koi-nya logo
Un monstruo, una princesa convertida en yegua, un bandido del tres al cuarto y un héroe silencioso condenados a viajar en busca de una solución a sus problemas. De esta manera tan peculiar comienza Dragon Quest VIII, uno de los mejores jrpgs que pasaron por PlayStation 2. Cuatro años tuvieron que esperar los fans entre el lanzamiento de Dragon Quest […] 2012-09-23T18:05:22+00:00 , , , , , , , ,

Review: Dragon Quest VIII

Un monstruo, una princesa convertida en yegua, un bandido del tres al cuarto y un héroe silencioso condenados a viajar en busca de una solución a sus problemas. De esta manera tan peculiar comienza Dragon Quest VIII, uno de los mejores jrpgs que pasaron por PlayStation 2.

Cuatro años tuvieron que esperar los fans entre el lanzamiento de Dragon Quest VII para PlayStation y el juego que nos ocupa. Level-5 tomó las riendas de manos de Heartbeat y Artepiazza, desarrolladores de Dragon Quest VII, pero contando con la columna vertebral que ha permitido a esta saga llegar a donde está: Yuji Horii en el guión, Akira Toriyama en el diseño y Koichi Sugiyama en la música. O en otras palabras, los padres de Dragon Quest.

¿Salió bien la apuesta de Square Enix o no? Si leéis esta review, comprenderéis que tanto la larga espera como los cambios en el desarrollo merecieron la pena.

Ficha técnica y valoración

Título original:Dragon Quest VIII: Sora to Umi to Daichi to Norowareshi Himegimi (ドラゴンクエストVIII 空と海と大地と呪われし姫君), 'Dragon Quest VIII: Journey of the Cursed King' en occidente
Compañía:Level-5Plataforma:PlayStation 2
Fecha de lanzamiento:27/11/2004 (JAP), 5/11/2005 (NA), 14/04/2006 (EUR)Género:RPG
Director:Akihiro HinoCompositor:Koichi Sugiyama
Duración:70+ horas
Argumento
75
Gráficos
95
Jugabilidad
85
Música
90
Total
85

La esencia de una saga clásica

El mudo protagonista del juego viaja en una carreta junto a un bandido, Yangus; un goblin de exquisitos modales, Trode; y una yegua de singular belleza, Medea. Pero nunca se debe juzgar un libro por su portada, puesto que Trode es en realidad es el rey de Trodain, y Medea es la princesa. Ambos, al igual que el resto de habitantes del castillo real, cayeron víctima de la maldición del infame bufón Dhoulmagus. Todos, salvo el protagonista.

Los cuatro, además de otros personajes que se unen al grupo posteriormente, persiguen sin descanso a Dhoulmagus para intentar deshacer la maldición sin saber que hay algo más en juego que un simple castillo y sus habitantes.

Éste es, probablemente, el aspecto en el que el juego destaca menos. Dragon Quest VIII no posee una intrincada historia repleta de giros de guión y rocambolescas situaciones. Al contrario, el juego posee un ritmo más sosegado, aunque no exento de situaciones llenas de tensión.

Se trata de una historia clásica, como las de juegos de otros tiempos, dejando al final cierto regusto a añejo. Podríamos decir sin temor a equivocarnos que esta entrega mantiene viva la esencia que ha convertido a Dragon Quest en una de las franquicias de jrpgs más queridas por los japoneses.

No hace falta más que echarle un vistazo a Dai no Daibouken, uno de los mangas más conocidos inspirados en la saga (cuyo anime se emitió en los 90 en España), para cazar al vuelo los paralelismos entre ambas obras, especialmente en cuanto al misterioso pasado del silencioso protagonista.

Eso sí, a pesar de su relativa simpleza, podemos decir que la historia de Dragon Quest VIII supone un paso adelante con respecto a la de anteriores entregas. En este juego ve un interés de los desarrolladores por darle más importancia al argumento, con múltiples escenas que ayudan a introducirnos en el mundo del juego.

No es que sea la mejor historia de la saga, ese trono lo sigue ocupando la de Dragon Quest V y parece que seguirá haciéndolo durante mucho tiempo, pero se puede decir que antes todo era más directo, con menos florituras argumentales. No hablamos por suerte de un cambio radical, pero es algo que está ahí.

