Otakunoticiario
Subtítulo La última novela visual de Christine Love con diseños de Raide (Katawa Shoujo)
Publicado el 4 de marzo de 2012 a las 12:00 // Categorías: Destacados, Especiales, Reviews (análisis), Videojuegos, Visual Novels // Escrito por Lulu

Compartir en Tumblr
4 comentarios

Hay ocasiones en las que mi labor como redactora en koi-nya me hace descubrir ciertas cosas con las que de otra forma probablemente nunca me hubiera encontrado. El día que escribí una breve noticia sobre la salida a la venta de una visual novel de producción occidental llamada Analogue: A Hate Story (aunque admito que gran parte de la culpa de que me fijase en ella fue mi reciente fangirlismo con Katawa Shoujo), no imaginé que unos cuantos días después estaría escribiendo este análisis de la misma tras haber probado la demo, engancharme sin remedio, comprar el juego completo sin dudarlo y acabarlo con sus 5 finales distintos. ¿Cuál ha sido mi experiencia a bordo del transbordador espacial Mugunghwa de la mano de las dos IAs que me guiaron a través de su pasado?

Ficha técnica y valoración

Título original:Analogue: A Hate Story
Compañía:N/APlataforma:PC, OS X, Linux
Fecha de lanzamiento:1 de febrero de 2012Género:Novela interactiva
Escritor:Christine LoveCompositor:Isaac Schankler
Duración:10 horas
Argumento
85
Apartado visual
65
Personajes
70
Música
80
Entretenimiento
75
Total
80

LA AUTORA

Imagen promocional del juegoLa autora de Analogue es una canadiense de 22 años afincada en Toronto que responde al nombre de Christine Love, fan autroploclamada (entre otros) de Chrono Trigger y Utena, a los cuales cita como inspiraciones. Admito que antes de conocer su última obra nunca había oído hablar de ella, cosa de la que ahora me avergüenzo, ya que sólo hay que investigar un poco para descubrir que esta señorita es toda una celebrity en Internet, más concretamente en el mundo de los juegos indie.

Analogue no es su primer juego: muchos lo han precedido, pero sus mayores éxitos han sido Digital: A Love Story (del que Analogue es considerado una secuela espiritual) y Don’t take it personally, babe, it just ain’t your story. El primero de ellos fue lanzado en febrero del 2010 y el segundo en abril del 2011, ambos de manera totalmente gratuita a diferencia de Analogue (algo que ha generado bastantes críticas y sobre lo que cada uno tiene su propia opinión). Y que conste que cuando digo que tuvieron un gran éxito no estoy exagerando, sobre todo si hablamos de Digital: la impresionante historia escondida tras una interfaz de los años 80 asombró a la crítica de videojuegos, saltando de páginas especializadas en juegos indie a publicaciones en papel dedicadas de una manera más general a este mundo… e incluso al periódico británico The Economist. Aunque Don’t take it personally… no se queda atrás, ya que también hizo lo propio en The Daily Telegraph. Todos se deshacían en halagos ante la prosa de Love.

Aunque algunos insistan en definir a Christine como una desarrolladora de videojuegos, ella se considera simplemente una escritora, pero defiende que el hecho de crear una novela con un cierto grado de interactividad hace que el lector pueda sumergirse mucho mejor en su historia, por lo que quizá podamos considerarla una “escritora 2.0″.

