koi-nya logo
A la hora de producir cualquier proyecto en la industria del videojuego, por norma general, primero se asientan las bases jugables del título para después dar paso a los guionistas, los cuales encajan las ideas de los programadores dentro de un marco argumental. Obviamente, existen excepciones a esta regla, y todo depende del propio estudio de desarrollo y sus creadores. […] 2016-12-08T14:17:23+00:00 , , , , , ,
Apocalipsis Noctis

Análisis: Final Fantasy XV (PlayStation 4 / Xbox One)

analisis final fantasy xv playstation 4 xbox one koinya

A la hora de producir cualquier proyecto en la industria del videojuego, por norma general, primero se asientan las bases jugables del título para después dar paso a los guionistas, los cuales encajan las ideas de los programadores dentro de un marco argumental. Obviamente, existen excepciones a esta regla, y todo depende del propio estudio de desarrollo y sus creadores. En el caso de Final Fantasy XV, nos encontramos con un juego derivado del proyecto inicial conocido como Final Fantasy Versus XIII, una trilogía de juegos con una historia de base ya anunciada y un desarrollo avanzado hasta cierto punto. Cuesta ignorar a Final Fantasy Versus XIII a la hora de jugar a este Final Fantasy XV, y es que a pesar de que ambos juegos guardan una relación prácticamente testimonial en muchos apartados -XV no es la obra ideada por Tetsuya Nomura-, sí comparten elementos relevantes.

Cuando se inició el desarrollo de Final Fantasy XV hace aproximadamente cuatro años, Nomura seguía manteniendo varias ideas de su proyecto inicial, y parte de su equipo aun mantenía materiales del fallido Versus. No obstante, por razones ajenas a los usuarios finales y quizá por la incapacidad de Nomura para hacer avanzar un desarrollo estancado, el proyecto cambió de manos y acabó bajo el amparo de Hajime Tabata, el cual se encontraba ante la difícil misión de llevar una historia prevista para tres entregas a un solo juego y reutilizar parte de los materiales ya creados. Desde luego, el camino no ha sido fácil, y aunque es sencillo encontrar ciertos problemas graves en su ejecución, Final Fantasy XV hace honor a su nombre.

Ficha técnica y valoración

Título original:Final Fantasy Versus XV
Compañía:Square EnixPlataforma:PlayStation 4, Xbox One
Fecha de lanzamiento:29/11/2016Género:JRPG
Director:Hajime TabataCompositor:Yoko Shimomura
Duración:Mínimo 30 horas
Argumento
50
Gráficos
80
Jugabilidad
85
Música
100
Total
80

Comentaba al principio del análisis cómo los estudios de desarrollo escogen la forma de encajar historia y jugabilidad dentro de un mismo proyecto; quizá sea una de las decisiones más importantes dentro de la creación de videojuegos y, desgraciadamente, el director de Final Fantasy XV no pudo realizar esta parte como a él le hubiera gustado. La historia de Final Fantasy XV se divide en dos secciones perfectamente diferenciadas: una de mundo abierto en el territorio de Lucis, donde comienza la aventura de Noctis, y otra parte totalmente lineal donde el juego toma ciertas decisiones radicales a nivel de diseño. Tabata quería plasmar la aventura de Noctis y compañía como un viaje entre amigos, una oda sobre la amistad y los lazos que unen a las personas cuando viajan juntas. Realmente, la primera parte de XV es un auténtico acierto en este aspecto. Noctis, Prompto, Gladiolus e Ignis son un grupo de jóvenes dispares que se complementan perfectamente y nos cuentan su propia historia a través de sus conversaciones, anécdotas y, cómo no, acampadas.

El problema nos llega cuando el juego decide ponerse serio y las disputas entre reinos, la invasión de Insomnia y la guerra, estallan. Aquí empezamos a ver los principales problemas de crear una historia en torno a un mundo abierto, y las costuras y remiendos del tortuoso desarrollo aparecen. Nunca se nos da una razón exacta por la cual Noctis necesita reunir más poder: las espadas de los reyes ancestrales y los Sidéreos. Sí, es un poder que necesita para derrocar al Imperio de Niflheim, sin embargo, durante las primeras horas de la historia siempre me preguntaba por qué necesitaba ese poder y cómo lo iba a usar exactamente. Es algo que nunca se llega a explicar explícitamente y queda demasiado en el aire, como dejándose llevar por la propia corriente de acontecimientos.

Aun así, Final Fantasy XV se reserva grandes momentos que quedarán en el recuerdo, especial mención al capítulo 9 y al espectacular desenlace. Es a partir de este noveno capítulo cuando el juego decide, inexplicablemente, echar a correr sin mirar atrás y entra en una continuada sucesión de hechos, algunos espectaculares. Llegados a ese punto, la narrativa de determinados acontecimientos y el trato hacia algunos personajes ya pende de un hilo, con contradicciones y falta de contexto en muchas secuencias. El segundo punto de inflexión dentro de la historia se produce en el capítulo trece, donde se toman ciertas decisiones, tanto a nivel jugable como narrativa que, personalmente, me sacaron totalmente de la experiencia. Sin entrar en demasiado detalle, los problemas los encontramos en las mecánicas de este capítulo y la forma apresurada de dar carpetazo a un arco de la historia que podría haber dado perfectamente a otras 20-30 horas de contenido resumidos en apenas dos horas. Al final domina una decepcionante sensación de anticlímax, fruto de no haber podido ofrecer una trama mejor enlazada narrativamente, debido a la falta de tiempo o el apresurado desarrollo para llegar a la fecha impuesta.

