koi-nya logo
Con los duros momentos de crisis económica que estamos viviendo hoy en día, no viene mal echar la vista atrás para recordar viejos y mejores tiempos. Bueno, pues nosotros hemos hecho eso mismo a nuestro modo, y hemos decidido traeros una review con un sabor un tanto añejo. De esta manera, nos remontamos a aquellos maravillosos años noventa de la […] 2012-08-27T14:49:09+00:00 , , , , , , , , , , , ,

Review: Mobile Suit Gundam: The 08th MS Team

Con los duros momentos de crisis económica que estamos viviendo hoy en día, no viene mal echar la vista atrás para recordar viejos y mejores tiempos. Bueno, pues nosotros hemos hecho eso mismo a nuestro modo, y hemos decidido traeros una review con un sabor un tanto añejo. De esta manera, nos remontamos a aquellos maravillosos años noventa de la mano de Sunrise, adentrándonos a bordo de nuestros mobile suits en las junglas del Sudeste Asiático.

¿Estáis preparados para conocer los avatares de la dura vida militar de un soldado de la Federación Terrestre junto a Shiro Amada y su octavo pelotón en Mobile Suit Gundam: The 08th MS Team? ¡En caso afirmativo, abrochaos los cinturones y estad muy atentos a la vegetación, por si hay algún Zaku acechando!

Ficha técnica y valoración

Título original:Kidou Senshi Gundam: Dai 08 MS Shotai / 機動戦士ガンダム 第08MS小隊
Estudio:SunriseEpisodios:12 + película resumen
Fecha de emisión:25/01/1996 - 25/06/1999Género:acción, mecha, shonen, drama, militar
Director:Takeyuki Kanda y Umanosuke IidaCompositor:Kouhei Tanaka
Argumento
85
Animación
80
Personajes
90
Música
70
Entretenimiento
95
Total
85

Ficha en MyAnimeList, Ficha en GundamOfficial

De Side 7 a las selvas de Extremo Oriente

Como la mayoría de los iniciados en el mundo de los mechas sabréis, la franquicia Gundam está compuesta por una vastísima cantidad de obras en diferentes formatos (series de televisión, OVAs, películas, mangas, videojuegos e incluso novelas) que se agrupan en hasta nueve universos paralelos. La serie que nos ocupa en esta ocasión se inserta dentro de Universal Century, la línea temporal que inauguró Kidou Senshi Gundam y la más extensa de todas. En 1979, esta serie de Yoshiyuki Tomino, Yoshikazu Yasuhiko y el grupo de creadores autodenominado “Hajime Yatate” fue el pistoletazo de salida de una franquicia que se ha convertido en uno de los emblemas más reconocidos de la animación japonesa, y que aún hoy en día sigue muy viva.

A pesar de que la serie de televisión original, orientada en un principio exclusivamente a la venta de juguetes, tuvo unos inicios difíciles (los planeados 52 capítulos tuvieron que reducirse a 43 debido a los pésimos resultados de audiencia que obtuvo), la franquicia logró eludir su condena al fracaso gracias a su innovador planteamiento. Era la primera vez que un anime de robots profundizaba en dilemas morales y mostraba la verdadera naturaleza del ser humano, más allá del espectro bicolor que caracterizaba a sus parientes precedentes. Por decirlo de otra manera, Gundam dio la espalda al género Super Robot, inaugurando lo que sería conocido como el género Real Robot.

Acostumbrados a ver a los poderosos Mazinger Z y a los Getter aplastar a sus malvados enemigos en nombre de la justicia, al público nipón le costó digerir una serie centrada en los pilotos, con sus defectos, dudas y dilemas, a bordo de robots que constantemente se llevaban algo más que un simple rasguño. El todopoderoso mecha ya no era el protagonista, pues había sido remplazado por su piloto, de carne y hueso y con sus característicos sentimientos. Pero, como el adolescente que descubre la sofisticación de los sabores picantes frente a la simplicidad de lo dulce, los espectadores japoneses desarrollaron su paladar y acabaron deleitándose con la exquisitez en la que se convirtió Kidou Senshi Gundam.