HISTORIA

La historia de Analogue nos pone en la piel de un protagonista sin nombre del que sólo sabemos que su profesión es la de investigador espacial, pero del cual desconocemos sexo, aspecto y procedencia (de hecho, tendrás poder de decisión sobre ciertos detalles de “tu” pasado y circunstancias personales cuando las Ias te pregunten sobre ello durante el juego). Sólo sabes que te ha sido encomendada la misión de explorar la recientemente descubierta nave generacional coreana Mugunghwa, la cual nunca logró su misión de establecer una colonia humana fuera de la tierra… ya que muchos siglos después de ser fletada acaba de ser encontrada con toda su tripulación muerta. Tu tarea es desentrañar el misterio de lo que ocurrió a bordo de la nave, y para ello tendrás que navegar a través de los logs que aquellos que la habitaban dejaron en el ordenador central. Dos IAs te ayudarán en tu inmersión en esta sociedad tan lejana: *Hyun-ae, la encargada de la organización del sistema de archivos, y *Mute, la responsable de la seguridad de la nave. Y lejana es casi un eufemismo, ya que nada más empezar a leer, te darás cuenta de que la tripulación de a bordo de la Mugunghwa no se corresponde en absoluto a la civilización de su tiempo, sino que una misteriosa regresión los llevó a vivir durante los siglos previos a su muerte bajo las reglas de la de la Corea medieval, con toda la represión que ello implica.

PERSONAJES

*Hyun-ae*Hyun-ae será el primer rostro que verás al subir a bordo de la Mugunghwa. Es solícita y *Mutediligente, ofreciéndote sin dilación toda la información que está en su mano para que puedas acceder a ella lo más rápido posible, pero detrás de ese serio uniforme y sus gafas de bibliotecaria se esconde una personalidad curiosa, jovial y fuerte que no se corta un pelo en querer saber más de ti y en contradecir y criticar prácticamente todo lo que vas descubriendo poco a poco de la atípica civilización que poblaba esta colonia espacial, con cuya forma de actuar no parece estar muy de acuerdo.

*Mute llama la atención nada más aparecer en pantalla: como protectora de la seguridad global de la Mugunghwa, tiene un sólido sentido del deber y una personalidad que no se deja avasallar ante nada, lo cual contrasta con su aspecto de loli y encaja con su ropa tradicional de la Corea medieval de vivos colores. Representa el punto totalmente opuesto a la opinión de *Hyun-ae, defendiendo en su mayor parte el estilo de vida de los habitantes de la nave y de sus soberanos, por lo cual ambas no se llevan demasiado bien.

GRÁFICOS Y MÚSICA

Analogue es una novela visual muy atípica, y esto se refleja también en su apartado gráfico: no visitaréis las distintas localizaciones en las que transcurrió la historia de la difunta tripulación de la nave, sino que el único escenario que veréis es la interfaz con la que navegáis entre los logs con la ayuda de las IAs: y es que *Hyun-ae y *Mute son las dos únicas figuras “humanas” que veréis en pantalla a lo largo del juego. Aunque tengo que decir que los diseños de *Hyun-ae y *Mute por parte de Raide, encargado principal del personaje de Lilly Satou en Katawa Shoujo, me parecen muy atractivos y detallados, con una gama de expresiones bastante amplia y más pulidos que en su anterior trabajo.

El hecho de que toda la historia de Analogue se desarrolle con el panel de control de la Mugunghwa de fondo (dividido en una pantalla de línea de comandos, un menú principal y el sistema de mensajes en el cual pasaréis leyéndolos la mayor parte del tiempo) puede resultar bastante monótono a veces, sobre todo si no conseguís meteros en la historia.

Dicho esto, debo admitir igualmente que la interfaz es la más elegante y bien diseñada que he tenido el placer de ver en las pocas novelas visuales en las que he jugado: sus colores y tipografía son muy agradables, apropiados y su diseño en general me parece muy acertado. Igualmente, la música de Isaac Schankler me parece bastante buena, ya que tiene personalidad sin resultar intrusiva, cosa que se agradece. En momentos de tensión te das cuenta súbitamente de que está ahí y de lo apropiada que es para los sentimientos que se muestran.

SISTEMA DE JUEGO

El hecho de que los dos únicos sprites que veamos sean los de las dos IAs no significa que ellas sean los únicos personajes de la historia ni mucho menos: en los logs que iréis leyendo y compartiendo con ellas para que os ofrezcan más información encontraréis las historias de las familias que ejercían más poder dentro de la colonia, con decenas de personajes dentro de ellas. De manera similar a un libro normal y corriente, el aspecto de este abultado número de personas quedará a disposición de vuestra imaginación, algo que a aquellos que son más aficionados a las novelas visuales que a las novelas “de toda la vida” puede echarles bastante para atrás, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de personajes con nombres coreanos, lo cual puede hacer más confuso recordar  “quién era quién” (se puede acceder en cualquier momento del juego a diferentes árboles genealógicos por si os perdéis).

