koi-nya logo
“Ahora eres mi asesino de dioses personal. No eres más que una marioneta… mi marioneta. Sólo para que lo sepas, la obediencia no es opcional”. Con estas palabras comienza la aventura de Nanashi, un cazador de demonios y asesino de dioses al servicio de Dagda, en Shin Megami Tensei IV: Apocalypse. Han pasado más de dos años desde que jugué […] 2017-01-24T19:50:29+00:00 , , , , , , ,
Bienvenidos a La Catedral de las Sombras, donde se reúnen los demonios

Análisis: Shin Megami Tensei IV: Apocalypse (Nintendo 3DS)

analisis-shin-megami-tensei-iv

“Ahora eres mi asesino de dioses personal. No eres más que una marioneta… mi marioneta. Sólo para que lo sepas, la obediencia no es opcional”. Con estas palabras comienza la aventura de Nanashi, un cazador de demonios y asesino de dioses al servicio de Dagda, en Shin Megami Tensei IV: Apocalypse.

Han pasado más de dos años desde que jugué a Shin Megami Tensei IV. Jugarlo fue casi un sueño hecho realidad porque los europeos habíamos tenido que esperar más de un año desde su lanzamiento en Japón y ya habíamos perdido la esperanza casi por completo. No obstante, con Apocalypse la espera ha sido mucho más breve gracias a Deep Silver y, además, en esta ocasión también contamos con la opción de comprar el juego en formato físico; eso sí, en perfecto inglés, como siempre.

Aunque en principio Apocalypse estaría planteado como una secuela de IV, la realidad es que se trata más bien de una historia alternativa ubicada en plena ruta neutral (la que se considera canónica) de Shin Megami Tensei IV; por lo tanto, es obligatorio haber jugado a IV antes y también es recomendable haberse pasado la ruta neutral si queremos comprender lo que está sucediendo. Creo que se sobreentiende, pero quien avisa no es traidor, así que lo dejaré claro desde el principio: este análisis contiene spoilers de Shin Megami Tensei IV (pero no de Apocalypse, como es lógico). Navegad por estos párrafos con la debida precaución si no habéis jugado al primer juego y, sobre todo, preparaos para adentraros en el Tokio apocalíptico de Shin Megami Tensei IV: Apocalypse. Como dijo Dante en La divina comedia, “Oh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza”.

Ficha técnica y valoración

Título original:Shin Megami Tensei IV: Final (真・女神転生IV FINAL)
Compañía:AtlusPlataforma:Nintendo 3DS
Fecha de lanzamiento:09/12/2016Género:RPG
Director:Satoshi OhyamaCompositor:Ryota Koduka
Duración:45 horas
Argumento
90
Gráficos
80
Jugabilidad
80
Música
90
Total
90

Ángeles y demonios

Apocalypse narra la historia de Nanashi, un adolescente cazador de demonios que se ve obligado a servir al dios Dagda como asesino de dioses personal. Dagda confiere a nuestro protagonista (al que, por cierto, podemos llamar como queramos) poderes especiales y Nanashi comienza a recorrer Tokio en compañía de su amiga de la infancia, Asahi, y otros compañeros de equipo que se irán sumando posteriormente.

Como ya he dicho en la introducción de este análisis, Apocalypse se ubica en plena ruta neutral de Shin Megami Tensei IV, lo cual significa que el juego dará por hecho que conocemos la historia de IV hasta ese punto. En muchos sentidos esto supone una ventaja para el jugador porque no nos explican de cero todo lo relacionado con el lore y la historia va al grano: si os preocupan esos JRPG en los que la historia tarda en arrancar, puedo aseguraros que este no es uno de ellos porque no paran de pasar cosas continuamente casi desde el principio.

Si habéis jugado a Shin Megami Tensei IV, sabréis ya que su historia narra la lucha entre ángeles (encabezados por Merkabah) y demonios (dirigidos por Lucifer). Dependiendo de la ruta que escojamos, al final tendremos que enfrentarnos a uno u otro; pero, en Apocalypse, además de las alineaciones clásicas (Ley y Caos), que en esta ocasión no son nada aconsejables, tenemos otras dos opciones: Anarquía y Paz. En mi caso, para escribir este análisis, he escogido la ruta de Paz, que creo que es la más adecuada si queremos el mejor final del juego. Me parece curioso que en este caso no haya una ruta neutral como tal, pero desde luego no es por falta de opciones si queremos ver finales distintos. En Apocalypse las decisiones que tendremos que tomar para entrar en una ruta u otra están mucho más claras y son más obvias, así que no hay nada que temer y no tendréis que recurrir a guías si queréis obtener un final determinado.