La obra original fue sintetizada, un par de años después, en tres películas, aunque antes salió a la luz una trilogía de novelas escritas por el propio Tomino. Las décadas de 1980 y 1990 transcurrieron con la emisión de numerosas secuelas de Kidou Senshi Gundam, algunas de ellas visionadas en la pequeña pantalla – Kidou Senshi Zeta Gundam y su secuela, Gundam ZZ, además de Kidou Senshi Victory Gundam, Kidou Butouden G Gundam y Kidou Senshi Gundam Wing -, otras en formato OVA – Kidou Senshi Gundam 0080: War in the Pocket, Kidou Senshi Gundam 0083: Stardust Memory – e incluso dos largometrajes – Char's Counterattack y Gundam F91 -.

En el ecuador los '90 la franquicia se encontraba totalmente asentada y gozaba de una gran cantidad de fans, que consumían merchandising de todo tipo, en especial las populares maquetas de plástico conocidas como Gunplas. Por otro lado, la inmensidad del espacio se había convertido en el escenario principal de los enfrentamientos entre la Federación Terrestre y el sedicioso Principado de Zeon, conflictos que se resolvían normalmente gracias a la intervención de un modelo de Gundam especialmente poderoso a cuyos mandos se encontraba el héroe de turno. Esta fórmula parecía encandilar a los seguidores de la franquicia, pero en el invierno de 1996 Sunrise iba a descubrirnos una cara muy diferente del Universal Century.

Gundams en la jungla

El siguiente paso evolutivo de esta franquicia se dió el 25 de enero de 1996, con la emisión de la primera OVA de Kidou Senshi Gundam: The 08th MS Team. Como la mayoría de las obras que componen esta extensa franquicia, la nueva serie trataba temas muy humanos, entre ellos la estupidez de la guerra, la lealtad, el compañerismo y el amor. Sin embargo, inició una segunda revolución, al mostrarnos el conflicto entre terranoides y cosmonoides desde una perspectiva mucho más realista.

Para empezar, el contexto en el que se desarrollaba la acción pasó de la vasta extensión del universo a uno mucho más restringido: la Tierra, y en concreto la región del continente de Asia Oriental. Esto contribuyó a acercar la acción a los espectadores, mostrándoles escenarios mucho más cercanos y haciendo que pusieran “los pies en la Tierra”. Merece la pena recordar que la segunda mitad del siglo XX estuvo plagada, a causa de la Guerra Fría que enfrentó a Estados Unidos y la Unión Soviética – las dos superpotencias de la época –, de conflictos de diverso calado, algunos de los cuales se libraron en dicha región del planeta. Las guerras de Corea y Vietnam fueron dos de los más importantes, y probablemente muchos de los espectadores de The 08th MS Team fueran herederos de ellas – no sólo por haberlas vivido en tercera persona, sino también por haber participado en ellas: en la guerra de Vietnam lucharon también unidades japonesas –.

El segundo elemento que proporcionaba un sabor contemporáneo a estas OVAs era su estética, producto del sincretismo entre el estilo futurista que plagaba la franquicia por completo y un toque militarista mucho más basado en la realidad. A pesar de que desde Kidou Senshi Gundam la influencia bélica se hace patente, nunca había sido llevada al nivel mostrado en The 08th MS Team.

Resulta curioso ver a escuadrones de Gundams desplazándose en medio de una base semicamuflada y plagada de soldados que encajarían perfectamente en un filme como La Chaqueta Metálica, o Zakus plantándose en medio de un poblado de agricultores de arroz para exigir a sus pobladores suministros y alimento. Por otro lado, los uniformes de los pilotos de la Federación también fueron modificados para asemejarse más a los de las tropas que fueron destinadas a Corea o Vietnam, cambiando el canela, azul y rosa por monos verdes y khakis, más apropiados para el camuflaje en ambientes selváticos.