Debido a un fallo en el sistema de comunicación con las IAs del cual te informa *Hyun-ae, no podrás comunicarte con ellas escribiéndoles lo que te venga en gana, sino que tus interacciones con ella y con *Mute se limitarán a responder preguntas con un sistema de respuesta binario y, sobre todo, a elegir qué logs quieres mostrarles para que ellas interpreten cuál es el camino que quieres seguir en tu investigación y te ofrezcan así más material que tenga que ver con lo que buscas. Por ejemplo, si ves un mensaje sobre Yeong-seok y quieres saber más acerca de él, sólo tendrás que mostrárselo a alguna de las IAs y ellas, si les parece conveniente, te ofrecerán más mensajes relacionados con esa persona.

Este sistema de juego puede parecer algo confuso al principio, pero a los pocos minutos de juego te das cuenta de que la mecánica es tan sencilla como ir mirando qué mensajes tienen la opción de “mostrar a *Hyun-ae/*Mute” coloreada (lo cual quiere decir que tienen algo que decirte sobre él) e ir mostrándoselos todos para así completar la historia y resolver este puzzle de piezas dispersas sobre el misterio del fallecimiento de la tripulación y el pequeño mundo en el que vivían. A algunos puede parecerles muy “machacante”, pero en mi opinión, a fin de cuentas lo que importa de una novela visual es su historia, así que el hecho de que pueda acceder a ella por un patrón fácil y mecánico no es un fallo, sino todo lo contrario. Además, a pesar de su repetitividad, me sigue pareciendo una mecánica muy original. También mencionar que en varias ocasiones de la historia, sobre todo en un punto de inflexión del juego, tendremos que usar la pantalla de línea de comandos para ejecutar diferentes acciones.

OPINIÓN GENERAL

Después de haber soltado todo este tocho, llegamos al punto clave: ¿merece Analogue: A Hate Story los casi 12€ que pagué por él? Mi respuesta es que sí, pero esto no significa que sea un juego que vaya a gustarle a todo el mundo. Si eres uno de los muchos fans de Christine que ha disfrutado con sus otras novelas, sin duda te lo comprarás y sentirás que ha sido un dinero maravillosamente invertido. Pero si eres un aficionado a las novelas visuales japonesas “de toda la vida”, es muy posible que Analogue no te convenza: ya he comentado que es muy atípica y que se parece más bien poco a la “visual novel japonesa estándar”: sólo tienes a tu disposición 2 personajes y 5 finales. Tanto *Hyun-ae como *Mute son dos caras muy opuestas, por lo que si te gusta una, la otra no te gustará, y si no te gusta ninguna de las dos, el juego perderá interés. De hecho, encuentro al personaje de *Mute bastante desaprovechado para ser la mitad de tus opciones amorosas, ya que la diferencia de implicación en la historia principal de las dos IAs es brutal, y a veces parece que está ahí sólo para ser el contraste al punto de vista de *Hyun-ae sobre la cultura y costumbres de los habitantes de la nave.

Pero me diréis que no sólo de waifus vive el jugador de VNs, ¿no es cierto? ¿No es posible que me interese la historia de lo que ocurrió a bordo de la Mugunghwa? Bueno, en cuanto a esto, a mí personalmente me interesó, pero más que como lectora de novelas visuales, como amante de la literatura: analizándolo fríamente, podemos decir que Analogue es un ensayo de Christine Love sobre las inteligencias artificiales y su interacción con los seres humanos pero, sobre todo, sobre la mujer y su represión por parte de la sociedad, más específicamente la sociedad coreana medieval, debido a esa “misteriosa regresión” que comenté en la sinopsis. Regresión que por cierto es uno de los fallos que más gente achaca al juego, ya que nunca es explicada. En fin, si los temas que he comentado te echan para atrás, es muy probable que Analogue no esté hecha para ti.

