koi-nya logo
Como reza cierto dicho popular, la risa es la salsa de la vida. Todo el mundo sabe que, al troncharnos a pierna suelta, nuestro cuerpo segrega adrenalina y endorfinas a mansalva, haciéndonos sentir llenos de energía y más a gusto que un pez en el agua. Ése es el motivo por el que las comedias han sido y siguen siendo […] 2013-02-03T17:00:18+00:00 , , , , , , , , , , , , ,
El enfrentamiento entre una chica llena de fortuna y una diosa de la desgracia

Review: Binbougami ga!

Como reza cierto dicho popular, la risa es la salsa de la vida. Todo el mundo sabe que, al troncharnos a pierna suelta, nuestro cuerpo segrega adrenalina y endorfinas a mansalva, haciéndonos sentir llenos de energía y más a gusto que un pez en el agua. Ése es el motivo por el que las comedias han sido y siguen siendo tan populares en la industria del anime: porque su consumo está asegurado.

La recientemente superada temporada de verano, a pesar de su mediocre parrilla, no fue una excepción a esta regla. Entre las series de este género que podíamos elegir se encontraban Jinrui wa Suitai Shimashita y Joshiraku, dos comedias que vinieron pisando fuerte. La tercera en discordia, Binbougami ga!, presentaba un aspecto mucho más juvenil y enérgico, frente al cínico humor negro de la primera y a las ralladas mentales, tan características del guionista de la obra original, Kouji Kumeta, de la segunda.

Así pues, y a pesar de estar claramente orientada a otro tipo de público, Binbougami ga! se enfrentaba a dos duros rivales. ¿Lograría la combinación de Kana Hanazawa en la piel de una hiperafortunada y sobresalientemente dotada estudiante de instituto con una diosa de la desgracia, bastante pasota pero orgullosa a más no poder, estar a la altura de las circunstancias? Comprobémoslo.

Sakura "Ubres de Vaca" Ichiko contra la Diosa de la planicidad:

Binbougami ga! nos narra la curiosa y estrambótica historia de Sakura Tetichiko Ichiko, una joven que tiene todo lo que una adolescente puede desear: dinero, belleza, intelecto y una horda de compañeros con las hormonas revueltas esclavizados por sus pechos su carisma y cuerpazo. Hasta aquí no debería haber ningún problema – excepto la envidia de sus congéneres –, pero resulta que esa cantidad inusitada de fortuna proviene de la absorción incontrolada de la buena suerte de los que rodean a Ichiko. Y como el equilibrio de fortuna en el mundo es algo muy delicado, los dioses envían a Binbougami Momiji, una peculiar diosa de la desgracia, para arreglar la situación. Pero las cosas no serán fáciles para Momiji, puesto que Sakura defenderá con uñas y dientes su excepcional bienestar, que siente amenazado  al intentar ser absorbido por la colosal jeringuilla de la desaliñada divinidad, cuya intención es redistribuirla posteriormente entre sus legítimos propietarios.

Se trata de una premisa bastante original que, desgraciadamente, no dio pie a un argumento a la altura. A pesar de la interesante premisa inicial, el desarrollo de Binbougami-ga! no es nada del otro mundo. Los trece capítulos de los que consta la serie transcurren siempre dentro de la misma dinámica: el enfrentamiento entre Ichiko y Momiji – en el cual casi siempre la segunda sale mal parada –, aliñado con la introducción de un nuevo personaje o el trasfondo, normalmente dramático, de alguno de los ya presentados.

Pero el verdadero punto fuerte de Binbougami ga!, por lo que la serie de verdad entretiene, es la enorme cantidad de cameos que presenta. No se podía esperar menos de una comedia de referencias, entre las cuales se encuentran algunas muy poco vistas, como las realizadas a Medaka Box o Mononoke-hime, conviviendo siempre con otras bastante mascadas a estas alturas de la vida: Gundam, Dragon Ball, Lupin the III, Naruto, Jojo's Bizarre Adventure, One Piece o la más que exprimida Hokuto no Ken. Estos detalles son siempre bien recibidos, sin embargo, su bombardeo excesivo a lo largo de los años puede llegar a hacer que cansen al público. En definitiva, que no hay nada nuevo bajo el sol.