El tercer elemento a subrayar en este aspecto es el de el argumento. A pesar de seguir una trama lineal, cada OVA nos transmite un mensaje único y singular, que en muchas ocasiones es fiel representación de la realidad bélica. Una de ellas, por ejemplo, se detiene en revelar la difícil relación entre los soldados de las facciones en liza y la población civil, que muchas veces se resistía a la ocupación de sus hogares con estrategias de guerrilla e insurgencia. Otras abarcan misiones de reconocimiento, de búsqueda y destrucción o de conquista de algún punto estratégico, exactamente igual que las que acometen los ejércitos de nuestra época.

Cada una de ellas, además, se esfuerza en transmitirnos las reacciones de los soldados frente a estas situaciones, como la tensión que provoca en la sargento Karen Joshua su primer salto en paracaídas, o el desasosiego y desgaste que supone estar al acecho durante días con el fin de tender una emboscada al enemigo.

Finalmente, las características de los mobile suits de The 08th MS Team son la guinda del pastel de realismo que pretende conseguir la serie. Frente a prototipos de Gundam todopoderosos, capaces de destruir contingentes de enemigos en un abrir y cerrar de ojos, nos encontramos con mobile suits con capacidades bastante limitadas y que deben operar en equipo para ser efectivos. De hecho, los Gundam RX-79G son desplegados siempre en grupos de tres para poder enfrentarse con garantías de éxito a las fuerzas de Zeon. Olvidaos del típico mobile suit heróico que cambia él solito las tornas de la batalla; los mechas de The 08th MS Team actúan como soldados profesionales: cubriéndose los unos a los otros, tendiendo ataques sorpresa y confiando en el entrenamiento en táctica militar de sus oficiales para salir del paso.

Por otro lado, el elenco de mobile suits es bastante escueto: la Federación sólo cuenta con RX-79G, GMs y algún que otro Guntank, mientras que Zeon despliega únicamente Zakus, Goufs y un único Acguy bastante resentido por la guerra. Las únicas excepciones a esta regla son el Gouf modificado de Norris y el Apsalus, la terrible arma que Zeon desarrolla en secreto en las profundidades selváticas.

Sin embargo, en este contexto militarizado y belicoso también hay espacio para el amor. Y es que, de manera complementaria a la evolución de la guerra, se desarrolla una peculiar historia de amor entre nuestro protagonista, Shiro Amada, y Aina Sahalin, una soldado del Principado. Desde el primer momento en el que se encuentran se nota que existe cierta atracción entre ellos, que va floreciendo paulatinamente a medida que entran en contacto durante la guerra hasta convertirse en un amor que superará las respectivas lealtades de cada uno.

Quizá este sea el único aspecto en el que cojee el argumento de la serie, pues una relación que supera desde el principio los prejuicios generados por el adoctrinamiento que ambos bandos ejercen sobre sus soldados parece metido con calzador. Probablemente lo que los autores querían con este inverosímil romance era transmitir la idea de que el amor supera todas las barreras y permite a los seres humanos comprenderse a pesar de sus diferencias y circunstancias, pero en opinión de quien escribe estas líneas la relación resulta demasiado artificial.

Mister Jones se llama mi sargento

Uno de los puntos fuertes de The 08th MS Team es, sin duda, su plantilla de personajes. Por este motivo, nos detendremos un poco más en este apartado, con el fin de diseccionar en la medida de lo posible a los principales protagonistas. Es mediante ellos con los que la serie transmite ese aire de realismo bélico que tanto la caracteriza, y que la hace diferente a otras series de Gundam a las que estamos acostumbrados. De hecho, cada uno de los miembros del octavo pelotón representa un estereotipo de soldado concreto, con sus defectos y sus virtudes características, lo que contribuye a mejorar aún más la ambientación que pretende conseguir el anime. No esperéis ver Newtypes, pues sólo os encontraréis con combatientes muy humanos, con sus virtudes y sus defectos.