Debo decir a favor de este título que aún sabiendo apenas nada sobre Corea y su historia, logró llamarme la atención: es una obra muy original y a pesar de su sencillez, su aspecto gráfico me pareció atrayente y su sistema de juego muy innovador. A nivel narrativo, admiro que Love haya llevado al campo de las VNs un género tan poco usado hoy en día como la novela epistolar (en la que el lector debe ir uniendo él mismo las piezas de la historia principal mediante cartas que dos o más personajes se envían entre ellos), lo cual además añade el interesante factor del “narrador no-fidedigno“, ya que ambas IAs tienen sus propios motivos para mostrarte o dejarte de mostrar cierta información. Después de terminar de leer, es obvio que su autora tiene un gran dominio y conocimiento de la literatura, y como amante de ella, me gustó.

Detalles que sin embargo me hicieron tener menos interés fue que a veces la cantidad de personajes presentes en los logs y sus nombres en coreano me hacían perderme aún usando los árboles genealógicos, y que a veces notaba ciertos momentos de adoctrinamiento feminista o histórico que, si bien están justificados, me echaban un poco para atrás. Hubo un momento en el que temí que incluso se metieran en temas de política, pero afortunadamente eso no ocurrió (lo cual habría hecho que Analogue causará entre el público coreano aún más revuelo del que ya ha causado por criticar algunos aspectos de su pasado).

En definitiva, considero que Analogue es una buena novela de ficción adecuada para aquellos que disfruten de una buena e interesante lectura, con el plus de dos chicas monas y más interactividad que un libro de papel, y por supuesto para aquellos que hayan leído otras obras de la autora y les haya gustado.

Entrada escrita por
Lulu
Web personal Twitter

Extraño híbrido de rata de biblioteca y otaku, lo mismo te suelta un rollo sobre su adorado Shakespeare que fangirlea al bishounen madurito de turno o a una waifu adorable de [inserta nombre de J-RPG/manga/anime/VN], en los que intenta encontrar referencias literarias y analizar metáforas visuales. CLAMPista devota junto a “su otra mitad”, adora los J-RPGs aunque sus tendencias procrastinadoras juegan en su contra y echa de menos las aventuras gráficas con las que se crió (aunque encontró un buen sustituto en las visual novels). Su afición al cosplay la ha hecho merecedora del apodo de “la loca de las pelucas”.

4 comentarios
  1. Avatar de comentario Hyrule-enciclo
    #1 4 de marzo de 2012, 22:39 Responder

    Aún no he tenido oportunidad de probarlo, pero Digital: A Love Story y Don’t take it personally, babe, it just ain’t your story me sorprendieron muy gratamente, así que espero mucho de este nuevo proyecto de Christine.

  2. Avatar de comentario Serge
    #2 6 de marzo de 2012, 20:11 Responder
    Serge

    En cuanto termine la última ruta de Katawa Shoujo, le daré una oportunidad a este juego.

  3. Avatar de comentario HoS
    #3 12 de marzo de 2012, 17:19 Responder
    HoS

    Por lo que entiendo se puede decir que esta VN es mas bien una Novela de historia y ciencia ficción con algo de interacción.
    Me gusta mucho la lectura en papel, el hecho de que dejen muchas cosas a mi imaginacion y dejar que yo mismo construya el mundo en que se desarrolla la historia es algo que no tiene igual, y si ademas, esta el plus de tener cierto control con la historia que se cuenta, definitivamente nada me hace dudar de probar esta VN.

  4. Avatar de comentario Al
    #4 19 de abril de 2012, 21:42 Responder
    Al

    hace poco por este post me anime a jugar los juegos anteriores y me gustaron mucho ahora estoy con la demo pero no se que contraseña tengo que poner intente todo creo… mugunghwa,mute. sistema binario(01 00…) @.@ ¿me podeis dar una pista o algo?

Escribir un comentario:

lista Enlázanos / Afíliate

koi-nya

lista Directorios

blogesfera blogalaxia

lista Versión móvil