koi-nya logo
Levitar, hacerse invisible, conversar con los animales... ¿Quién no ha soñado alguna vez con poseer alguno de estos poderes? El nuevo JRPG de Level-5 para PlayStation 3 nos ayuda a dominar todos ellos y muchos más a través de la magia. Conviértete en un Gran Mago con Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca. Los orígenes ¡Qué gustazo […] 2014-03-10T20:42:35+00:00 , , , , , ,
Entra en un mágico mundo de la mano de Level-5 y el Studio Ghibli

Review: Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca

Ni no Kuni

Levitar, hacerse invisible, conversar con los animales... ¿Quién no ha soñado alguna vez con poseer alguno de estos poderes? El nuevo JRPG de Level-5 para PlayStation 3 nos ayuda a dominar todos ellos y muchos más a través de la magia. Conviértete en un Gran Mago con Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca.

Ficha técnica y valoración

Título original:Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca (二ノ国 白き聖灰の女王)
Compañía:Level-5, Namco BandaiPlataforma:PlayStation 3
Fecha de lanzamiento:17/11/11 (JAP) 01/02/13Género:RPG
Director:Ken MotomuraCompositor:Joe Hisaishi
Duración:40- 100 horas
Argumento
81
Gráficos
85
Jugabilidad
77
Música
93
Total
84

Los orígenes

¡Qué gustazo da que nos llegue un nuevo título de rol nipón! Y más si se trata de Ni no Kuni, un juego del que sabemos cosas desde hace tanto tiempo y que se ha resistido un montón a salir de Japón. Y es que parece que no, pero conocemos a Ni no Kuni desde el año 2008, que se dice pronto. Eso sí, no se trataba entonces del juego que podemos jugar ahora en PlayStation 3, sino de su primera versión para Nintendo DS: Ni no Kuni: Shikkoku no Madoushi.

Ni no Kuni: Shikkoku no Madoushi se trataba de un JRPG ambientado en un mundo de fantasía que ponía al jugador en la piel de un joven mago. De hecho, la magia tenía tanta importancia que con el propio juego se incluía un libro de hechizos, necesario para conocer las figuras que había que dibujar en la aventura para realizarlos.

Ni no Kuni llamó la atención desde un principio por ser una colaboración entre Level-5, la ya entonces más que conocida compañía de los Profesor Layton, y el Studio Ghibli, célebre estudio de animación japonés padre de películas como Mi vecino Totoro y La princesa Mononoke, además de muchas otras. La mano del estudio se notaba en los diseños de personajes y en varias escenas de animación. Además, la música corría a cargo de Joe Hisaishi, compositor encargado de las bandas sonoras de la gran mayoría de las películas del estudio.

Ni no Kuni en Nintendo DS

Shikkoku no Madoushi salió en Japón en las navidades del 2010... y allí se quedó. Desgraciadamente, el juego no contó con un lanzamiento occidental. ¿Los motivos? Es difícil de decir, pero es posible que la necesidad de traducir el libro de magia a distintos idiomas tuviese mucho que ver.

Aunque es una pena que el juego de Nintendo DS no nos llegase, el resto de la historia de Ni no Kuni resulta mucho más feliz para los occidentales. El mismo año en el que Shikkoku no Madoushi se puso a la venta, se anunció una nueva versión para PlayStation 3, llamada Ni no Kuni: Shiroki Seihai no Joo. Ésta contaría con gráficos totalmente tridimensionales, además de varias novedades más, las cuales ya se esperaban, sobre todo teniendo en cuenta la enorme diferencia técnica entre un sistema y otro. Namco Bandai anunció que se encargaría de publicar esta versión en Occidente y así ha sido. Desde hace unas semanas, podemos disfrutar del juego en Europa, llamado Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca en su versión española.

Una historia para todos los públicos

22Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca nos cuenta la historia de Oliver, un niño que vive junto a su madre, Alicia, en el pueblo de Motorville. Oliver es un buen chico, pero eso no impide que de vez en cuando haga alguna travesura que otra. Una de estas travesuras se torna en desgracia cuando decide conducir un automóvil fabricado por su amigo Philip. Al poco de arrancar, el bólido pierde una rueda y cae al río junto a Oliver. Alicia llega justo a tiempo para salvar a su hijo de morir ahogado, pero con fatales consecuencias. Sufría de problemas del corazón desde hace tiempo y el esfuerzo por salvar al pequeño acaba resultando mortal.