Los escenarios selváticos en los que tiene lugar la mayor parte de la acción demuestran la innegable presencia de la fuerte influencia que la guerra de Vietnam ejerció sobre la serie, por lo que sus personajes se parecen mucho a aquellos soldados estadounidenses que lucharon y murieron en las junglas de la antigua Indochina. La mano detrás del diseño de los personajes de The 08th MS Team, con los que uno llega a simpatizar profundamente, es la de Toshihiro Kawamoto, quien realizó dicha labor en series tan conocidas como Cowboy Bebop, Golden Boy y Gundam 0083: Stardust Memory.

Federación Terrestre:

Shiro Amada: se trata de un joven pero competente teniente de la Federación Terrestre que es destinado a la Tierra para ponerse a la cabeza de un escuadrón de mobile suits. Representa al típico oficial talentoso pero sin apenas experiencia en combate, cuyo máximo reto es ganarse el respeto y la obediencia de los soldados veteranos bajo su mando. Lo logrará gracias a una mezcla de empatía y bondad con altas dosis de determinación y algo de disciplina. Sin embargo, su íntima relación con Aina Sahalin, una piloto de Zeon, generará desconfianza incluso entre sus subordinados más cercanos.

En la guerra de Vietnam, muchos jóvenes oficiales como Shiro eran asesinados por sus hombres si carecían de la competencia o habilidad necesarias como para dirigir un escuadrón sin arriesgar en vano las vidas de sus integrantes, mediante una práctica conocida coloquialmente como fragging. Por otra parte, y a título personal, el personaje gana muchos puntos gracias al seiyuu que le pone voz, Nobuyuki Hiyama, un actor que convierte en épico todo personaje que toca - incluso a los más frikis, como Harunobu Madarame -.

Karen Joshua: esta sargento veterana ha pasado por muchos combates y ha visto decenas de oficiales cobardes preceder a Shiro. Tras perder a su marido a manos de las tropas de Zeon, decidió unirse a la lucha desde la cabina de un Gundam. Es la “sargento de hierro” del pelotón, aunque tras su robusta complexión y su naturaleza implacable se esconde una mujer con sus preocupaciones y su corazoncito. A pesar de desconfiar en un principio de su nuevo superior, pronto reconoce sus habilidades y se pone bajo sus órdenes sin dudarlo un segundo.

Terry Sanders, Jr.: el sargento Terry Sanders es un suboficial excelente, curtido en mil y una batallas, y todo un as de mobile suit. Un desafortunado combate espacial contra unos Zakus le obliga a descender a la Tierra e integrarse en el octavo escuadrón. Pero a pesar de sus habilidades y su naturaleza amable, Terry tiene un gran defecto que lo convierte en un hombre desconfiado y en la víctima de las mofas de sus camaradas. Y es que todos los compañeros con los que ha combatido han perecido en la guerra, por lo que se ha ganado fama de gafe y el mote “Dios de la Muerte”. Por ello, Sanders se convierte en el personaje ideal para transmitir la actitud supersticiosa que inevitablemente imbuye a los hombres cuando, día a día, tienen que mirar a la muerte a la cara.

Eledore Massis: con su melena rubia y su actitud despreocupada, Eledore Massis es el ejemplo perfecto de artista joven y rebelde que por alguna razón ha acabado en la primera línea de frente de una guerra que ni siquiera le importa. Para este joven operador de comunicacones no existen los ideales que enfrentan a los hombres, sólo la creencia de que la música puede salvar a la humanidad haciéndola comprenderse mejor mutuamente. La guerra de Vietnam estuvo plagada de individuos como Eledore, por lo que es un personaje que, a pesar de su rol relativamente secundario, contribuye a aumentar el sabor vietnamita que caracteriza a la serie.

Michel Ninorich: este joven e inexperto soldado, más verde que la hierba recién crecida, representa a aquellos adolescentes que se alistan enarbolando un ideal pero quedan totalmente desencantados una vez conocen la realidad de la guerra. Algo cobarde y quejica al principio, su actitud le causa problemas con el resto del pelotón, aunque a medida que las misiones se suceden su carácter se va templando.