Merece la pena resaltar que, a pesar de ser una comedia, Binbougami ga! presenta ciertos momentos de drama, normalmente ocasionados por los perjudiciales efectos que el don sobrenatural de Ichiko ejerce sobre las personas a su alrededor. Estas historias sobre pobreza, discriminación y crueldad pretenden darle cierta profundidad a la serie, contribuyendo a la evolución personal de la protagonista. Sin embargo, dichas situaciones son efímeras, pues antes de que lleguen a su punto álgido algún gag o situación absurda llega cual saeta implacable para romper con el dramatismo. Algo que se agradece, porque los espectadores esperan una comedia; para llorar lágrimas de cocodrilo en cantidades industriales ya tenemos otras series del palo de Clannad o AnoHana.

Humanos y divinidades, una combinación - en teoría - hilarantemente explosiva:

Toda serie que se precie de ser mínimamente buena debe tener un nivel similar de personajes. Binbougami ga!, a pesar de contar con dos maravillosas protagonistas, cojea en dicho aspecto. Esto se debe al desequilibrio que presenta en cuanto a calidad de los mismos: frente a unas elaboradas Sakura Ichiko y Binbougami Momiji, carismáticas y divertidas, nos encontramos con unos secundarios mediocres, por ser mínimamente benevolentes. El opening de la serie puede hacernos pensar que los personajes secundarios son relevantes en la trama, pero nada más lejos de la realidad. Quizá la única excepción sea Ranmaru Rindou, pues es un personaje que gusta bastante, pero otros apenas aportan nada a la serie. En especial, cierto individuo que, tras hacer fugazmente acto de presencia en un capítulo, no volvió a "pisar el plató".  En definitiva, un plantel de personajes bastante desequilibrado. Pero analicemos a los susodichos uno por uno:

Sakura Ichiko (CV: Kana Hanazawa): Una muchacha de 16 años que, gracias a su particular capacidad de absorber la buena fortuna que le rodea, lo tiene prácticamente todo. Y decimos prácticamente porque, a pesar de ser asquerosamente rica, asquerosamente lista y estar asquerosamente buena, carece de algo que toda estudiante de instituto necesita: amigos. Y aunque su personalidad egocéntrica, egoísta, ególatra - y demás adjetivos que empiecen con el prefijo ego - nos haga pensar lo contrario, esconde un pasado traumático que la ha endurecido. Lo cierto es que su dulce corazoncito anhela una compañera con la que compartir sus pensamientos más íntimos, algo a lo que por desgracia se resiste tozudamente. Finalmente, hay que reconocer que Kana Hanazawa se marca un papelón con este personaje, lo que desmiente la concepción de algunos sobre su encasillamiento en cierto tipo de interpretaciones.

Binbougami Momiji (CV: Yumi Uchiyama): Momiji es una diosa de la desgracia que hace honor a su condición, tanto en físico como en conducta. Desaliñada, zarrapastrosa y más vaga que un estudiante de secundaria en pleno septiembre, cumple con resignación la misión que la ha llevado al mundo de los mortales. La resistencia mostrada por Ichiko hacia su engorrosa tarea, unida a la nada sana envidia que le producen el par de melones de su objetivo - merece la pena subrayar que Momiji es una auténtica tabla de planchar -, hacen que su labor se convierta en toda una cruzada personal. Además, al ser portadora de una cantidad inusitada de mala suerte, sus intentos por equilibrar la balanza de la fortuna fracasan irremediablemente y de las formas más cómicas. Aprovecha las ocasiones más dramáticas para dar lecciones sobre la vida a Sakura, eso sí, siempre sin perder su sentido cínico del humor. Un personaje entrañable, gana puntos gracias a la labor de su seiyuu, que es capaz de modificar su registro de voz a la misma velocidad que una fulana que se cambia de ropa interior.

