Varios redactores de la web pudimos disfrutar de una 'cátedra' sobre la industria del anime

Entrevista a Masao Maruyama en el FicZone de Granada 2014

entrevista-Masao Maruyama

Durante el pasado FicZone 2014, celebrado entre el 26 y el 27 de abril en el Palacio de Deportes de Granada, tuvimos la oportunidad de charlar con el productor japonés Masao Maruyama. Entre sus logros personales podemos destacar una carrera de más de 40 años en la industria del anime, en la que ha tenido tiempo de fundar dos estudios (Madhouse y MAPPA) y producir decenas de series.

Pero, si algo tuviéramos que destacar de Maruyama, sería la increíble experiencia acumulada durante tantos años, lo que le convierte en una de las voces más autorizadas para opinar sobre todo lo relacionado con el anime.

Pregunta: ¿Qué le está pareciendo Granada de momento?

Respuesta: ¿Granada en general o la convención?

P: Ambas: Granada como ciudad y el propio FicZone 2014.

R: En 2003, a causa de la producción de la película Nasu: Andalusia no Natsu, viajé en coche y visité muchos lugares de Andalucía en general: pueblos, zonas específicas, etc. Me gusta mucho esta ciudad en particular, al contrario que otros japoneses estoy más adaptado a ella. Me siento como en casa.

P: Precisamente, Shinichiro Watanabe fue uno de los invitados de la convención hace un par de años. Teniendo en cuenta su experiencia anterior en la región, ¿le pidió consejo el director antes de venir?

R: Tuvimos conversaciones, ya que somos amigos. Me preguntó cómo era la ciudad y yo le expliqué cosas de Granada.

P: Háblenos sobre su funciones como productor en la animación japonesa. ¿En qué consiste su trabajo?

R: Básicamente, la función del productor es la de lograr la financiación para el proyecto, seleccionar a su responsable y al equipo que realizará la tarea. Últimamente, estas funciones están diversificadas y se reparten entre varios productores especializados en cada uno de estos puntos: unos se dedican a conseguir la financiación, otros a buscar el staff, etcétera. El representante de verdad, el más importante de todos, es el que puede desempeñar todas esas tareas. Ése es el verdadero trabajo del productor.

P: Su carrera comenzó en Mushi Productions, el estudio creado por Osamu Tezuka. ¿Cómo fue trabajar junto al llamado «Dios del manga»?

R: Cuando Tezuka comenzó en esto de la animación, no sabía nada sobre este mundo y se dedicó a probarlo todo, experimentó a base de ensayo y error: conforme iba animando, aprendía sus bases. Cuando yo entré a trabajar no sabía nada, pero viéndolo a él fui aprendiendo la técnica y disfrutando de cómo lo íbamos haciendo.

Al principio, él proponía diferentes cosas, pero no sabíamos hacia qué público enfocarlo. Actualmente está mucho más claro: hay anime para niños, para adultos, para adolescentes, etc. Pero en aquellos momentos dudábamos, era algo muy complicado y arriesgado. Además, todavía no existía la palabra o concepto que definiera este tipo de producto que pretendíamos hacer (o sea, la palabra “anime”).

Antes de Tetsuwan Atom (Astroboy), Toei hacía películas cada tres años aproximadamente. Los intervalos eran tan altos porque no solían tener los medios ni la financiación para llevar a cabo dichos proyectos. Entonces, Tezuka pensó en episodios de media hora con una periodicidad semanal, una vez a la semana. En aquella época, nadie se atrevía a hacer algo así porque era una osadía, pero Tezuka nunca cejó en su empeño, insistía en hacerlo.

Yo participé con él en los primeros trabajo de animación y, sin duda, nunca volverá a haber nadie como él. Puso todo su empeño en el manga y el anime, hasta ponía dinero de su propio bolsillo para que los proyectos salieran adelante, así era su pasión. De no ser por él, el mundo del manga y el anime no sería lo mismo en la actualidad ni muchísimo menos. Es una persona increíblemente popular, conocida por todos, porque le dio un fuerte impulso al anime, ya que fue él quien lo empezó todo. Él mismo era animador y dibujante, por lo que colaboraba con la realización técnica y otros aspectos del proceso productivo, tanto en el mundo del manga como del anime, era un dibujante muy valiente.