Michel viaja voluntariamente a la Tierra para participar en la contienda del lado de la Federación, aunque ello le separe de B.B., la chica de la que está perdidamente enamorado y a la que escribe constantemente. Combatir la añoranza enviando correspondencia a casa ha sido una técnica utilizada desde siempre por los combatientes, y que el grupo de rock sesentero The Box Tops transmitió magistralmente con su emblemática canción The Letter.

Kiki Rosita: hija del jefe de la guerrilla local, Kiki es una chica acostumbrada a salirse con la suya. Lidera un grupo de irregulares y no hace diferencia alguna entre soldados de Zeon o federales, al menos hasta que conoce al teniente Amada. Tras un encontronazo bastante accidentado, Rosita hará buenas migas con el octavo pelotón, ayudándolo en bastantes de sus misiones. Es un personaje lleno de la vitalidad que le da su juventud, desenfadada pero con mucho carácter si se le encuentran las cosquillas. A pesar de que en algunas ocasiones presente una actitud infantil y caprichosa, posee una madurez impropia de su edad, como demuestra en numerosas situaciones a lo largo del conflicto.

Principado de Zeon:

Aina Sahalin: la piloto de Zeon Aina Sahalin se dirigía a la Tierra para ponerse a los mandos de un prototipo de arma diseñada por su hermano cuando su Zaku es derribado por Shiro Amada. En un principio hostil al joven teniente, pronto reconoce su bondad y queda paulatinamente prendada de él. Sin embargo, el pertenecer a bandos opuestos supone un obstáculo prácticamente insalvable en la culminación de su amor. Aborrece la guerra, pero piensa que para que el conflicto termine uno de los bandos ha de imponerse sobre su rival, aunque ésto signifique la muerte tanto de cosmonoides como terranoides. Sus naturaleza entra en conflicto con el afecto que le profesa a su hermano Ginias, lo que le hace sufrir en más de una ocasión.

Ginias Sahalin: este oficial e ingeniero de Zeon está obsesionado con completar el Apsalus, un prototipo de arma que, según él, otorgará la victoria al Principado de una vez por todas. De salud delicada, pone en práctica sin vacilar la máxima “el fin justifica los medios”, por lo que no tiene reparos en poner en peligro la vida de sus subordinados con tal de ver su proyecto hecho realidad.

Norris Packard y Yuri Kellany: el destino del veterano combatiente Norris Packard está ligado de alguna manera a la familia Sahalin, y se le ha asignado durante su estancia en la Tierra proteger a la joven Aina durante las pruebas que ésta deba realizar. Su carácter disciplinado y su fuerte sentido del deber, unido al cariño que siente por la muchacha, hacen que intente cumplir siempre con su objetivo aunque le vaya la vida en ello.

Por otro lado, el Almirante Yuri Kellany es el clásico oficial bromista y bravucón, y el polo opuesto a Ginias. Para él, la seguridad de sus subordinados es casi tan importante como las misiones que se le asignan, por lo que éstos le profesan una admiración y un respeto fuera de lo común.

En el UC 0079, Surfin' Bird está pasado de moda

En lo referente al apartado musical, The 08th MS Team no es ninguna maravilla, pero tampoco se queda corto. El compositor de su banda sonora es nada más y nada menos que Kouhei Tanaka, un veterano profesional que ha trabajado en multitud de  series de renombre. Suyas son las OSTs de series tan dispares como One Piece, Bastard!, Sakura Taisen o Top wo Nerae! Gunbuster, aunque sin duda alguna su género por excelencia es el super robot, ya que su estilo encaja perfectamente con el poder y la grandiosidad que estos descomunales humanoides de acero pretenden transmitir. En concreto, los temas más épicos, esos plagados de tambores, trompetas , trombones y demás instrumentos de percusión y viento, son una de las marcas distintivas que lo definen como un compositor excelente para series como la que nos toca tratar.