Ante este hecho, la depresión de Oliver, totalmente lógica, hace que se encierre en su cuarto y no quiera hablar con nadie. Es entonces cuando ocurre algo sorprendente. Oliver, con un muñeco que le regaló su madre en las manos, no puede contener las lágrimas y llora encima de él. Al contacto con este salado líquido, el muñeco cobra vida y se presenta ante los ojos atónitos del niño como Drippy, Alto Gran Maestre de los Duendes. Drippy explica a Oliver que procede de un mundo paralelo en el que un malvado hechicero, Shadar, le convirtió en un muñeco y lo expulsó de él. Y no sólo eso, también plantea una posible solución para devolver la vida a su madre. Resulta que todas las personas del mundo de Oliver tienen su alma conectada con una del otro mundo, un alma gemela. En el caso de la madre de Oliver, su alma gemela se trata de una Gran Sabia que fue encerrada por Shadar, así que es posible que, salvándola, se obreé el milagro. Aferrado a esta posibilidad, Oliver decide viajar al mundo de Drippy y convertirse en un Gran Mago para poder plantar cara a Shadar.

Mientras que el diseño artístico de Ni no Kuni nos recuerda que el juego tiene al Studio Ghibli detrás, el guión es cosa de Akihiro Hino, presidente de Level-5. Se trata de una bonita historia que cuaja con el ambiente del juego, que es bastante alegre a pesar de su trágico comienzo. Peca de ser algo simple y poco original, ya que el objetivo principal de los protagonistas no es otro que el de vencer a un malo muy malo, cosa no demasiado sorprendente. Este argumento de fondo se entrelaza con otras historias que encontramos en cada región del mundo, que son bastante entretenidas. Quizás mi favorita sea la que se da en Porcinia y que involucra especialmente al personaje de Jairo. Ya pasada la segunda mitad del juego, la cosa se anima algo más y hay algún que otro giro simpático.

Oliver, Estela y Jairo, los personajes principales, no son demasiado profundos, pero su carácter evoluciona a lo largo del juego y se hacen querer. Drippy es también muy divertido. En líneas generales, se puede decir que el guión no tiene nada que no se haya visto ya antes, pero cuenta con algunos detalles interesantes. Es una historia algo simple pero en la que nada desencaja. Acabé satisfecho, pero huelga decir que, quien espere algo especialmente complejo u original, acabará decepcionándose.

El juego cuenta con un montón de escenas de vídeo generadas con su propio motor que ayudan a que la historia avance de una manera más visual y fluida. De vez en cuando también podremos contemplar alguna fantástica escena de animación firmada por el Studio Ghibli, de una resolución y calidad envidiables.

Únimos... ¡a luchar!

Aunque los magos pueden pelear, en las batallas se ayudan de únimos, unas peculiares criaturas que habitan el mágico mundo al que ha llegado Oliver. Criaturas que cuentan con una gran cantidad de razas distintas, cada una con sus particulares evoluciones. Al principio, nuestro equipo de únimos está limitado y sólo es posible llevar los que se reciben por distintos eventos de la historia, pero un poco más adelante 01aparece la posibilidad de capturar los que nos encontramos en combate. A partir de este momento, la fortaleza de nuestro grupo dependerá de nuestro buen hacer a la hora de seleccionar un buen equipo de únimos y mejorarlos a lo largo del tiempo. El diseño de estas criaturas es bueno, con un estilo desenfadado que encaja muy bien con la estética del juego y que recuerda algo al de los monstruos de Pokémon o Dragon Quest. En general, es un aspecto del juego muy completo y cuidado que permite que a uno se le pueden ir las horas volando mientras "fabrica" un únimo a su medida. Ni qué hablar ya de un grupo entero.