Tezuka, gracias a sus numerosas creaciones, logró crear una cultura del manga que hoy ya es algo socialmente establecido, que ha conseguido que todo el mundo disfrute de él. Ha habido muchos que han querido ser como él, o al menos aspiraban a serlo. Es de quien más animación se ha producido y de quien más obras se ha publicado en el extranjero, es una leyenda que tiene que perdurar y por eso ha tenido una proyección mundial que ha contribuido a dar a conocer su obra fuera de las fronteras japonesas. En Japón, más de la mitad de las publicaciones en venta corresponden al manga, ya que se ha vuelto algo cultural de lo japonés. Es algo propio de la cultura japonesa y es un fenómeno que no sucede en otros países del mundo, ya que logró que en los años 50 y 60 del siglo XX los japonesas fueran leyendo manga en el tren, eso algo que sólo pasó en Japón.

También fue un pionero a la hora de introducir los grandes temas en ello: las chicas monas, los robots o incluso el toque erótico en algunas historias, además de la crítica social y las reivindicaciones políticas. El manga y la animación son, además, complementarios en tanto en cuanto se hacen adaptaciones mutuamente, de un formato a otro de manera recíproca. Son dos industrias separadas pero que están muy entrelazadas y gozan de una excelente relación.

P: Usted colaboró en los setenta en la creación del estudio Madhouse y, cuarenta años después, fundó MAPPA. ¿Qué razones le llevaron a crear cada estudio y qué diferencias apreció en ambos procesos?

R: Tras la bancarrota de Mushi Productions, algunos de sus integrantes queríamos seguir haciendo anime y, por eso, fundamos ese estudio. Pero, pasado el tiempo, yo quería hacer cosas que no podía allí y que, además, no eran asumibles por razones económicas. Por ello fundé MAPPA, un lugar en el que pudiera llevar a cabo esos proyectos porque me parecían buenas historias, no por el beneficio económico.

P: Y de ahí surgió Sakamichi no Apollon, serie dirigida por Shinichiro Watanabe. ¿Quedó usted satisfecho con el resultado final?

R: Claro. Al fin y al cabo, las siglas del estudio así lo indican: Maruyama Animatión Production Project Association. Se llama así porque yo soy el productor y estoy contento con los resultados de las series por las que apuesto porque me parecen buenos proyectos.

Estuve trabajando con Watanabe en Madhouse. Tuvimos muchas dificultades, le dedicamos mucho tiempo para prepararlo pero era una cuestión muy complicada. Nos conocemos bien, pero aunque estuvimos preparándolo todo, finalmente no hubo un comité de producción para lo que habíamos planeado. Como queríamos trabajar juntos y con el paso del tiempo no avanzaba la producción del proyecto, nos acabamos yendo del estudio y continuamos en el nuevo.

Al principio, como el estudio era reciente, le pedí continuar con lo que teníamos entre manos, es decir, esta serie. Antes de este proyecto, todo lo que había hecho era material original suyo, por lo que no estaba totalmente seguro de querer hacerlo y dudaba. De hecho, en algún momento hasta llegó a negarse. Como llevaba tres años sin realizar ningún trabajo, le insistí hasta que aceptó el encargo, su primer proyecto en MAPPA y, además, su primera adaptación de un manga. Como también le encanta el jazz y la música, le resultó más atractivo.

En ese proyecto él puso el trabajo y yo la idea. A Watanabe también le gusta hacer cosas por libre como Space☆Dandy, que es una serie propia, pero si le propongo hacer una serie juntos, la hacemos y ya es una serie del estudio. Por ello también le proponemos colaboraciones, porque, si no, se va. También he trabajado con Mamoru Hosoda y, por ello, también espero que algún día pueda colaborar con él en MAPPA.

Aun así, no he estado involucrado en todos sus proyectos en Madhouse. Con quien sí lo he estado ha sido con Satoshi Kon, es el único con quien he estado presente en todos ellos. También he trabajado con mangakas, como Naoki Urasawa, en todas las adaptaciones animadas de sus obras (Yawara! y Monster).

Y eso fue todo. Nos hubiera encantado charlar más tiempo con Masao Maruyama, pero tuvo una agenda bastante apretada durante todo el fin de semana.

Desde aquí queremos darle las gracias a la Asociación Cultural CrossOver, así como a todas las asociaciones y personas que hicieron posible el FicZone 2014, por su duro trabajo y todas las facilidades dadas a los diferentes medios de prensa desplazados a la convención.




koi-nya.net no se hace responsable de las opiniones de sus lectores, pero se moderarán todos aquellos comentarios que resulten ofensivos o que infrinjan nuestra política editorial. Recuerda que puedes usar etiquetas HTML y bajo ningún concepto escribas spoilers sin usar las etiquetas <spoiler></spoiler>. Por lo demás, ¡diviértete! ( ゚∀゚)ノ