No era la primera vez que Kouhei Tanaka se embarcaba en un proyecto de Gundam: unos años antes realizó su bautismo de fuego con G Gundam, trayéndonos una banda sonora nada desdeñable aunque tampoco lo suficientemente magistral como para pasar a los anales de la Historia. A pesar de que sus composiciones complementan a la serie de una manera bastante buena, no encontraremos temas tan grandiosos como el del Gunbuster/Noriko. Pero, en definitiva, es una buena banda sonora, sobre todo en lo que respecta a los temas más potentes, que refuerzan las escenas más importantes y decisivas. Así que os dejamos con algunas de las mejores, siempre en la opinión de este redactor.

Tras este breve repaso a la música ambiental de la serie, resulta apropiado detenerse escuetamente en los temas que sirven de opening y ending, así como la insert song de turno. Todos estos temas, incluido el cierre de Miller's Report - la película que sirve de resumen de la serie - son interpretados por Chihiro Yonekura, una artista no demasiado conocida, pues sólo ha trabajado en una decena de animes. Quizá os suene por haber interpretado uno de los opening de Kaleido Star, o el ending del especial de Navidad de Love Hina, pero poco más.

No se trata de temas para nada espectaculares ni emblemáticos, pero aún así resultan bastante entretenidos, transmitiéndonos una esencia muy noventera que siempre se agradece. El único que cojea, para quien escribe estas líneas, es Mirai no Futari ni, una baladucha del tres al cuarto que actúa de insert song en el capítulo 11 de la serie con el fin de hacer aún mas meloso cierto momento romanticón entre Shiro y Aina.

Una guerra para dos

El estudio detrás de The 08th MS Team es, una vez más y desde los mismísimos inicios de la franquicia hasta hoy en día, el gigante Sunrise. Sin embargo, esta vez contaron con la intromisión de parte del staff de Gonzo, encarnado en la persona de Umanosuke Iida, uno de los dos directores que tuvo el anime. Y es que la historia de la producción de esta serie tiene algo de macabro, pues su primer director, Takeyuki Kanda, murió en un accidente de tráfico en julio de 1996, tras ver emitidas únicamente dos de las doce OVAs que compondrían su serie.

A causa de que su muerte llegó en un momento en el que la serie no estaba demasiado madura no permite apreciar en gran medida el cambio que tuvo en la misma dicha muda de director, y eso resulta de alguna manera positivo, pues no afecta ni para bien ni para mal al ritmo de la serie. Iida no lo hace del todo mal en esta serie, al menos para la reputación que se ha ganado a la cabeza de animes tan infames como la serie de televisión de Hellsing, esa abominable adaptación que no hace en absoluto justicia al manga original de Kouta Hirano.

Pero tampoco resulta demasiado difícil dirigir una anime que, a pesar de contar con un argumento sólido, consta principalmente de capítulos autoconclusivos. Porque cada episodio, como se ha mencionado con anterioridad en esta review, se preocupa por enseñarnos la vida cotidiana de los soldados destinados al frente de batalla, aunque todo ello con el telón de fondo del enfrentamiento entre Zeon y la Federación. Al tener que introducir una temática distinta en cada episodio, éstos no se hacen en ningún momento pesados, pues no sobra ni siquiera un minuto para poder desarrollar eficazmente un tipo de situaciones con los que la mayoría de los espectadores no están familiarizados.

Por ejemplo, en el capítulo en el que se da a conocer la lúgubre reputación de Terry Sanders, no escatimaron en metraje al mostrar la actitud marginadora y agresiva de otros soldados hacia la víctima de dicha fama - que acaba liándose a puñetazos con los autores de la insolencia -, para luego profundizar en los sentimientos del sargento y las reacciones de sus compañeros - en especial la de la siempre directa Karen, quien no duda en lanzarle un duro rapapolvo -, y finalmente resolver el problema mediante un breve pero intenso combate en el que todos los miembros del pelotón salen ilesos. Quizá echáramos en falta un episodio dedicado a la vida en la retaguardia, una historia muy poco contada en los medios pero que también forma parte del día a día de los combatientes, pero aun así el reflejo de la misma está bastante conseguido.