Pasando a los combates en sí, éstos no son aleatorios y podemos ver a los únimos correteando por el escenario, teniendo que entablar contacto con ellos para iniciar la contienda. Además, si pillamos a los únimos por la espalda, obtendremos una ligera ventaja al principio del combate, mientras que si, por el contrario, son ellos los que nos cogen desprevenidos, se producirá el resultado adverso, teniendo que lidiar con unos primeros segundos angustiosos en la batalla. Personalmente, y aunque no es un sistema nuevo y ya hemos podido ver cosas parecidas en bastantes juegos, me parece acertadísima su inclusión; puedo tolerar combates aleatorios e incluso disfrutar de ellos, pero es algo que también tiene más facilidades para cansarme. Prefiero ser yo el que decide cuándo quiero pelear y cuándo no.

Lo cierto es que los combates de La ira de la Bruja Blanca me sorprendieron un montón. No sé por qué, quizás por lo que había visto del Ni no Kuni de Nintendo DS, pero el caso es que creía que iba a encontrarme con unas batallas muy clásicas, muy a lo Dragon Quest. Lo que me encontré fue algo muy distinto. Al comenzar el combate, podemos elegir si jugar con Oliver o con uno de sus únimos. Una vez elegido el personaje a controlar podemos moverlo por el campo de batalla con total libertad y elegir el enemigo en el que queremos centrarnos con un simple toque de botón. Ahí ya podemos elegir si queremos atacar a este enemigo, defendernos o utilizar alguna habilidad. Sólo podemos controlar un personaje al mismo tiempo, pero en cualquier momento podemos cambiar de únimo o incluso pasar a controlar a Oliver o cualquiera de los personajes humanos. Personajes humanos que, por cierto, son los únicos que pueden usar objetos y hechizos.

Es un sistema de combate en el que, naturalmente, la estrategia tiene gran importancia, ya que los únimos y los ataques tienen distintas características, con sus ventajas y desventajas. Sin embargo, y aunque suene raro ya que estamos hablando de un RPG, ser rápidos y habilidosos con el mando de PlayStation 3 será una gran baza a nuestro favor. No estoy hablando de que sea tan fundamental como en un juego de lucha, pero la verdad es que en los combates de Ni no Kuni se utilizan la gran mayoría de botones del mando, así que es otro aspecto que vendrá bien dominar. Con habilidad es incluso posible realizar contras a los ataques de los enemigos y sentirnos los auténticos reyes de la barraca.

Otro aspecto curioso de Ni no Kuni es que los únimos y los personajes humanos comparten tanto vida como magia. Así que aquí no vale estar tranquilo mientras se nos muere un únimo porque nos quedan otros dos. No, si un únimo muere, el personaje también, así que no hay cambio que valga. Pasaremos a controlar, eso sí, a algún otro humano que siga vivo, pero es conveniente evitar que eso pase, así que hay que andar con ojo. Podemos usar hechizos u objetos para recuperar vida o magia y así alejarnos de las garras de la muerte, aunque no son las únicas opciones a la hora de recuperarnos. De vez en cuando, aparecerán por el escenario de combate distintas bolitas; las verdes servirán para recuperar vida mientras que las azules harán lo propio con la magia. Y no sólo eso, en ciertas ocasiones aparecen unas bolas algo más grandes y de color anaranjado que nos permitirán realizar un potente movimiento especial, además de recuperarnos toda la vida. Habrá que andar rápidos, eso sí, ya que resulta necesario llegar al lugar donde se encuentran las bolitas para hacernos con ellas, y las anaranjadas no suelen aguantar mucho en el escenario.

11Los combates funcionan prácticamente a la perfección durante la primera etapa del juego, cuando viajamos únicamente con Oliver. Sin embargo, cuando se unen otros personajes humanos al grupo, surge un gran problema. Al poder controlar sólo a un personaje al mismo tiempo, no queda más remedio que confiar el resto a la CPU. Y digamos que la inteligencia artificial de los personajes es... especial. No les sobra sentido común, vamos. No acostumbran a utilizar los únimos más adecuados y si les dejamos a su bola no dudarán en gastar toda su magia con cualquier enemigo de tres al cuarto. Hay algunas opciones para regular su comportamiento e incluso con una se les puede prohibir usar magia. Aun así, son muy pocas y se echa en falta un mayor abanico de posibilidades como el que sí tienen los últimos Tales of, por ejemplo.