Una vez analizados los pesos pesados de la serie, toca ponerse con algunos de los dúos más relevantes de la misma.

En primer lugar tenemos a los personajes de apoyo que, a pesar de posicionarse en un principio en un bando concreto de la lid por la fortuna de Ichiko, progresivamente pasarán kilo y medio del enfrentamiento entre las dos chicas. Estamos hablando de Inugami Momoo (C.V.: Hiro Shimono) y Bobby Statice (C.V.: Yoshihisa Kawahara). El primero, como su nombre indica, es un dios canino enfermizamente adicto al BDSM (bondange sadomasoquismo). Perrito faldero de Momiji, acabará colado hasta los huesos por Sakura, y no precisamente por sus encantos, sino por las tortas que reparte a diestro y siniestro y que Momoo está encantado de recibir. Cuando su umbral del dolor supera cierto nivel, pasa de forma canina a humana y viceversa, con la cantidad de comprometidas situaciones que esto genera.

Por otro lado tenemos a Bobby, un monje de tez oscura que se pasa la vida deambulando por las calles, gorroneando comida y oliendo todas las bragas a su alcance. Siempre acechante ante la más mínima oportunidad de satisfacer sus instintos masculinos con el escultural cuerpo de Ichiko, acaba instalándose en su casa en contra de la voluntad de la muchacha. Sin embargo, Bobby no genera sólo inconvenientes, pues obsequia a Sakura el Soumin Shourai, un poderoso artefacto con el que la excelentemente dotada jovencita es capaz de hacer frente a las pretensiones de su destartalada némesis particular.

El segundo dúo digno de mención es el compuesto por los compañeros de clase de Ichiko. Keita Tsuwabuki (C.V.: Kouki Uchiyama), el rubiales que se pasa las clases planchando la oreja sobre el pupitre, es uno de esos personajes que contribuye a darle dramatismo a una comedia que lo que menos necesita es eso. Hermano mayor de una familia de cuatro hermanos sin padres, se ve obligado a pluriemplearse en diversos trabajos nocturnos para sacarles adelante. Un personaje sin demasiada relevancia, excepto por los sentimientos encontrados que su presencia genera en la protagonista.

Pero, sin ninguna duda, el personaje que de verdad destaca de este grupo es Ranmaru Rindou (C.V.: Haruka Tomatsu). Un pequeño homenaje a Ranma 1/2 - ese clasicazo de Rumiko Takahashi -, esta marimacho con pintas de banchou se ha convertido en uno de los personajes más populares de la serie - quizá ayude el hecho de que cuenta con una seiyuu magnífica -. Su actitud directa y masculina mantiene a raya la personalidad delicada de la señorita que siempre quiso pero nunca pudo ser, al verse obligada a someterse al escrupuloso entrenamiento de artes marciales impuesto por su padre. Con la fidelidad característica de un canino, su admiración y respeto por Ichiko la meterá en más de un lío, eso sí, de los que siempre emergerá victoriosa.

Como se adelantó hace unos párrafos, poco queda decir del resto de los personajes, pues no son demasiado relevantes  - algunos incluso sobran -. Pululando por los capítulos tenemos a los hermanos de la familia Tsuwabuki, al envidioso grupo de gals de la clase de Ichiko y a las mascotas de turno - encarnadas en el gatico random que adopta Sakura y en Kumagai, el decrépito pero tronchante oso de peluche, que es el asistente de Momiji -. Pero el premio a la irrelevancia se lo llevan, sin duda, dos personajes totalmente sobrantes: Kuroyuri, una diosa de la desgracia que hace acto de presencia en el ecuador de la serie para desaparecer con la misma fugacidad con la que surgió.

Paralelamente, nos encontramos con Nadeshiko Adenokouji, quien hace acto de presencia en el anime de forma totalmente testimonial. La joven ojou-sama entrenada en las misteriosas artes del ninjustsu ha quedado relegada en esta adaptación a un papel totalmente secundario, integrada en una suerte de juego de habilidad visual al puro estilo Buscando a Wally. En su defensa diremos que se trata de un personaje principal del manga que aparece en escena a partir del tomo 5 y, a causa de que el anime no adapta hasta ese momento de la historia, Adenokouji se ha tenido que conformar con esas breves apariciones y con un pequeño espacio al final de cada episodio.

