente para subir de nivel a los personajes, aumentando sus puntos de vida, a las armas, aumentando sus estadísticas o a las propias cartas equipadas, aumentando la eficacia de las habilidades.

Esto supone un problema de base en todo el juego y es que para tener las mejores cartas o para simplemente subir de nivel, hay que farmear. Esto es, completar la misma misión una y otra vez para obtener cada vez más y más cartas, para que la probabilidad de que salgan cartas repetidas aumente, según la rareza de estas cartas desechables ganaremos más experiencia por carta, etcétera. Siempre tenemos la opción de comprar sobres en la tienda de Ayame, pero cada sobre cuesta 1000 monedas y nos dan entre 500 y 700 por misión completada en el nivel máximo de dificultad.

Por si fuera poco, los mazos son de 9 cartas, de las cuales solo nos aparecen hasta un máximo de 3 durante la partida, que van cambiando aleatoriamente por otras del mazo equipado según las vayamos utilizando. Es un sistema terrible que podía haberse simplificado muchísimo y beneficiaría tremendamente a la experiencia de juego.


En otras entregas de Senran Kagura, cada personaje tenía un set de movimientos diferente. Hasta único, diría yo. Las chicas eran fácilmente diferenciables debido a esto. Esta vez… las diferencias jugables se encuentran en el arma que utilicemos y no en el personaje que llevemos. No existen las transformaciones en este juego, porque las reglas del torneo dictaminan que solo se pueden usar armas que disparan agua, por tanto tampoco hay diferencia en esto. Es más, tanto en las escenas dibujadas y de vídeo como en la campaña publicitaria, todas las chicas llevan bikini o traje de baño blanco, genérico. Esto contribuye a que tampoco exista esa diferencia visual a priori. Claro que le podemos cambiar la ropa a placer a cualquiera de ellas, pero la imagen “oficial”, por así decirlo, es esta. Y aun así, el trabajo de las voces, el poder personalizar a placer y los característicos personajes que lleva años trabajando la franquicia, a pesar de todo, contribuyen a lograr una diferenciación clara entre las diferentes chicas, que en este título alcanzan el increíble número de 33, sin contar personajes DLC, así que chapó por esa parte.

Por último, pasando a la dificultad… tiene picos un poco extraños, porque a veces te encuentras misiones demasiado fáciles con la trama ya avanzada y otras veces, misiones demasiado difíciles al poco de comenzar un arco. Existen ciertos enemigos que son torretas desplegables de distintos tipos que, aunque no se mueven de su sitio, su poder destructivo roza lo injusto, cuando en el nivel de dificultad más alto pueden acabar con nosotros de un golpe si nuestro personaje no está subido de nivel y en ocasiones nos pueden hacer spawn en la cara, dejándonos sin opción a reaccionar…


Senran Kagura: Peach Beach Splash es un… Senran Kagura, con todo lo que ello conlleva, quizás subiendo un nivel más de perversión debido a su naturaleza. Los fans van a disfrutarlo pero los no tan fans pueden llegar a llevarse una sorpresa no especialmente agradable si buscaban una experiencia distinta a otros títulos de la saga. Y no hace falta decir que muchas personas podrían sentirse incómodas jugándolo.

Es otro género y es otra forma de jugar a Senran Kagura, pero al fin y al cabo las diferencias al final no son tantas como cabría esperar de un cambio así y el gameplay es torpe y vacío de profundidad. No sabría decir si merece la pena dedicar tanto tiempo al farmeo de cartas para aumentar de nivel y tomarse en serio el multijugador…

Senran Kagura: Peach Beach Splash
Senran Kagura nunca deja indiferente y este no es ni muchísimo menos el caso opuesto. Serían dos estrellas y media para mí si no fuera por su empeño en el gusto a los detalles.
Título original:
Compañía:Marvelous y TamsoftPlataforma: PlayStation 4, PlayStation Vita (JP)
Fecha de lanzamiento: 22/09/2017Género:Shooter en tercera persona
Director: Kenichiro TakakiCompositor:
Duración: 20-25 horasPolítica de análisis
Nota de los lectores: 3.6 ( 7 Votos )
Senran Kagura: Peach Beach Splash Senran Kagura nunca deja indiferente y este no es ni muchísimo menos el caso opuesto. Serían dos estrellas y media para mí si no fuera por su empeño en el gusto a los detalles. 1 3 5
(閃乱カグラ PEACH BEACH SPLASH)
Twittear esta página

Sobre esta franquicia

Nuevo videojuego de la saga Senran Kagura para PS4 que salió en marzo de 2017 en Japón y en verano del mismo año en Norteamérica y Europa.

Sinopsis

Dicen que cuando algo funciona no lo toques, así que este nuevo juego de Senran Kagura continúa lo que hacían sus predecesores, ¡pero esta vez en bikini!

Proyectos relacionados

Por favor, avísanos si encuentras un error en esta ficha (○ゝ▽・○)ヽ



Últimas noticias relacionadas

Senran Kagura Peach Beach Splash añade personajes de Valkyrie Drive como DLC 1
Senran Kagura Peach Beach Splash muestra dos nuevos tráileres 1
lanzamientos_septiembre_2017

koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar las etiquetas <spoiler></spoiler>. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ
  • Pablo Gorrión LA

    “Pero ¿quién va a jugar a un Senran Kagura por su trama?”
    Resumiendo todo con eso, tienes cualquier juego de senran kagura, este mas aun, yo lo tenia reservado y estoy viciado a las ranked online (que si, es repetitivo pero oye, desnudar chicas con pistolas de agua y que te desnuden no me disgusta).
    El hecho de tenerlo ahí para cuando este harto de morir en dark souls y poder desestresarme un rato es suficiente 😆

    • La frase esa la puse un poco para dar paso a la otra parte del análisis pero reconozco que he tenido cierta razón ahí haha. La verdad es que sí, para pasar el rato y desestresarse puede estar bien =)

  • José Castillo

    Sé que mi pregunta no tiene que ver nada con este juego, pido disculpa, pero aquí va ¿tienen pensado hacer un análisis de Muv-Luv alternative? se extraña (bueno yo XD), los análisis de novela visuales, qué muchas persona no conocía el género o la VN y nos animaban a jugar.

    Unos de los motivo, de cómo llegue a conocer la web fue por el análisis de LB que me enamoro, me animo a jugarlo y joder no me arrepiento, unos de mi juegos favoritos (mi VN n1, hasta el momento), también salió reciente mente Subarashiki Hibi ~Furenzoku Sonzai y varios.

    Claro la página me sigue gustando bastante, junto con Blogiswar, son mis dos favoritas.