En cuanto a animación y dibujo se refiere, The 08th MS Team no tiene que envidiar a sus contemporáneos. Cuenta con una animación fluida y unos dibujos estáticos bastante detallados, sobre todo en lo que respecta a los mechas, en los que se han detenido en trabajarse las luces, sombras y desperfectos causados por el uso. Los escenarios también están bastante conseguidos, transmitiendo un efecto selvático que nos ayuda a ponernos en contexto. Pero, a pesar de todo ello, la serie no se salva de momentos de quality tan típicos de la franquicia, aunque no al nivel de la serie original. Son especialmente notables a la hora de animar los mobile suits, pero no aparecen con la suficiente frecuencia como para resultar dañino para la salud.

La guerra termina en la Tierra, pero continúa en el espacio

En definitiva, y como consideración final, merece la pena decir que The 08th MS Team es una gran serie que contribuye a enriquecer muchísimo la línea temporal de Universal Century. Tiene la capacidad de trasladarnos a una escala mucho más pequeña de la Guerra de un Año a la que estamos acostumbrados a ver en otras obras. Esta perspectiva mucho menos grandiosa y heróica sirve para enseñarnos la importante función que cumplían las unidades más pequeñas en este conflicto, ya que Amuro y los demás tripulantes de la White Base se han llevado tradicionalmente todos los elogios. Pero merece la pena recordar que las guerras son libradas fundamentalmente por soldados rasos, sargentos y tenientes que muchas veces pasan desapercibidos frente a las acciones de los grandes héroes. Ésto es lo que nos han querido decir los creadores de The 08th MS Team, o al menos la interpretación que ha extraído de la serie un servidor.

Pero sobre todo es una serie que se disfruta al máximo si a uno le atrae de verdad la estética  de la guerra deVietnam, sumamente atractiva al tratarse de un conflicto en el que combatieron soldados procedentes de un contexto social único en la Historia. La rebeldía y el inconformismo patente entre los soldados norteamericanos que participaron en la contienda le da un sabor único a dicho periodo, perfecto para aliñar un buen anime de robots con estética bélica. El resultado final es como si a películas del corte de La Colina de la Hamburguesa, Platoon o La Chaqueta Metálica le añadiésemos mobile suits - aunque omitiendo la naturaleza satírica de esta última -.

Así que, como habréis podido comprobar a lo largo de toda la review, si os gustan los mechas y la ambientación militar realista, The o8th MS Team es la serie perfecta para vosotros. Espero que la disfrutéis tanto con las vivencias de Shiro Amada y su escuadrón como lo hizo este redactor, degustando el sabor único de una serie que no tiene nada que envidiar a sus hermanas de Universal Century.

Agradecimientos a Nanikano-Fansub, Encodergasm y OZC-Anime por las imágenes.
 
1 5

¿Te ha gustado este artículo?

Ayúdanos a escribir muchos más apoyando a koi-nya.net en Patreon.




Debido al alto número de intervenciones tóxicas que infringen nuestra política de moderación, la administración de koi-nya.net ha decidido cerrar la sección de comentarios de esta entrada para evitar problemas a nuestros lectores. Del mismo modo, hacemos hincapié en que todos aquellos usuarios que ignoren nuestra política de comentarios serán baneados y que volveremos a poner en marcha esta medida en todas aquellas noticias en donde no se respire un ambiente respetuoso de debate.
más nuevo más antiguo más votado
blackgetter
Invitado

¡Excelente artículo! A ver si la puedo visionar en breve.

Javier
Invitado

esta rebueno excelente serie de ovas debe ser uno de los mejores con stardust memory.
buen articulo felicitaciones

masg1986
Invitado

Dejame te contradigo (sin animo de entrar en polemicas), pero las ovas de Stardust Memories estan bastante lejos de considerarse entre las mejores del UC, siempre he creido que esas ovas las sacaron para atraer una audiencia femenina.

Densha
Invitado

siempre he creido que esas ovas las sacaron para atraer una audiencia femenina.

