Otakunoticiario
Publicado el 3 de enero de 2012 a las 2:18 // Categorías: Destacados, Editoriales, Especiales, koi-nya opina // Escrito por Administrador, AsukA, Clow, Eriol, Lulu y Shinta

Compartir en Tumblr
2 comentarios

Aunque por diversos motivos de procrastinación varia en los dos últimos meses hemos estado en el dique seco en cuanto a temas de opinión se refiere, volvemos con una de nuestras secciones más carismáticas (?), el koi-nya Opina. Tras darle vueltas al coco, se nos ha ocurrido un tema parecido pero diferente a la vez del de nuestra última edición y que está muy de actualidad.

Hablamos de las fuentes de inspiración para crear animes. En cada temporada de anime siempre hay proyectos originales con los cuales los equipos de producción de los estudios de animación se arriesgan, aunque esta tendencia está en bastante descenso en los últimos años. Adaptaciones de manga, adaptaciones de videojuegos, de visual novels y, en especial, adaptaciones de novelas ligeras (ranobes) son la mayor tendencia en las últimas fechas, lo cual es fácil de ver si echamos un vistazo a los temas de “xxx se pasa al anime” de los que hablamos en koi-nya o miramos las guías de anime de las últimas temporadas. Tanto ocurre esto con las ranobes que fue motivo de coña en el título de cierta novela, cuyo título “¡¿Planes para ser adaptada a anime?!” es toda una declaración de intenciones.

Así pues, el tema que proponemos es: ¿estás de acuerdo con que las empresas jueguen a caballo ganador y adapten productos “famosos” a anime o eres de los que prefieren un ambicioso proyecto original cuya piedra angular sea un anime?

PD: Sí, la cabecera del K-N Opina de este mes es provisional, puesto que la editora de la sección no anda por casa estos días y no tiene la plantilla a mano. Se cambiará en cuanto vuelva a casa tras la Navidad.

Opina: AsukA05 [sección]

La cuestión de las adaptaciones siempre es una espada de doble filo. Por un lado, la existencia de animes adaptados facilita el trabajo a autores y espectadores. A los autores porque promocionan su obra y a los espectadores porque les brindan un medio atractivo y gratuito (recordemos que la mayoría del anime en Japón se emite por televisión) para conocer nuevas series. Además, el anime es el mayor medio de masas dentro del mundo otaku, por lo que la versión animada de un manga siempre llegará a más gente que su obra original.

Sin embargo, el problema de las adaptaciones llega con su propia naturaleza de adaptación, y es que sus autores originales poco pueden influir en las decisiones de estudios y productoras de animación (ahí está el reciente caso de Ken Akamatsu y Shaft, por ejemplo), por lo que siempre existe el riesgo de que un gran manga o un gran videojuego se convierta en una obra mediocre en su paso al anime. Sin embargo, este problema cada vez es menos común, pues los estudios cada vez son más conscientes de que lo que quiere ver la gente son adaptaciones fieles (Berserk no tendría una nueva versión de su anime a estrenar este año si no fuera el caso, sin ir más lejos) e incluso de vez en cuando nos encontramos con casos que mejoran el producto original: Suzumiya Haruhi no, K-ON!, Elfen Lied, Kara no Kyoukai, Arakawa Under the Bridge, entre otras.

Pero, sin lugar a dudas, el mayor problema de este boom de adaptaciones es la “cobardía” generalizada que parece invadir a los estudios: la crisis y la burbuja del anime influyen de forma negativa a esta cuestión, pues las empresas prefieren no mojarse con novedades y adaptar obras que ya han demostrado que pueden triunfar (aparte de que es más fácil vender con un fandom ya existente que crear uno desde cero). Germen que también se manifiesta con falta de creatividad y escasas “emociones” nuevas para los espectadores, pues a estos realmente no se les puede sorprender con historias adaptadas de mangas o novelas ligeras. Así que, ¿originales o adaptaciones? Como siempre, la clave está en mantener la balanza en un perfecto equilibrio.


Opina: Eriol [sección]

Hace ya unos años que venimos oyendo aquello de que Hollywood se ha quedado sin ideas. Si eso es así, igualmente se podría decir que el anime japonés también atraviesa su particular “crisis” creativa.