Melodías provenientes directamente de la tierra del controlador analógico

La banda sonora de Binbougami ga! presenta un dato curioso: su compositor, a pesar de ser un veterano en el mundo de la música, ha recibido su bautismo de fuego con este proyecto. Estamos hablando de Hamauzu Masashi, un nombre que a los adictos a jrpg debería resultarles familiar. Estrecho colaborador de Nobuo Uematsu, artista que no requiere de presentación, participó con este maestro de las bandas sonoras de Square-Enix en trabajos de la talla de Final Fantasy X. La experiencia con Uematsu fue muy enriquecedora para su carrera profesional, pues de otra forma no se podría explicar el maravilloso trabajo que realizó en Final Fantasy XIII, de cuya OST es progenitor.

Resulta inevitable rememorar las aventuras de Lightning y los demás lu'Cie al escuchar algunas de las canciones que sirven para ambientar la trama de Binbougami ga! Por ejemplo, Ichiko - Tsukikamuri Jinsei parece transportarnos a parajes como El Nido o Paals desde el mismísimo momento en el que empieza a sonar. ¿No os lo creéis? Abajo tenéis un par de pruebas:

Esta característica marca de Masashi, en la que el violín y el piano se combinan para generar una delicadísima a la vez que animada melodía, puede registrarse en otros muchos temas. Sin embargo, este autor nos ha demostrado en esta ocasión que es capaz de mucho más, introduciéndose en el mundillo de la música para anime con total naturalidad. Eso sí, sus orígenes relacionados con el mundo del entretenimiento virtual siguen estando muy vigentes en gran parte de sus temas, especialmente en aquellos compuestos para los momentos de más acción.

Pero dejemos de lado al señor Mamauzu y centrémonos un poco en los singles que sirven de OP y ED a la serie. Lo cierto es que no nos encontramos ante ninguna pieza magistral, pues no están a la altura de la banda sonora de la serie. Por un lado, tenemos Make My Day, del artista Piko máximo exponente del término trap, un tema entretenido pero que, a opinión de un servidor, abusa de simplicidad. La carrera de este cantante de voz femenina comenzó, como la de muchos otros - el ejemplo más claro es Supercell -, en Nico Nico Douga, interpretando canciones de Vocaloid y otras anisongs. Hoy en día ha alcanzado tal fama que realiza giras fuera de Japón e incluso posee su propio personaje Vocaloid: Utatane Piko. En lo que respecta a sus trabajos en el mundillo, también ha interpretado los endings de Yorinuki Gintama-san y Letter Be ~Reverse~.

En cuanto al ending theme, nos encontramos con HAPPY BIRTHDAY, un dúo de pop rock con bastantes reminiscencias a la ya disuelta banda Under17 - especialmente en el estilo y el tono de voz de la vocalista -, interpretando Koi Boudou. Kisa y Akko, las componentes del conjunto, han situado ya un par de singles y discos en el mercado, aunque su participación en un proyecto de animación no se produjo hasta la serie que tenemos entre manos. Por lo tanto, y con la excepción de Piko, el apartado musical de Binbougami ga! se dotó de artistas con nula experiencia en este tipo de trabajos. El resultado, por suerte, ha sido satisfactorio en general.

De la Jump SQ a las pantallas televisivas niponas

Como a estas alturas todos sabréis, Binbougami-ga! no se trata de un anime original, sino de la adaptación del manga homónimo de Yoshiaki Sukeno. Este autor novel se ha dado a conocer recientemente con la publicación de las aventuras de Sakura Ichiko, que comenzaron a serializarse en la revista Jump SQ, una de las publicaciones mensuales de Shueisha, el 4 de noviembre de 2008. Anteriormente, sólo había mostrado su potencial con dos one-shots, Haido Hakase no Jikan Note y Rad & Rinpu, ambos alojados entre las páginas de la anteriormente mencionada revista.

