Publicidad

El segundo DLC de Nioh vuelve a ofrecer un desafío a la altura.

Análisis Nioh: Honor Sublevado (PS4)

Analisis-Nioh-Honor Sublevado

Nioh sigue haciéndose grande gracias a  su contenido descargable, y esta vez le toca a la segunda expansión: Honor Sublevado. Se trata de una continuación directa del primer DLC: El Dragón del Norte, que a su vez es una continuación directa de la historia principal del juego. Lo que os encontraréis en esta nueva aventura no tiene mucho misterio: nuevas armas, nuevos enemigos, nuevos espíritus guardianes y nuevas misiones.

Tras derrotar a Date Masamune, ahora convertido en nuestro aliado, Hattori Hanzo pide de nuevo ayuda a William para evitar el desastre de turno. Esta vez nos ubicamos en el asalto al castillo de Osaka, donde tendremos que frustrar los planes del histórico samurái Yukimura Sanada, acompañado por el ninja Sasuke Sarutobi y con Lady Maria entre las sombras intentando convencerle de que use las Piedras Espirituales en la batalla. Personalmente la trama del Dragón del Norte me gustó más y me parece más interesante, pero también es cierto que fue el DLC que sentó las bases de la nueva historia y presentó el nuevo antagonista: Lady Maria. Esta expansión, sin embargo, parece servir más como puente hacia el tercer y último contenido descargable, donde concluirán los planes de la española.

Tenemos dos misiones principales y cinco secundarias, que sabe a poco pero se compensa reglándonos unos niveles con un diseño magnífico, en especial el asalto al castillo de Osaka en la primera misión principal, donde tendremos que avanzar usando coberturas para evitar descargas de flechas, o bien usarlas a nuestro favor. De nuevo nos enfrentaremos con jefes que nos harán sudar de lo lindo. Y es que Honor Sublevado sube el nivel de dificultad respecto a El Dragón del Norte, por lo que más os vale ir preparados -a mí me ha costado-. Hablando de dificultad, este DLC añade una nueva senda, que hará que podamos completar la aventura de una forma aún más desafiante, solo apto para jugadores a los que les guste sufrir.

Como era de esperar, Honor Sublevado añade un nuevo arma: las tonfas, muy útiles para contener la ofensiva de los enemigos gracias a ataques rápidos y sucesivos que consumen poco Ki. A mí me han encantado, y junto a la odachi del primer DLC suponen dos añadidos geniales. Respecto a lo demás, nada especialmente destacable: nuevas armaduras, nuevos espíritus guardianes y nuevos enemigos. De nuevo encontramos una variedad de enemigos algo escasa, lo cual fue lo que más me molestó de la primera expansión. También hay que tener en cuenta que se trata de una nueva historia dividida en tres partes a precio muy económico, por lo que el valor de cada DLC tiene sentido en conjunto. Aún así, es un aspecto en el que podrían haber puesto más empeño, ya que Nioh no destaca especialmente por su catálogo de enemigos.

Honor Sublevado es el nexo que une el detonante y el desenlace de una nueva trama. Ofrece una buena cantidad de contenido si tenemos en cuenta su precio (9.99€), y apuesta por algo de variedad en los escenarios, lo cual es algo que los fans de Nioh reclaman a pesar del buen diseño de niveles en general del juego. Quizás no impacte tanto como El Dragón del Norte y su trama se quede en algo más anecdótico, pero es indispensable si quieres vivir esta nueva aventura y si sigues disfrutando de Nioh como el primer día.




koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar las etiquetas <spoiler></spoiler>. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