La historia de Final Fantasy XV no es mala per se ni mucho menos. Detrás de los problemas de narración y el paso testimonial de muchos personajes (algunos de ellos solo aparecen, literalmente, en una cinemática y por su propio peso dentro del universo se antoja que su papel debería estar más explorado o desarrollado), encontramos una historia a la altura de otras entregas de la franquicia y con el potencial para ofrecer una obra inolvidable -no dudo que la ofrecida en la versión final lo sea para muchas personas-. La trama de XV hubiera necesitado de un tiempo mayor para darle una vuelta de tuerca y expandir ciertas partes, porque sus fallos se aprecian con un simple visionado y dudo que los desarrolladores no sepan de sus evidentes problemas.

También merece una pequeña mención la aventura disponible para las reservas del juego en determinadas tiendas (GAME en el caso de España), "A King's Tale: Final Fantasy XV". A pesar de ser un producto minoritario y de apenas un par de horas de duración, nos encontramos ante un notable beat-'em-up de corte clásico, que aprovecha para contarnos una pequeña historia del Rey Regis cuando era joven, y nos permite conocer algo más sobre su pasado y ciertos personajes que nos encontraremos a lo largo de la historia. Como el resto de productos derivados del universo de Final Fantasy XV, es un lanzamiento para sumar más y dar a conocer ciertas partes desconocidas de su universo, como Brotherhood: Final Fantasy XV, Kingsglaive: Final Fantasy XV o incluso los futuros DLC, que incluirán partes del juego que claramente han sido excluidas por falta de tiempo. No obstante, no terminan de llenar el vacío del juego en general en los aspectos antes comentados.

Por suerte, el vasto mundo de Eos consigue equilibrar el amargo sabor de boca de la historia. El escenario de Final Fantasy XV es capaz de ofrecernos una serie de momentos, expediciones y batidas capaces de hacernos temblar de la emoción, gracias, en gran parte, al grupo de protagonistas y a la espectacularidad de algunas zonas. La fauna y flora realmente se siente viva, algunos escenarios son visualmente espectaculares, y la variedad de monstruos, cada uno con sus distintos patrones y comportamientos, son algunos de sus puntos más fuertes a la hora de hablar de todo lo que ofrece esta entrega y su duración a largo plazo.

Sí es cierto que podríamos achacarle cierta sensación de vacío en algunas partes, algunas misiones secundarias poco inspiradas y algún que otro problema gráfico como la carga de determinadas texturas, algunos efectos mal recreados, el framepacing o el popping. La falta de equilibrio a la hora de subir de nivel con respecto a la historia se acusa en ciertas partes del juego y si abusamos demasiado de ellas nos encontraremos muy por encima del nivel recomendado para las misiones principales. Quizá un sistema automático para ajustar la dificultad de las misiones con respecto a nuestro nivel hubiera ayudado a solventar este pequeño inconveniente y es algo ya implementado en otros juegos de mundo abierto. No hablo de algo general, dado que también nos encontramos con enemigos muy por encima de nuestro nivel a lo largo del mundo abierto, sino de intentar buscar un equilibrio entre la cantidad de misiones secundarias y las principales.

Tampoco decaen las distintas mazmorras y zonas dentro de las propias regiones, cada una de ellas con la suficiente personalidad y variedad de enemigos como para transmitir la sensación de estar visitando un mundo amplio y orgánico -y no un conjunto de zonas unidas sin criterio-. Parte de culpa de esta sensación de "unidad" dentro del conjunto la tiene, por extraño que parezca, el coche de nuestros protagonistas, el Regalia, el cual nos permitirá recorrer toda la región de una punta a otra, y aunque a muchos les pueda parecer un punto negativo, su implantación como vehículo y experiencia contemplantiva suponen una forma de redefinir el mundo abierto. Muy pocas veces he conducido el Regalia por mí mismo: sus controles no son nada del otro mundo y resulta más cómodo usar a Ignis como conductor. Cambiar de música, observar a los protagonistas o pararme a ver las vistas suponen una experiencia reconfortante. Y es que Final Fantasy XV es capaz de convertir la espera que supone ir del punto A al punto B en un juego con mundo abierto, en algo digno de admirar.

Uno de los apartados que más expectativas levantaba el juego en mí era su sistema de combate. La evolución del Action RPG es uno de los temas que más me gusta valorar dentro de los distintos lanzamientos que tenemos cada año y, sin ninguna duda, afirmo que el sistema de combate de Final Fantasy XV cumple sobradamente su papel. Prácticamente, los combates del juego sirven como pilar básico para la experiencia del jugador: ver a Noctis moverse entre los enemigos, esquivando, atacando y arremetiendo es, para mí, una de las experiencias más gratificantes en los últimos años de la industria. Ver cómo se mueven él y el resto de personajes, su forma de interactuar y los distintos enemigos con sus propios patrones de movimiento convierten al sistema de combate de Final Fantasy XV en un ejemplo a seguir.