Si bien es cierto que las extrañas decisiones de nuestros compañeros pueden llevarnos al enfado en algunas ocasiones y bajan el nivel de este apartado, por fortuna los combates no cansan y por lo general resultan divertidos. Al fin y al cabo, el personaje al que controlamos es el que por lo general acaba marcando la diferencia, así que la llave del éxito se encuentra en nuestras manos. En cuanto a su dificultad, hay que decir que Ni no Kuni se trata de un juego muy guiado desde el principio pero, sin embargo, encontraremos bastantes combates de una dificultad considerable. No es un juego especialmente complicado, pero tampoco un paseo y, como en muchos otros juegos del género, tener un nivel apropiado se trata de algo esencial a la hora de avanzar en la aventura. Hay que aclarar que el juego cuenta con dos modos de dificultad, fácil y normal, y yo lo he jugado en este último.

Un precioso mundo en el que hay mucho que hacer

A nivel estético, Ni No Kuni es un juego precioso, con todas las letras. No se trata del juego de PlayStation 3 con más polígonos o mejores texturas, pero el trabajo artístico consigue que sea uno de los juegos más bonitos de la consola. Pasearse por escenarios como Villa Cascabel o la Arboleda Dorada, por citar algunos, es una autentica gozada gracias a su magnífico diseño y los colores utilizados. Los personajes están realizados mediante cel shading, lo que permite que su aspecto se acerque bastante al de un dibujo animado. Otro detalle que destaca son las buenísimas animaciones, increíblemente fluidas. Uno a veces se queda atontolinado con el mero hecho de contemplar a Oliver subiendo unas escaleras.

El juego va como la seda en todo momento y no encontraremos ralentizaciones, cosa que hoy en día, desgraciadamente, es demasiado habitual, así que se agradece el doble. Aunque sí tiene algún detalle feo, como la generación repentina de elementos en el horizonte, el llamado popping. Por suerte, se da en pocos escenarios, siendo el mapamundi el más lastrado por este problema.

Ah, y hablando del mapamundi, se trata del mapa general del juego, muy similar al que se suele encontrar en la mayoría de JRPGs clásicos. Es el mapa por el que nos debemos mover para avanzar en la aventura, ya que casi todas las localizaciones están conectadas por él. Aun con el antes mencionado problema de popping (que se aprecia sobre todo cuando conseguimos métodos de transporte algo más veloces), se trata de un mapa visualmente muy bonito y por el que viajar se hace agradable.

El apartado visual de Ni no Kuni se complementa perfectamente con la magistral banda sonora de Joe Hisaishi. Ésta cuenta con una buena cantidad de temas, todos de gran calidad y, además, orquestados. Probablemente se trate del aspecto más redondo de todo el juego y la única pega que se le puede poner es que hay alguna melodía que otra que se repite más de la cuenta.

Sin ser ni mucho menos de los juegos más largos del género, Ni no Kuni cuenta con una duración más que aceptable. Unas 40 horas nos durará si lo jugamos deprisa y sin preocuparnos más que de la historia principal, mientras que si queremos completar todas las misiones, cacerías y el resto de tareas opcionales, acabaremos superando fácilmente las 100 horas de juego. La ira de la Bruja Blanca se trata de un título con muchísimo contenido.

Concluyendo...

Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca es un juego muy completo, con unos gráficos muy vistosos y una banda sonora de leyenda. Tiene algunos problemas en su sistema de combate y su guión es algo simple aparte de no demasiado original, pero ambos puntos son disfrutables pese a todo. Ni no Kuni es un buen juego y una más que recomendable experiencia para quien disfrute de los JRPGs.

¿En español? ¡Por todas las cochiqueras!

No sólo Ni no Kuni ha llegado a nuestro país, sino que también lo ha hecho con un gran detalle por desgracia poco común en los JRPGs: sus textos están localizados al español. Ni no Kuni: la ira de la Bruja Blanca cuenta con una gran traducción que se adapta perfectamente al ambiente del juego. Si ya de por sí Drippy es divertido, leyéndole en español, con su particular vocabulario, se convierte en desternillante. Otro punto destacado son los nombres de los únimos, muy ingeniosos y resultones.