No hay más que echar un vistazo a las charts de las últimas temporadas. La presencia de adaptaciones de manga ha sido siempre algo común, pero de un tiempo a esta parte las adaptaciones de videojuegos o ranobes han ido ganando terreno a pasos agigantados. Hasta el punto de que en la temporada de invierno que ahora empieza tan sólo hay un tercio de series originales.

Ahora bien, yo soy de la opinión de que, mientras el resultado sea bueno, poco importa que se trate de historias originales o adaptaciones de lo que sea. No me importa reconocer que mis trabajos de animación favoritos son originales, pero si un juego o novela tiene potencial, no veo inconveniente en que dé el salto al anime. Y las cosas como son: los estudios prefieren ir a lo seguro hoy en día, a adaptar obras que ya tuvieron éxito en su formato original.

Pero bueno, volviendo al tema del k-n opina de hoy, ¿esto es bueno o es malo? Yo creo que mientras no lleguemos al punto en que las chart estén pobladas de remakes, todo estará bien. De momento es un fenómeno aislado (esta temporada tenemos Gundam Seed HD, sin ir más lejos), esperemos que así continúe.


Opina: Clow [sección]

Sin que sirva de precedente, esta vez expresaré una opinión más moderada respecto al tema que nos acontece. Y es que aunque en general prefiera productos originales que hagan que pueda sentir el mono semana a semana de esperar mi siguiente capítulo pudiendo elaborar mis teorías y stalkear los confines de la red sin miedo al spoiler, las adaptaciones animadas me han acercado en muchas ocasiones al producto original; productos que quizás de otra manera jamás hubiese conocido.

Es el caso de las visual novels (un mercado enorme y, en general, bastante “desconocido” en Occidente) o las ranobes, cuyos grandes títulos siempre se han dado a conocer en tierras no japoparlantes gracias a sus animes, hay un ejemplo claro. ¿Alguien cree que las novelas de Haruhi habrían llegado a España si KyoAni no hubiese hecho el anime? Yo por ejemplo había leído muy buenas críticas de Steins;Gate, pero fue gracias al anime que descubrí de verdad la visual novel original.

Es comprensible además que las productoras no se la quieran jugar con productos originales y jueguen a caballo ganador. Eso sí, fuego a las adaptaciones animadas infames tipo Tsubasa Chronicle o Berserk que no ayudan al producto original, sino todo lo contrario, dan una penosa imagen de él. Ídem con las adaptaciones a manga y otros formatos de los animes originales, el 99% de ellos son videojuegos mediocres o mangas rancios. En mi opinión, salvo Evangelion de Sadamoto o Eureka seveN de Kazuma Kondou y Jinsei Kataoka, pocos mangas de esta categoría pueden salvarse de la quema.

En resumidas cuentas, acepto y me gustan las adaptaciones, aunque en general valoro de un modo más positivo los animes con un guión innovador y fresco, que puedan sorprenderme semana a semana. Como todo, el resultado final recae sobre todo en si el producto es bueno, algo que muchas veces no depende del germen de la idea, pues la magia final depende del director, estudio de animación y equipo de producción, y de que sepan enfocarlo de la mejor manera.


Opina: Lulu [sección]

Desde el punto de vista de una “gaijin de mierda” es lógico que no le haga ascos en absoluto a adaptaciones de productos con grandes y fantásticas historias pero con escasas posibilidades de ser licenciados en mi país, disfrutar en un idioma comprensible para mí o tener suficiente nivel de japonés para entenderlo. Las novelas ligeras y las novelas visuales tienen un mercado casi nulo y prácticamente inexistente respectivamente en España, por lo que un anime que las adapte tiene más posibilidades de llegar aquí (aunque en los tiempos que corren, este mercado también está pasando por una racha bastante mala…). Egoístamente, es lógico que apoye esta tendencia creciente.

Pero por supuesto, esto no significa que quiera que adapten todo o de cualquier manera: veo lógico que si una obra tiene un éxito reconocido y es considerada buena por sus compradores sea adaptada a otros formatos, pero el mero hecho de adaptar porque es más fácil que crear una obra original me deprime y me hace perder la fe en los creadores, haciéndome valorar más un anime original por el mero hecho de que se ha arriesgado aunque no sea tan bueno como una adaptación de algo que ya era muy bueno.