A falta de más tiempo - pues, como habéis leído, la adaptación animada se limita a 12 episodios -, la serie televisiva se limita adaptar los cuatro primeros tomos de un manga que ya ha sido recopilado en 10 tankobon. Sin embargo, esta parcelación no es del todo estricta, pues han omitido dos capítulos- concretamente el 6 y el 15 - y añadido el 16, con el que se inicia el tomo 5. ¿La causa de ello? La desconocemos totalmente.

Otro aspecto interesante de la adaptación es su dirección, que corre a cargo de Yoichi Fujita. ¿Que quién es este individuo? Pues nada más y nada menos que el director por excelencia de Gintama, una de las perlas actuales del anime de humor. La naturaleza sarcástica a la vez que absurda que impregna la serie protagonizada por Gintoki, Kagura y Shinpachi, de la cual Fujita dirigió la mayoría de los episodios, hizo que Sunrise designase a este prometedor profesional a la cabeza de la adaptación de Binbougami ga!, una serie de naturaleza un tanto similar. El resultado es del todo favorable.

Conclusiones

En definitiva, tras haber comparado la obra original de Sukeno con su adaptación a la pequeña pantalla por parte de Sunrise, no nos queda sino alabar el trabajo de la productora al haber reflejado casi a la perfección la esencia de Binbougami ga! A pesar de las pequeñas licencias que se tomaron, consistentes en su mayoría en referencias y cameos un tanto fuera de lugar, nos encontramos con una serie amena, con un argumento no demasiado presuntuoso pero que sabe sacar más de una carcajada a sus espectadores.

A pesar de que carece de la ironía y el sarcasmo de Jinrui wa Suitai Shimashita o el natural humor absurdo y la crítica sociocultural que caracterizan a Joshiraku, Binbougami ga! ha sabido complementar las ofertas de comedia de la pasada temporada estival con un enfoque quizá más simple, pero no por ello de peor calidad. Sakura Ichiko y Binbougami Momiji han cumplido su función en amenizar a muchos espectadores un verano quizá demasiado largo, pero, ¿a caso hay que pedirle más a una comedia?

1 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.
más nuevo más antiguo más votado
setton
Invitado

Pues la serie me parecio regular, si tiene sus toques de humor pero son muy pocos y es verdad abusan mucho de los cameos.
Tampoco me gustaron los toques de drama la serie iba bien con solo comedia y ya.
Eso si los papeles de Haruka Tomatsu y Hana Kanazawa son expectaculares.
Espero hagan Review de Joshiraku y Jinrui y Kokoro Connect

Ryuzakishin
Invitado

Bueno realmente divertí con esta serie y si bueno esos toques de drama eran un poco "incómodos" y bueno creo que a muchos incluyéndome les gustaría una segunda temporada , me gusto mucho el Review Gracias :)

miss_saku
Invitado

Buena review, estaba pensando en verme esta serie, así que le echaré un vistazo cuando me apetezca reírme un rato xD

Bang
Invitado

Serie para pasar el rato, me diverti viendola.:D

Juan Cuervo
Invitado

El capítulo 11 (el autonombrado capítulo de fanservice) es épico. Gracias por la recomendación.

Nicolas Herrera
Invitado

Pasaron dos años y yo recién la veo, en 4 días termines el manga y la verdad tengo que decir que es una de las mejores comedias que vi en mi vida. No innova, no explota el genero, hace lo que tiene que hacer en el punto que lo tienen que hacer y cumple su cometido (mas en el manga que en el anime que por lastima no volverán en una segunda temporada ya que pasaron casi tres años).
Quisiera poder encontrar la manera de enviar una carta o algo tanto a Jump Square como a Yoshiaki Sukeno, pero mi limitado conocimiento de la lengua nipona lo hace prácticamente imposible...

Gran review, gran serie, gran pagina gente !! (espero que alguien lea esto :( )