Opino que la historia de Apocalypse complementa a la perfección la de Shin Megami Tensei IV y nos muestra más detalles de la absurda guerra en la que se ven inmiscuidos los habitantes de Tokio sin quererlo. Me llama mucho la atención que no sean los humanos los que han provocado la guerra, sino los ángeles y los demonios, seres supuestamente superiores a nosotros que siempre nos miran por encima del hombro pero que, al final, terminan cometiendo los mismos errores que los imperfectos humanos. Shin Megami Tensei IV: Apocalypse quiere alertarnos de que los dioses no son moralmente superiores a nosotros de ninguna manera y que la libertad de elección del ser humano debe prevalecer ante todo. Además, en esta ocasión entra en juego una nueva facción con sus propios intereses: se trata de los Poderes Divinos, formada por personajes interesantísimos, como casi todos en este juego. Pero si echáis de menos a las facciones ya conocidas, como el Círculo de Gaea o el Ashura-kai, también están disponibles de una forma u otra. El conflicto está a punto de dar comienzo y, como jugadores, nos toca posicionarnos y elegir en base a nuestro sistema de valores; porque sí, al fin y al cabo, Apocalypse nos hace elegir en función de nuestra moralidad. ¿Qué es mejor para la humanidad? ¿Qué destino aguarda a nuestro planeta? Está en vuestras manos escoger el futuro de Tokyo y de la raza humana.

Anarquía y Paz

En Shin Megami Tensei IV: Apocalypse contaremos con un amplio elenco de personajes que podrán actuar como apoyo durante los combates (además intervenir en la historia, claro está). Cada uno de ellos tendrá habilidades diferentes dependiendo de nuestras preferencias a la hora de afrontar las peleas. Obviamente, entre los personajes nos encontraremos con caras nuevas pero también con viejos conocidos, y tengo que decir que todos ellos cuentan con un desarrollo muy acertado. También repiten varios de los demonios importantes en la historia y, con respecto a esto, debo señalar que los diseños de algunos demonios han mejorado notablemente si los comparamos con los de Shin Megami Tensei IV, especialmente los de Lucifer y Medusa, y me parece que eso es un punto a favor del juego. En general, como comentaré al final, Apocalypse supone una mejora con respecto a Shin Megami Tensei IV. Pero no quiero adelantarme a los acontecimientos y hacer spoilers de la conclusión, mejor ir paso por paso.

En cuanto a la música, Apocalypse rescata muchos temas (la mayoría) de su predecesor y, las cosas como son, la música sigue ayudando perfectamente a la ambientación en los distintos escenarios que podremos recorrer en el Tokyo apocalíptico. Habrá quien piense que el apartado sonoro de Apocalypse es totalmente olvidable, pero no es mi caso. Prueba de ello es que gran parte de la banda sonora de IV sigue grabada a fuego en mi mente tras los más de dos años que han transcurrido desde que completé el juego.

Me parece que la gran mejora de Apocalypse con respecto a Shin Megami Tensei IV se produce en la jugabilidad, especialmente en los mapas. Si os soy sincera, tengo un sentido de la orientación terrible, tanto en la vida real como en los videojuegos. A esto hay que sumarle que los mapas de IV eran infumables, lo que resulta en una gran cantidad de tiempo perdido tratando de buscar los sitios a los que tenía que ir, y más de una vez me vi obligada a recurrir a buscarlos en Internet (no es broma, incluso llegué a googlear mapas reales de Tokio para ubicarme. Así estaban las cosas). En Apocalypse es más fácil orientarse porque ahora contamos con una banderita que nos indica el lugar al que tenemos que ir. Parece una tontería, pero ayuda muchísimo y ahorra una barbaridad de tiempo. Y, por supuesto, también tenemos la ventaja de conocer los mapas de antemano porque muchos repiten del juego anterior, aunque con modificaciones, claro está, pues la historia no es la misma.

Una cosa que me encanta de Shin Megami Tensei es que te obligue a utilizar todo tipo de skills y no sólo  las típicas magias de daño. Muchas veces es imposible vencer en un combate si no es con buffs y debuffs, y eso nos lleva a analizar al enemigo, a estudiarlo para diseñar una estrategia acorde. Es arduo pero la recompensa merece la pena, porque Shin Megami Tensei IV: Apocalypse nos permite fusionar a la mayoría de los jefes para usarlos como cualquier otro demonio. Tras haber sufrido en el IV con el señor de las moscas, Beelzebub (todavía tengo war flashbacks), en este he tenido que enfrentarme a otros cuantos enemigos duros de roer, sobre todo el jefe final, pues me costó varios intentos derrotarlo. Pero, en general, la dificultad me parece muy equilibrada. Si odiáis los RPG en los que tenéis que subir veinte niveles del tirón para poder derrotar a un jefe, tengo una buena noticia para vosotros, porque, una vez más, Shin Megami Tensei IV: Apocalypse no es uno de ellos. Al llegar a cada jefe estaremos en un nivel más o menos adecuado sin tener que farmear en exceso, lo que implica no poder avanzar en la historia (sí, con otros RPG yo también he perdido horas y horas subiendo niveles sin parar y ya no recordaba lo que estaba pasando en el juego, no sois los únicos).