Parece que estás confundiendo Stardust Memories con Gundam SEED, Gundam Wing o Gundam 00 lol

Sopasensei
Invitado

Hombre, lo de atraer al público femenino no sé muy bien por qué lo dices... como no sea el triángulo Nina-Gato-Uraki, pero aún así me pareció que ese apartado estuvo bastante mal llevado.
Es cierto que Stardust Memory es bastante mediocre, pero tiene algunos componentes atractivos, como el de la flotas Delaz y Cima. Eso de que se retiraran de A Baoa Qu para tener la oportunidad de luchar en otro momento contra la Federación, cuando tuvieran más posibilidades, y así cobrarse su venganza, me moló un montón.

Moon Slayer
Invitado

Se refiere a que la serie no es Yaoipestilente y que no tiene diseños afeminados como las que Densha citaba anteriormente.

Y dejándonos de huevadas, pues a mí me gustó bastante esta serie de OVAs, aparte porque tiene un elenco harto carismático (Norris ;_____; ) y aparte porque tiene escenas muy épicas.

masg1986
Invitado

La serie es bastante buena pero se les olvido mencionar que cualqueir serie que pertenezca al UC debe ser vista en el momento cronologico perfecto, asi es que si no se han visto Kidou Senshi Gundam, no pierdan el tiempo por que no van a entender gran parte de la trama de esta buena obra.

Los graficos como ya lo mensionaron son de los mejores que he visto para series de ese periodo, en definitiva una gran obra como todo lo del universo gundam (UC especificamente), buen articulo.

Densha
Invitado
Tampoco es taaaaan necesario verse el Universal Century en el orden cronológico exacto para ver The 08th MS Team, porque el contexto de la serie se entiende por sí solo y sale más atractivo para el que quiera verse el resto de la franquicia (en mi caso fue así y después del tiempo vi Mobile Suit Gundam y en ningún momento perdí el hilo) Yendo a las OVA en sí, nada más que agregar que lo dijo por Sopa. La producción estuvo excelente, la calidad desbordaba en todo sentido y no escatimaron en ningún momento en mostrar grandes batallas. Eso unido al hecho que no estaba metido el rollo Newtype y el ambiente militar se plasmó con más Humanidad, volviendo más cálida la producción y dándole los honores que se merece. En definitiva, unas OVA esenciales y que dejan la… Leer más »
Sopasensei
Invitado

Bueno, es cierto que no es esencial verse las anteriores de UC antes que estas OVAs, pero sí que es muy recomendable haber visionado antes la serie original. Básicamente porque es ahí donde aprendes lo básico de UC: qué es Zeon y por qué lucha, además de las batallas importantes que se libran paralelamente a The 08th MS Team - véase la Operación Odessa -. Pero esto sirve simplemente para captar de algunos de los detalles y guiños; no resulta para nada obligatorio para el disfrute de las mencionadas OVAs

Moon Slayer
Invitado

Yo no lo veo tan así.

La serie original, muy bonita y todo pero, peca de tener muchos detalles que de razón llevaron a su cancelada (ciertos momentos de Quality, el meter MA's como Monsters of the Week y ese G-Armor que no sé cómo joracas encajó ahí) y quizás por eso es que valoro más las películas recopilatorias ya que exploran más profundamente el catarsis de Char y todo lo que gira entorno a Amuro y Lalah.

Eriol
Invitado

Los hombres de verdad se ven UC en orden cronológico. O al menos lo intentan o/

Densha
Invitado

Ahora es válido vérselo en orden cronológico, porque ya todo está subtitulado. En mi época era ver lo que cayese ripeado de los Laser Disc (y con suerte, algún que otro DVD), a veces mal subtitulado del inglés y al diablo si uno se terminaba viendo Char's Counterattack antes que Mobile Suit Gundam.

Eriol
Invitado

Por error en su día me tragué la mitad de Miller's Report antes que la serie. Era lo primero que veía de UC, pero claro, yo era joven, necesitaba el dinero...