La party más variopinta que te puedas encontrar

Los personajes de Dragon Quest siempre han tenido carisma, aunque lo cierto es que la mayoría de las entregas no les dedican demasiadas líneas de diálogo. Esto cambió bastante en Dragon Quest VII, donde apareció el comando "Hablar", que permitía leer las conversaciones de los personajes en multitud de situaciones distintas.

Dragon Quest VIII da todavía más importancia a los personajes gracias a las numerosas secuencias de las que hace gala. Todos los protagonistas resultan entrañables, aunque personalmente creo que el bonachón y a la vez cascarrabias Yangus se lleva la palma. Eso sí, no veremos al protagonista articular palabra. Y es que hay cosas que nunca cambian...

Ye olde good things

Dragon Quest VIII es un título continuista en su jugabilidad a pesar del gran avance que presenta a nivel visual. Es Dragon Quest, ni más ni menos, y quien disfrute de la saga disfrutará con esta entrega.

El sistema de batalla es el clásico con alguna novedad, como la opción "mentalizar", que permite que los personajes acumulen fuerza. De paso, este sistema se presta a un curioso homenaje a la obra más conocida de Akira Toriyama, Dragon Ball. Un homenaje especialmente notable cuando es el héroe el que alcanza el punto de tensión super elevada.

Es necesario comentar lo bien resuelta que está la papeleta de mostrar a los protagonistas en pantalla. Este fue el primer Dragon Quest que abandonó la vista totalmente subjetiva en las batallas, pero éstas siguen siendo rápidas y ágiles, gracias a unas animaciones breves y efectivas.

El juego opta por un sistema de destrezas a la hora de dejarnos personalizar las habilidades con las que contarán nuestros protagonistas. Cada personaje se puede especializar en ciertas armas, teniendo cada rama una serie de habilidades concretas. No es un sistema tan flexible ni con tantas posibilidades como el de clases de otras entregas, pero aun así cumple.

Dragon Quest VIII es al igual que Dragon Quest VII un juego muy largo, y se puede ir por encima de las 100 horas de duración sin ningún problema. Esto es algo a lo que contribuyen decididamente extras como la búsqueda de minimedallas para la princesa Minnie, la Arena de monstruos o las pruebas dragovianas.

Exprimiendo al máximo la consola

Sin duda uno de los mayores puntos a favor de Dragon Quest VIII es su apartado gráfico. Level-5 empleó a las mil maravillas el cel-shading (técnica que ya utilizaron en Dark Chronicle, aparecido en 2002), trasladando los diseños del maestro Akira Toriyama al 3D con una frescura y fidelidad dignas de mención.

Los diseños de Toriyama pueden gustarte más o menos, pero es indudable que al ver uno de sus trabajos uno sabe inmediatamente que ha nacido de su lápiz. En Dragon Quest VIII vuelve a demostrar su saber hacer tanto en los personajes como en los monstruos. Sin embargo, la reutilización de modelos con distintas paletas de colores puede llegar a molestar, algo por lo demás habitual en muchos jrpgs.

Pero si algo hay que destacar en este punto de la review es sin duda el enorme mundo en el que se desarrolla la aventura y lo cuidadosamente detallado que está. Nada de "cuando mi personaje camina por el mundo es tan grande como una ciudad": Dragon Quest VIII es un juego mastodóntico, en el que uno se siente pequeño cuando se acerca a una ciudad, montaña o lago. Ir del punto A al punto B y tardar un rato es algo que ayuda al jugador a sentirse un auténtico aventurero. Además, las transiciones del día a la noche ayudan en la inmersión, y la variedad y belleza de paisajes y localizaciones siempre consigue que uno se pare a admirar los alrededores.

Los menús de los Dragon Quest siempre han sido extremadamente simples, aunque efectivos. Estamos hablando de que su diseño se ha mantenido desde el primer Dragon Quest, y eso se nota. Así que con la idea de que este aspecto del juego no echase para atrás a nuevos jugadores en occidente, Square Enix tomó la decisión de rediseñar los menús para este mercado, añadiéndoles un fondo e ilustraciones para cada uno de los objetos.

El cambio es indudablemente para mejor, ya que resulta más visual y sigue siendo igual de funcional. El único pero que podemos ponerle son los pocos segundos que hay que soportar para cargar el menú, frente a la inmediatez del clásico de la versión japonesa.