Algo que también nos gusta mucho es que el audio original japonés esté disponible para quien lo prefiera. Una opción que debería estar disponible en todos los juegos, así que hay que aplaudir cuando uno la incorpora y esperar a que en el futuro sean muchos más. Aunque por otra parte esto nos lleva al, a mi modo de ver, único aspecto negativo de la localización: el cambio de bastantes nombres con respecto a la versión original. No sé si es porque la localización está realizada a partir de la traducción americana o si simplemente se decidió adaptar los nombres en cada traducción, pero el caso es que es difícil encontrar un nombre que coincida con el de la versión original más allá del de Oliver y alguno más.

De todas formas, como dije antes, éste es el único pero que se le puede poner a la traducción, que es absolutamente profesional y de gran calidad.

Una edición digna de un Gran Mago

Uno de los aspectos que más controversia ha causado en Europa ha sido las diferencias entre la Wizard's Edition europea y norteamericana del juego. Esto se debe a que la norteamericana, además de estar más cuidada, contenía una muestra de la OST, una moneda y una serie de ilustraciones que no se encontraban en las unidades europeas. Muchos aficionados se preguntaron las razones de estas diferencias y la compañía no dio muchas explicaciones.

Hablando de la edición en sí, nos encontramos con un peluche de Drippy muy bien elaborado, además de un Vademécum espectacular, con todo lujo de detalles, pero en un perfecto inglés, hecho que es perfectamente comprensible por los costes de la fabricación del mismo. A continuación, os dejamos dos unboxings para que apreciéis las dos versiones, pero tenemos que insistir en que realmente merece la pena, porque se nota el mimo que han puesto, sobre todo en el libro:

1 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.

Twittear esta página

Sobre esta franquicia

Videojuego RPG desarrollado por Level-5 con distribución de Bandai Namco Entertainment y escenas animadas de Studio Ghibli para PlayStation 3. Conocido en inglés como “Ni no Kuni: Wrath of the White Witch”, el título es un remake del juego para Nintendo 3DS “Ni no Kuni: Dominion of the Dark Djinn”, puesto a la venta en 2010.

Sinopsis

Oliver es un chico de 13 años que se queda huérfano tras la muerte de su madre en un accidente. A partir de entonces, la vida del niño cambiará drásticamente cuando uno de sus peluches cobra vida y se presenta como Drippy, un duende que ha sido hechizado. Así, Oliver y Drippy trabarán una peculiar amistad y el muchacho se convertirá en mago viajando por el mundo con el objetivo de devolverle la vida a su madre.

Proyectos relacionados

Por favor, avísanos si encuentras un error en esta ficha (○ゝ▽・○)ヽ




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.
más nuevo más antiguo más votado
Nayber
Invitado

Bueno, otra razón más para que me lo compre, lo pintáis muy bien. En cuanto tenga dinero lo pillo. Buena review.

Gnesh
Invitado

Yo lo he probado y no me gusta mucho la jugabilidad, pero la historia es buena, yo me lo pasaré al menos una vez por la historia :3

Yuluga
Invitado

Esta muy bien, aunque ya le hubiera dado el 9! 8) Para cuando nos llega algo de esta magnitud! ToT Ya lo siguiente Xillia si mal no recuerdo

PJMSAN
Invitado

Es un pedazo de juego, jugabilidad, gráficos, banda sonora, historia, duración, un nueve como minimo!!

Dargor
Colaborador

Yo aún no he tenido demasiado tiempo para jugar, sigo aún por Villa Cascabel ^^, pero he de reconocer que me esperaba un poco "más" del juego. No quiero opinar abiertamente ya que no he podido jugarlo como se merece, pero lo que puedo comentar es que la diferencia entre un ocho y medio, como es el caso, y un nuevo es ínfima. Sea como fuere, cualquier juego por encima del 8 u 8 y medio merece la pena ser jugado.

trackback

[…] 3), colaboración entre Level-5 y el Studio Ghibli de la que publicamos un excelente análisis aquí; Tales of Xillia (PlayStation 3), cuya review podéis leer aquí; y Final Fantaxy XIV: A Realm […]