A nivel de inmersión también tiene mucho que decir a la hora de hacernos sentir dentro de un grupo y no luchando en soledad. Nuestros compañeros están constantemente interactuando con nosotros: ya sea gritando y dándonos ánimos, como chocando puños o pidiéndonos ayuda. Nos ayuda sentirnos acompañados durante las batidas y redondean la experiencia de ese "viaje entre amigos" del que trata la parte de mundo abierto. Es por ello que extrañan ciertas decisiones al final de la historia sobre el mismo y se imponga el uso de determinados movimientos en determinado tramo.

Sus virtudes, sin embargo, no ocultan algunos aspectos a pulir como la cámara y un sistema de magias que, sin estar del todo mal, se podría haber trabajado más en él para que tuviera más relevancia. El sistema de habilidades y el árbol de progresos cumplen con su propósito general -permitiendo crear variaciones de unos personajes ya definidos-, aunque echo en falta una mayor profundidad como la que vimos en Final Fantasy X. Pequeños aspectos sin importancia en el marco general.

No puedo dar por finalizado este análisis sin mencionar la maravillosa y espectacular banda sonora de Yoko Shimomura. Innumerables temas como "Somnus", "Apocalipsis Noctis" o "Gratia Mundi" forman ya parte de la historia musical de los videojuegos, y perdurarán en nuestro recuerdo durante muchos años.

FINAL FANTASY XV_20161129000157

Final Fantasy XV es un juego maravilloso en muchos de sus apartados, y sirve para sentar una gran base de cara a futuros lanzamientos principales de la franquicia. A nivel de jugabilidad, entornos y creación de un mundo vivo, no tiene nada que envidiar a otros referentes del género, a pesar de ser el primer sandbox puro. Su capacidad de sumergir al jugador en su mundo, hacerlo parte del grupo de personajes con detalles tan "tontos" como los selfies de Prompto o los pequeños guiños a otros videojuegos, son parte del encanto de Eos, y ofrecen momentos inolvidables dentro de la franquicia Final Fantasy, y dentro del mundo de los videojuegos.

Sin embargo, como "una fantasía basada en la realidad", tiene fallos evidentes, algunos muy importantes. Su historia, por razones internas que probablemente no conoceremos totalmente, cuenta con una narración nefasta en muchos puntos y, en ocasiones, genera más incertidumbre que buenos momentos -también presentes-. No sé si en futuros parches o añadidos se solucionará este problema, pero visto el material actual, donde importantes personajes y arcos se han obviado claramente, resulta difícil valorar positivamente su trama y, realmente, es el mayor problema a la hora de disfrutar plenamente de Final Fantasy XV.

1 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.

(ファイナルファンタジーXV)
Twittear esta página

Sobre esta franquicia

Decimoquinto videojuego principal de la saga Final Fantasy, que saldrá en PlayStation 4 y Xbox One (plataformas anunciadas por el momento) y que es en realidad el anhelado Final Fantasy Versus XIII, que durante el E3 de 2013 fue presentado como el nuevo “Final Fantasy XV”.

Sinopsis

El Reino de Lucis, últimos poseedores del Cristal, vive refugiado en la ciudad de Insomnia mientras el industrializado imperio de Niflheim conquista el resto del mundo.

La situación se vuelve insostenible y el Rey de Lucis, Regis Caelum, decide firmar un tratado de paz con el Imperio. No obstante, antes de firmar envía de viaje a su hijo, Noctis Caelum Lucis, junto a sus tres fieles amigos: Prompto, Gladio e Ignis.

El acuerdo es roto por Niflheim y el Rey cae junto a su ciudad. A partir de este momento, Noctis deberá encontrarse con su futura esposa y la Oráculo, Lunafreya Nox, y reclamar su trono.

Proyectos relacionados

Por favor, avísanos si encuentras un error en esta ficha (○ゝ▽・○)ヽ




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.
más nuevo más antiguo más votado
Sayo Aisaka
Invitado

A mí me faltan más waifus.

Nanami
Invitado

Tienes 3 waifus, pero como el resto de personajes,flojean y no tienen mucho contexto detras. ( Aranea, Iris y Luna)

Majaraja
Invitado

Pues esta es mi opinión sobre el FF15 (sin spoilers). Me voy a dormir para contener el /rage.comment image

Luis Jácome
Invitado

El juego tenía la pinta de ser uno de los mejores FF, y no solo eso llegar a ser uno de los mejores juegos por mucho tiempo, como era el VII, pero no tenían que recortar cosas, y tener una historia que no vale para nada, que ni cumple su objetivo propuesto "Reclamar el Trono de Lucis" que pendejada de juego

Bach
Invitado

Tal parece que estamos ante otro Metal Gear V.