Por otra parte, me considero una persona muy respetuosa con el cambio de formato: entiendo que nunca será lo mismo una novela que una adaptación animada, hay licencias que deben tomarse, partes que deben ser agilizadas o directamente omitidas, y decisiones de adaptación muy subjetivas que no van a gustar a todo el público. Pero también opino que cambiar radicalmente una obra perjudicará tanto a la adaptación como al material original, por lo cual es un asunto muy espinoso y que hay que tratar con cuidado y no pensar que simplemente porque vas a animar algo que de base es muy bueno ya tienes el éxito asegurado sin esfuerzo.

Y para finalizar, y olvidándome de mi estatus de “gaijin de mierda” y pensando más en el público japonés… sólo espero que su juventud se parezca poco a la española y no digan cosas como “paso de leerme la novela de Fate/Zero, para eso me veo el anime” y similares. Ellos que pueden, estaría bien que disfrutasen de buenas obras tal y como fueron concebidas sin la necesidad de que sean adaptadas.


Opina: Shinta [sección]

Me gusta que haya adaptaciones. Me gustan tanto para descubrir nuevas historias como para redescubrirlas en otro formato. Pero eso no significa que quiera que toda la parrilla de anime sea exclusividad suya.

Creo que lo ideal es que haya un equilibrio entre adaptaciones y series originales, equilibrio que actualmente no me parece que exista. Se entiende que muchos estudios opten por adaptar en vez de crear por las ventajas que todo esto supone, pero no debería llegar a ser tan extremo. El hecho de que cada vez haya menos productos originales hace que la animación japonesa pierda riqueza.

Me gustaría que los estudios de animación confiasen más en las posibilidades de presentar una historia, unos personajes y un universo que no hayamos podido conocer de ninguna otra manera, y confío que en el futuro la tendencia actual cambie.


¡Nos vemos en el próximo koi-nya Opina, amigüitos! :D

  • jgmail

    Todos estamos de acuerdo en que las adaptaciones de series en un formato representan un cambio fundamental del producto a otro esquema que les es completamente ajeno. Algunas veces logran ser geniales (Fate/Zero por ejemplo), pero otras veces destruyen el producto original (Berserk), yo creo que los japoneses han llegado a un estado de estancamiento casi absoluto por la sobre-explotación de la industria y su cobardía de hacer animes originales más largos y mejor estructurados. La franja de Noitamina presenta historias originales pero muy cortas que no alcanzan a desarrollar todo su potencial. Quizá sea cuestión de gustos, pero sigo creyendo que las adaptaciones no son malas si logran algo espectacular. Por otro lado hasta las ideas originales son rápidamente objeto de remake, miren a Madoka, ya tiene tres películas encima…

  • http://www.tokyoisdead.com/nerd/ Densha

    Tiempo que no veía esta sección, siempre es un agrado leerla.

    El tema de adaptar obras, independiente del formato que sea, implica muchas aristas: por un lado, debe plasmar lo que el material original transmite; por otro, debe tener su toque de quien lo adapta. Bajo esa perspectiva, no me considero un talibán de las adaptaciones y me gusta que la obra adaptada tenga su toque o visión de quien la adapta.

    Yéndome a algunos ejemplos concretos: Gundam Unicorn no es una copia “de calco” de las novelas, pero la forma en que adaptan los hechos (hasta la fecha) la están volviendo espectacular; Berserk podrá no haber adaptado el manga como muchos querían, pero no pueden negar que tiene una de las mejores facturas técnicas en una serie de animación y K-ON!… bueno, es K-ON!, qué se le puede adaptar a un 4-koma sobre pasteles.

    Acepto el que adapten y adapten obras, no me suena a que la industria se estanque. El pero es que, como dice la mayoría, adaptan lo primero que encuentran y en el formato más paupérrimo que se le pueda ocurrir. Y por otro lado escasean las ideas originales, aunque las que se dan son en su mayoría de alta calidad (gracias a plataformas como noitaminA, por ejemplo)

lista Enlázanos / Afíliate

koi-nya

lista Directorios

blogesfera blogalaxia

lista Versión móvil