Por supuesto podremos reclutar y fusionar demonios en La Catedral de las Sombras, lo cual es importante porque será el método principal para obtener nuevos aliados más fuertes. Me hace mucha gracia porque además de divinidades variadas de distintas religiones y mitologías, Shin Megami Tensei IV: Apocalypse, como otros juegos de la serie, incluye demonios basados en otras cosas. Todavía me río cuando recuerdo que en IV metieron un demonio basado en los chemtrails; una verdadera lástima que no esté en este nuevo juego, o eso creo.

No obstante, como no todo iba a ser positivo, tengo que mencionar que la mecánica de los muros morados que sólo se abren con la daga de Navarre me parece muy molesta e innecesaria. Sé que posiblemente es dificultad añadida y que los desarrolladores trataban de darle un poco de variedad a la exploración de los mapas, pero podrían haberlo hecho de otra forma que cortara menos el rollo. También tengo que ponerle pegas a la última mazmorra del juego, que me parece aburrida y pesada hasta la saciedad. A esta mazmorra deberían haberla llamado “te vas a pasar horas dando vueltas en círculos sin encontrar el camino” (además también marea bastante, pero igual eso es cosa mía). Lo digo en serio, si pensáis que Tsukiji Konganji es la peor mazmorra, esperad a ver esta.

Espero que volvamos a vernos con vida

He escogido como título de la conclusión de este análisis las palabras de los camareros de la Asociación de Cazadores porque creo que es la frase que mejor define el espíritu del juego, y qué mejor forma de ponerle punto y final a una reseña que extrayendo lo básico y sacando conclusiones. En Shin Megami Tensei IV: Apocalypse somos un adolescente atrapado en un mundo hostil donde sobrevivir prima sobre todo lo demás. Puede que no volváis a despertar para ver un día nuevo, que un demonio os mate por el camino o que un humano de otra facción os apuñale. No os fiéis ni de vuestra sombra. Seguramente me habré dejado algo en el tintero, porque eso siempre me pasa: son tantas las cosas que tengo que decir que se me amontonan en la cabeza y algunas se me olvidan. No obstante, os dejo un par de párrafos finales antes de despedirme como buenamente pueda.

Atlus ha cogido Shin Megami Tensei IV y lo ha pulido para crear un juego superior en todos los sentidos; si Shin Megami Tensei IV era bueno, Apocalypse es mejor, mucho mejor. Y si decidís jugarlo, tendréis en vuestras manos uno de los mejores RPG de 2016. Os enfrentaréis a ángeles y demonios, a humanos, a vosotros mismos (porque quien lucha con monstruos, cuide de no convertirse a su vez en un monstruo). Apocalypse os atrapará en su atmósfera, de la que no podréis salir hasta que lo acabéis.

Pues eso, espero que volvamos a vernos con vida, porque más allá del Apocalipsis hay esperanza, paz y anarquía.

1 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.

(真・女神転生IV FINAL)
Twittear esta página

Sobre esta franquicia

Shin Megami Tensei IV: Final es una secuela indirecta de Shin Megami Tensei IV, ya que aunque la historia y los personajes no están conectados, transcurre en el mismo mundo; además de incluir referencias y guiños al juego anterior de 3DS.

Sinopsis

La historia transcurre en el año 203X. Con el fin de evitar la destrucción causada por la guerra de dioses que, de repente, estalló hace 25 años, el cielo se encuentra cubierto con una gruesa piedra angular para evitar el contacto con el exterior. La guerra terminó antes de tiempo, y mientras en Tokio sus habitantes tratan de sobrevivir, quedan pocos suministros y la gente se mata entre sí para obtenerlos. El hombre está dominado por los ángeles y demonios que coronan la cadena alimenticia.

Proyectos relacionados

Por favor, avísanos si encuentras un error en esta ficha (○ゝ▽・○)ヽ




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.
más nuevo más antiguo más votado
Daro Stein
Invitado

Me ha encantado tu analisis del juego recien lo voy iniciando y voy apenas en el segundo enfrentamiento contra shesha(espero no cuente como spoiler) y aun no tengo debilitate habilidad que para cuando llegue a shinjuku en el iv ya tenia en el maximo es decir +3 con el MC
Solo queria comentar eso xd lo importante aqui es que me encanto tu analisis xd