Koichi Sugiyama strikes back

Poco se puede añadir del compositor de Dragon Quest, Koichi Sugiyama, a estas alturas. Entrega tras entrega ha presentado preciosas bandas sonoras cuyas piezas se adaptan perfectamente a las situaciones que plantean los juegos. La banda sonora de Dragon Quest VIII es una de nuestras favoritas de la saga, con un montón de temas buenísimos. Como estandartes de su calidad nos quedamos con el tema de batalla, frenético y con nula capacidad para cansar, y el tema del mapamundi, que es precioso. Además, en Europa tuvimos la suerte de contar con las versiones orquestadas de la banda sonora en el propio juego. Todo un lujazo.

Si hubiese que reseñar un aspecto negativo de la banda sonora es que quizás no es todo lo extensa que debería para un juego de tal longitud. Es algo que ya pasó en Dragon Quest VII, entrega con una duración parecida a la de ésta de PlayStation 2. Y es que 100 horas de juego son muchas horas, con lo que es complicado evitar que no haya muchas canciones que se acaben repitiendo, quizás demasiado. A pesar de todo creemos que la repetición de temas no es tan acusada como en la séptima entrega, así que es un avance.

La ventaja de ser gaijin: el doblaje

Mientras que la versión japonesa Dragon Quest VIII no está doblada, en occidente se incluyo un doblaje en inglés. La pregunta es, ¿algo innecesario ya que el original no lo tenía o un añadido de valor?

Nosotros creemos que más bien es lo segundo, ya que el doblaje inglés es bastante bueno. La empresa encargada supo captar bastante bien la esencia de cada personaje, eligiendo a dobladores capaces de darles una forma de hablar característica. Así, mientras Yangus utiliza palabras barriobajeras en su lenguaje, el rey Trode es todo lo contrario y siempre tira de expresiones refinadas.

Sin duda, este doblaje contribuye a que el jugador entienda mejor a los personajes y los sienta más cercanos.

  • Dragon Quest VIII se llevó un 39 de 40 en la archiconocida revista Famitsu. Además, una encuesta organizada en 2006 por la misma revista para conocer los juegos preferidos de sus lectores colocó al título en cuarta posición, detrás de Final Fantasy X, Final Fantasy VII y Dragon Quest III.
  • En Dragon Quest VIII hay multiples cameos de personajes de anteriores entregas. Las clases de luchador y caballero de Dragon Quest III se pueden ver facilmente en los pueblos como simples PNJ. Personajes como Ragnar y Torneko (DQIV) aparecen en la arena de monstruos, y Ramia, el ave de Dragon Quest III, cumple un papel importante en la historia. Durante el juego también hay una mención a Dracolord, el enemigo final del primer Dragon Quest.
  • Por problemas de licencias con el juego de rol de tablero llamado también Dragon Quest, la saga de Enix había aparecido siempre en occidente bajo el título de Dragon Warrior. Esto acabó con Dragon Quest VIII. Además, ésta fue la primera entrega importante de la saga (numerada) en llegar al viejo continente.
1 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.
más nuevo más antiguo más votado
Hume
Invitado

Bonitos recuerdos... lastima que ya no tenga mi ps2

Dargor
Colaborador

Coincido totalmente con la review, en prácticamente todo. Un juego que todo el mundo debería jugar, sin duda, ¡sí, señor!

Dargor
Colaborador

¡Ah, por cierto, sólo puntualizar una cosa más! El juego en España se llamó "El periplo del Rey Maldito" y, a pesar de lo que parezca en las imágenes, el juego está en CASTELLANO, con un traducción más que espectacular que se seguiría manteniendo (y mejorando) en los siguientes Dragon Quest.

Roxas
Invitado

Lo que daría yo por un HD de este juego...

Dargor
Colaborador

Se dijo en su día que saldría un port para 3DS, pero nunca más se ha vuelto a saber, que yo sepa. Y en 3DS tampoco esperemos mucho, porque ya vimos que la diferencia gráfica entre PS2 y 3DS era... Bueno, cosas de Nintendo xD

Yuluga
Invitado

Que juegazo, mi DQ favorito y el mejor de todos ;_; Que desfase fue a partir de su siguiente entrega en DS... Que llevabas a cuatro personajes por mapa y petaba ya el juego... y el X online

Luffy
Invitado

Totalmente de acuerdo. Quizás hubiera quitado 5 puntillos de algún lado para darlo en otro, pero totalmente de acuerdo con todo. A mi parecer, el mejor RPG que he jugado (aunque los nuevos de Wii no se quedan muy atrás).